EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Subbética

Máquinas de ozono contra el covid-19 'made in' Lucena

  • La empresa Energy Panel ya trabajaba en 2018 con esta sustancia para desinfectar en el agua

  • Ahora producen 100 unidades por semana de estas máquinas homologadas contra el coronavirus

  • Han comenzado las primeras pruebas para la realización de arcos nebulizadores en sitios públicos

Operario de Energy Panel produciendo las máquinas de ozono contra el coronavirus. Operario de Energy Panel produciendo las máquinas de ozono contra el coronavirus.

Operario de Energy Panel produciendo las máquinas de ozono contra el coronavirus. / El Día

Un servicio integral y estable, que gravita sobre la investigación, el riguroso control y la formación, y la originaria predilección por los materiales de contrastada calidad y generación nacional apuntalan y caracterizan la fabricación de máquinas de ozono frente al covid-19 en Energy Panel, empresa radicada en Lucena.

La elaboración de estos equipos de potente desinfección –cuyo peso es de 450 gramos- alcanza ya las 100 unidades semanales en las instalaciones de esta empresa familiar, fundada en 2005, y permanentemente diversificada. Una nueva línea, a la que se dedican exclusivamente seis trabajadores y que ha evitado abordar en esta plantilla de 25 miembros un ERTE.

Ozono Zone es la marca específica de esta ramificación de la compañía inclinada a la producción y distribución de innovadores y vanguardistas sistemas que eliminan bacterias y virus y complementan la higienización de multitud de espacios.

La termodinámica, como energía alternativa motriz, pilotó, hace tres lustros, la reconversión, desde el sector del mueble a las fuentes renovables, de Antonio Marín. Instruido en el campo de la electrónica, retomó sus análisis y estudios en esta división de la física e impulsó, como ideólogo, la constitución de esta industria precursora ahora encomendada a la segunda generación.

La ecología y los recursos sostenibles han basado, desde sus orígenes, a esta sociedad que emprendió, sin ningún antecedente consolidado en el territorio nacional, la obtención natural de agua caliente.

Hasta 2014, la exportación sobresalía como mercado de referencia, expandida en los cinco continentes y, principalmente, en países como Italia, Inglaterra y Alemania. Escalonadamente, hoteles, casas particulares o grandes propiedades de vivienda, así como grandes sanitaristas o negocios dedicados al bricolaje, también en nuestro país, decidieron implantar componentes solares para obtener calor.

Prototipos antes de la pandemia

El principio de la fértil e impredecible relación con el ozono empezó en 2018. Estos contactos primerizos se sumergían en un agua que sustituía, en la limpieza, a los detergentes. Efistar, la tienda de comercialización propia, añadió estas máquinas de ozono, que funcionaban en atmósferas líquidas, a un catálogo que también refleja estufas de pellet o variedades externas fotovoltaicas.

La posesión de prototipos de aparatos que irradiaban ozono en aire, “experimentados por mi padre”, explica Mari Carmen Marín, miembro del equipo directivo de Energy Panel, los colocó en una posición de indiscutible ventaja al desencadenarse la pandemia del coronavirus. “Quince días antes de Semana Santa nos volcamos con todo y creamos la marca Ozono Zone”, relata, una de las hijas del inspirador estos sucesivos avances.

Revela que aceleraron las pruebas en I+D+I y terminaron las pruebas: "No ha sido normal, no sé si hemos dado con la varita mágica”.  El acero –descartando cualquier elemento de procedencia china- es el material único empleado en la cristalización de estos mecanismos, una diferenciación determinante porque “el ozono es una forma de oxígeno, son tres moléculas y es una herramienta que oxida y si no los tratas para lo que van a ser no duran nada”, explica Marín.

Exponen, desde Energy Panel, mencionando distintos estudios realizados y examinados, que el ozono “en sus tres subtipos” es aplicado ya en la agricultura “para mejorar el sustrato”. O en el vino, con la finalidad de erradicar bacterias “que lo empobrecen y provocan mal olor”. También en el agua “desinfecta 300 veces más rápido que el cloro”.

Cerca de 20.000 miligramos de ozono por hora

El modelo estándar de máquina de ozono, con impacto en el aire, que proyecta y materializa en una planta de 10.000 metros cuadrados, “satura el ambiente” a través de la emisión de entre 10.000 y 20.000 miligramos por hora de esta sustancia. Otras, industriales, propagan hasta 40.000 miligramos. “Las personas deben salirse fuera” del habitáculo y únicamente permanecen en el interior de la estancia personal cualificado, protegido por equipos de protección individual homologados y mascarillas de carbón activo”. Una primera intervención, excepcional, requiere de seis minutos y, posteriormente, las tareas periódicas se reducen a sesenta segundos.

Un ejemplo de esta asistencia global ha sido practicada en las instalaciones del centro de discapacitados de Lucena, Amara, que, hace algunas semanas, contabilizó hasta una veintena de contagios. El Ayuntamiento adquirió dos máquinas de ozono, por 1.200 euros, y la suministradora, Energy Panel, aportó, gratuitamente, la actuación en el inmueble con operarios específicamente capacitados.

La vida útil del generador de ozono, “corazoncito de la máquina”, es de 5.000 horas y Energy Panel provee los recambios. A través del efecto corona, separa los átomos, replicando descargas eléctricas, y alumbra el ozono.

Refutando “la desinformación y los detractores”, Mari Carmen Marín contrapone esta estrategia al empleo de otros artefactos que expulsan, cada sesenta minutos, unos ocho o diez miligramos, y se colocan, de manera fija, en distintos lugares. “Eso y nada es lo mismo”, asegura.

El director de marketing del grupo, Jesús Moreno, remarca, valores propios como la sección de I+D+I y el laboratorio, así como “el cuadro de tiempos que aportamos en el manual, los daños vienen por el mal uso”. Y avanza el siguiente reto, ya germinado, arcos de nebulización, que se ubicarían en lugares públicos, actualmente “en desarrollo, se están haciendo las pruebas y no se comercializa porque han de culminarse los procesos en los departamentos correspondientes y en el  laboratorio”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios