José Antonio Nieto | Número 1 del PP en Córdoba "Es sospechoso que el auge de Vox coincida con la llegada de Sánchez"

José Antonio Nieto. José Antonio Nieto.

José Antonio Nieto. / Jordi Vidal

Comentarios 42

-En estos últimos tres años ha pasado del Ayuntamiento de Córdoba al Ministerio de Interior y va a volver al Parlamento, ¿no son demasiados cambios?

-Han sido tres años de vértigo. Tal día como hoy [por ayer] tomaba posesión como secretario de Estado de Seguridad, una experiencia única que se une a otra experiencia única anterior: haber sido alcalde de mi ciudad. Después vino la moción de censura y los tiempos convulsos en los que ahora vivimos.

-¿Se quedaría con algún cargo?

-Sin duda el cargo más bonito que uno puede tener nunca es ser alcalde de Córdoba, no hay ninguna comparación. Ya puedo ser lo que sea en política, que no lo sé, pero la sensación de ser alcalde de Córdoba no la cambio por ninguna.

-Es testigo en la causa al procés de Cataluña porque estaba al frente de la Policía, cuya actuación fue muy criticada, durante el referéndum, ¿cómo vivió esos días?

-Con mucha intensidad. La actuación del Ministerio del Interior hubiera sido criticada hubiese hecho lo que hubiese hecho. Eso pasó por no haber aplicado antes el artículo 155. Ahora dice Susana Díaz que se tendría que haber hecho, pero ella misma se lo tendría que haber pedido a su jefe, que era Pedro Sánchez.

-Ya ha estado en el Parlamento de Andalucía, ¿qué diferencias ve entre la anterior etapa y ésta?

-Fui parlamentario y tuve que dejarlo porque a la señora Díaz se le ocurrió la brillante idea de que los alcaldes de Andalucía no pudieran ser parlamentarios, porque le estorbábamos. Creo que el PSOE ha seguido en esa estrategia de domesticar todo aquello que le resulta incómodo pero ha llegado a un momento que resulta definitivo. En este momento el hartazgo por 40 años de fracaso del PSOE en la Junta es absolutamente evidente y estamos en condiciones de poder cambiarlo. El día 2 puede salir de las urnas una mayoría de cambio.

-¿Cómo de preocupados están por Vox?

-Yo no estoy preocupado. A mí no me preocupa Vox ni ningún otro partido político. Me preocupa lo que representa esa pulsión. En un país en el que hiciéramos las cosas bien, existiese un diálogo razonable entre distintas opciones políticas, hubiese una mínima lealtad institucional y partidaria, proyectos políticos como Vox no existirían o serían absolutamente marginales. Cuando aparecen es porque hay muchas cosas que no funcionan bien o hay algún partido al que le interesa que aparezcan ese tipo de proyectos, aunque al final ese tipo de maniobras las carga el diablo. Es lo que pasó en Francia, donde el Partido Socialista francés impulsó en su origen al Frente Nacional y ha acabado prácticamente desapareciendo.

-¿Cree que en España está también el PSOE detrás del auge de Vox?

-Es bastante sorprendente que Vox fuese un partido al que nadie hacía caso hasta que llega Pedro Sánchez a La Moncloa y, de repente, brota ese movimiento en torno a Vox. Es un poco sospechoso.

-Y por las encuestas en general, ¿están preocupados?

-No. Hay partidos que ganan las encuestas y hay partidos que ganamos las elecciones. Confío en que vamos a sumar para que haya un cambio en Andalucía.

-¿No está Pablo Casado demasiado implicado en la campaña andaluza?

-Pablo Casado es un hombre de compromiso, no entiende medias tintas. Él tiene claro que una de sus responsabilidades es apoyar al partido en cualquiera de los territorios en los que se produce unas elecciones y la primera cita es en Andalucía. Hace bien y hace lo que le pide el cuerpo, comprometerse absolutamente, no hacer el papel como Pedro Sánchez, que aparece pero intenta que no se note mucho.

-Cada vez hay más preocupación por un posible bloqueo político tras el 2D.

-Ésa es una trampa del PSOE en la que yo no voy a entrar. El concepto bloqueo político no existe. O hay una mayoría de cambio o una mayoría de más de lo mismo. Una mayoría de bloqueo es que el PSOE no consigue que nadie le apoye y eso no es bloqueo, es una incapacidad del socialismo.

-¿No cree que en un tiempo en el que se pide diálogo es contraproducente firmar ante notario que no van a pactar con un partido?

-El PSOE nunca ha aceptado ni siquiera una enmienda a los presupuestos de la Junta, ni ninguna iniciativa, que presentara el PP. Después de 40 años, aquí lo urgente es que haya un cambio; el tiempo de diálogo con el PSOE se ha acabado.

-¿No están haciendo promesas por encima de sus posibilidades?

-Lo que estamos prometiendo son cosas de sentido común, pero es que en la Junta de Andalucía el sentido común no ha sido el más común de los sentidos estos 40 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios