Córdoba

La aventura científica de una excelsa generación

  • La Universidad distingue a los catedráticos Miguel Ángel Losada Rodríguez y Francisco Sánchez Madrid como doctores 'honoris causa'

Francisco Sánchez Madrid y Miguel Ángel Losada Pérez, nuevos doctores 'honoris causa' Francisco Sánchez Madrid y Miguel Ángel Losada Pérez, nuevos doctores 'honoris causa'

Francisco Sánchez Madrid y Miguel Ángel Losada Pérez, nuevos doctores 'honoris causa' / Jordi Vidal

Pertenecen a esa gran generación a la que se le debe la vital proyección de la Universidad en España. Ambos poseen unos currículos apuballantes que bien reflejan toda una vida dedicada a la investigación y la enseñanza y a los que, desde ayer, tienen que sumar una nueva distinción, la de doctor honoris causa de la Universidad de Córdoba (UCO).

Francisco Sánchez Madrid y Miguel Ángel Losada han recibido esta distinción –la máxima de rango académico que concede– por parte de la institución académica en una ceremonia que se ha celebrado en el Rectorado y que puso de manifiesto la evolución de la ciencia en las últimas décadas y el papel que ambos han jugado en crear nuevas generaciones científicas.

Sánchez Madrid, natural de Añora, es catedrático de Inmunología de la Universidad Autónoma de Madrid y mantiene una intensa colaboración con la UCO desde hace treinta años. Además, durante la última década ha mantenido una relación muy intensa de asesoramiento científico e institucional en los procesos de acreditación del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica, formando parte de su comité científico asesor externo.

A nivel académico, ha sido de los primeros catedráticos de Inmunología de España y ha jugado un papel relevante en impulsar el área de conocimiento en diferentes universidades españolas. Sánchez Madrid estudió en el instituto Séneca de la capital y durante tres años en la Facultad de Veterinaria.

Algunos de los asistentes a la ceremonia celebrada en el Rectorado Algunos de los asistentes a la ceremonia celebrada en el Rectorado

Algunos de los asistentes a la ceremonia celebrada en el Rectorado / Jordi Vidal

Ser investido doctor honoris causa por parte de la UCO es para él "el mayor honor que considero que me ha pasado en mi carrera científica". 

Reconoce que uno de los aspectos de los que se siente más orgulloso a lo largo de su etapa laboral ha sido "el grupo de investigadores tan selectos que se han formado conmigo, aproximadamente unos 25, que hoy son jefes de grupo, profesores de universidad o investigadores".

Por ello, continua, "quizá lo mejor que me ha pasado es tener gente mejor incluso que yo". "Mi labor ha sido sacar lo mejor que tenían ellos. Eso es lo positivo y también que ellos dieran lo mejor de sí mismos", añade.

Sánchez Madrid también alude a la transformación que en los últimos años se ha vivido en el seno universitario y destaca que en este tiempo "he visto la evolución enorme y la progresión de los jóvenes; es una aventura magnífica".

Este catedrático de Inmunología trabaja en el Hospital Universitario de la Princesa en Madrid y también es profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y sostiene que resulta "gratificante ver cómo se aúnan las fuerzas y las líneas de investigación".

A su juicio, "es la parte más interesante de la carrera investigadora, no sólo hacer tu una buena labor, sino ver que los demás lo hacen y que tu puedes ayudar en eso".

En el caso de Miguel Ángel Losada Rodríguez, catedrático de Ingeniería Hidráulica de la Universidad de Granada, su nombramiento como doctor honoris causa viene avalado además de por su reconocido prestigio académico e investigador y su destacada actividad de transferencia y divulgación científica, por su intensa y continua colaboración con la UCO durante los últimos veinte años.

También para él formar parte del claustro de la institución académica cordobesa es un "orgullo porque la UCO no es una universidad cualquiera en el contexto de las universidades andaluzas y españolas".

"Este honor sirve para demostrar que cuando se trabaja conjuntamente entre universidades y grupos de investigación se llega muy lejos y se consiguen cotas muy altas y de mucha calidad", subraya.

"Somos la generación de la ley orgánica de universidades de 1988, que modificó sustancialmente el patrón de comportamiento de la Universidad y la convirtió en un centro de investigación y formación de excelencia", explica y añade que en esos años la institución académica "se alejaba de los títulos y empezaba a crear ciencia y conocimiento".

"Somos de esa generación y nos jubilamos ahora y la Universidad ha cambiado radicalmente", declara. Losada, además, sostiene que "en el futuro se hablará del milagro universitario español, ya que con pocos recursos ha llegado muy lejos".

El rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, por su parte, destaca la trayectoria de ambos y asegura que con su incorporación "a la Universidad de Córdoba, lo que hacen es llenarnos de honor y de capacidad científica, técnica y humana".

"Han creado escuela y a su alrededor han ido creciendo científicos de una gran valía y que nos aseguran esa continuidad de la carera científica. Gracias a ellos se consigue el avance de la sociedad y conocimiento que redunda en beneficio de todos", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios