Córdoba

Casi 400 enfermeros piden desde 2014 el certificado para ejercer fuera del país

  • Reino Unido es uno de los destinos más solicitados por los jóvenes profesionales para poder iniciar y desarrollar sus carreras laborales

Enfermeras acceden a su puesto de trabajo en un centro hospitalario. Enfermeras acceden a su puesto de trabajo en un centro hospitalario.

Enfermeras acceden a su puesto de trabajo en un centro hospitalario. / el día

La enfermería también ha sufrido los rigores de la crisis económica en los últimos años. Tanto, que han sido centenares de profesionales los que no han encontrado trabajo en e los complejos sanitarios de la propia provincia de Córdoba y han tenido que buscar empleo en el resto de España para poder desarrollar sus carreras. A ellos se suman los que tampoco lograron un puesto en el país y deciden salir al extranjero dada la situación que atravesó España hace unos años atrás.

Para poder ejercer fuera de las fronteras, los enfermeros tienen que solicitar un certificado específico en los colegios profesionales que acredite su titulación. En el caso del Colegio Oficial de Enfermería de Córdoba, en los últimos cuatro años se han expedido un total de 399. Reino Unido e Irlanda son los países de destino más solicitados y los que, además, presentan una mayor oferta de empleo para el sector.

Según los datos facilitados por la organización colegial, en 2014 realizó un total de 87 gestiones de expedición de certificados de habilitación profesional para ejercicio enfermero fuera de España. Un año más tarde, el número se elevó hasta los 122, mientras que en 2016 se incrementó a los 182, lo que representa que en esos tres años el número de certificaciones se duplicó. Sin embargo, a lo largo del año pasado apenas se registraron ocho solicitudes. De ellas, seis fueron con destino a Irlanda, mientras que dos lo han sido para trámite en España de reconocimiento de título conforme a la Directiva Europea de Cualificaciones. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes a 2017, en Córdoba hay 4.728 enfermeros colegiados, de los que 919 son hombres y 3.809 mujeres.

Todo indica que se frena parcialmente la emigración y que muchos recién graduados optan por quedarse y compatibilizar un empleo precario en la profesión en el ámbito privado o sin estabilidad en la sanidad pública con un máster, un doctorado o la especialización enfermera. Es, por ejemplo, lo que ha hecho Andrés Chacón-Manrique de Lara, un joven enfermero de 25 años que concluyó sus estudios en la Universidad de Córdoba (UCO) en 2014. Su primer contrato lo obtuvo en el Hospital San Juan de Dios de la capital, donde cubrió una baja de 20 días. Ese fue el único contrato que consiguió nada más acabar la carrera y, al ver que no había ninguna opción, en noviembre de 2014 decidió poner de tierra de por medio y mudarse a Londres, donde ha podido ejercer su profesión durante tres años.

El joven explica que ha puesto punto y final a su carrera profesional londinense en julio de este año y ha decidido regresar a España "porque aquí están cambiado las cosas". "Me fui porque era una buena oportunidad y allí tienen un buen sistema sanitario, que también está bien organizado", anota. Los enfermeros en Reino Unido, continúa, "están muy valorados". Tras su regreso a España, Andrés ha conseguido un trabajo en Málaga como enfermero y ha decidido llevar a cabo realizar un máster de Emergencia Sanitarias para ampliar su formación. También lamenta que para poder ejercer su profesión los contratos que se ofertan desde el sector público "son de varios meses", mientras que en el caso de la sanidad privada "los contratos son a más largo plazo".

María del Carmen León es otra enfermera cordobesa que decidió mudarse a Londres tras llegar a tener que trabajar en otras áreas para las que no había recibido formación y muy alejadas del sector sanitario. León finalizó sus estudios en 2009 y, a partir de entonces, "estuve trabajando entre tres y cuatro años en lo que salía", expone. De todo este tiempo, sólo 28 días pudo trabajar en Córdoba. Municipios de Castilla-La Mancha, Tarragona o Jaén fueron algunos de los destinos en los que estuvo trabajando en sus complejos de salud, pero con contratos de carácter temporal. También en el mismo tiempo decidió realizar un máster de especialización que se prolongó durante un año, pero "estuve dos años sin recibir llamadas para trabajar como enfermera".

Así, hasta que una de sus amigas le comentó la opción de viajar a Londres. Y allí que se fue en octubre de 2013. León reconoce que "al principio todo fue muy mal, porque el sistema de trabajo era diferente". Además, durante los tres primeros meses y medio tuvo que trabajar como auxiliar de enfermería, "hasta que conocí cómo se trabaja allí". Una vez que consiguió cierta estabilidad en Londres trabajando como enfermera titulada, permaneció allí hasta el pasado mes de abril porque se casa el año que viene y ha decidido volver a intentarlo en Córdoba. Una de las razones de su vuelta fue el hecho de haber conseguido "puntos para lograr trabajo" y también comprobar que "gente de mi promoción estaba consiguiendo trabajo". Así que regresó y ahora mismo tiene un contrato en el Hospital Reina Sofía hasta el próximo 1 de octubre. Una vez que concluya este contrato, la joven confía en que la llamen para nuevos contratos que salgan. De su estancia en Reino Unido como profesional del sector de la Enfermería, León considera que a pesar de las dificultades iniciales "es una buena experiencia y te hace ver cómo se trabaja en otro país". "He crecido como profesional y también como persona", reconoce, mientras que lamenta que en España "sabes que no va a tener estabilidad profesional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios