Córdoba

La empresa del Templo Romano pide un modificado y deja la obra

  • Urbanismo afirma que está intentando buscar una solución tras la paralización de los trabajos

Vista aérea del Templo Romano. Vista aérea del Templo Romano.

Vista aérea del Templo Romano. / efe

Otro proyecto del Plan Turístico de Grandes Ciudades -y van dos- que corre peligro por problemas con la empresa adjudicataria. Las obras del Templo Romano que tienen como objetivo hacer el monumento visitable están paralizadas debido a que la firma encargada del proyecto -Arquepec SL- ha pedido un modificado de obra y ha abandonado los trabajos. Las obras arrancaron el pasado mes de julio, tenían un plazo de ejecución de cinco meses y un presupuesto de casi 400.000 euros. La firma ha remitido a la Gerencia Municipal de Urbanismo un escrito en el que solicita el modificado y la consiguiente paralización de la obra. Todavía está pendiente una reunión para fijar la cuantía por la que solicita el modificado. Desde la Gerencia apuntaron que "estamos estudiando cómo reconducir la solución", pero por el momento no hay trabajos en el Templo Romano.

Esta fase incluía la instalación de una plataforma de unos 120 metros entre las columnas levantadas por Félix Hernández. La pasarela tiene un doble fin: conseguir con la menor intervención y de la forma más reversible posible un elemento que permita la protección de las estructuras, así como permitir el acceso del público visitante hasta el nivel actual del templo. De esta manera, los visitantes podrán tener una mirada sobre la plaza y, más allá, sobre la manzana de San Pablo-Orive donde se extendía el Circo. En estos trabajos estaba previsto también la apertura de la comunicación entre el Templo y el edificio del Ayuntamiento a través de la medianera de su planta baja; en este espacio se ubicará el Centro de Interpretación del monumento, aunque esto pertenece ya a otro proyecto.

El convento Regina también está paralizado tras resolverse el contrato

No es el primer proyecto del Plan Turístico de Grandes Ciudades que se atraganta. La adjudicataria del Convento Regina renunció a la obra sin ni siquiera haber empezado y desde la Gerencia se ha iniciado el expediente para la resolución del contrato. Esto tuvo lugar en julio y desde entonces no se conoce ningún avance. La empresa, Construcciones y Desarrollos Tudmir SL, se hizo con la obra por algo más de 500.000 euros a pesar de que el presupuesto de licitación superaba los 700.000.

La memoria del proyecto indica que el inmueble situado entre las calles La Palma y Regina, en el barrio de San Pedro, tendrá finalmente un uso "cultural y turístico", a pesar de que en el anterior mandato se apostó por construir en este edificio un museo cofrade y un museo de las cuatro culturas. El objetivo ahora es que acoja distintos usos, como conferencias, exposiciones, charlas, espectáculos, y actividades culturales "compatibles con el valor artístico, patrimonial, histórico, arquitectónico y cultural de la edificación". Hay otro proyecto, el de la reforma de la Torre de la Inquisición en el Alcázar de los Reyes Cristianos, que tampoco se ha puesto en marcha todavía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios