Salud

El diagnóstico precoz, fundamental para controlar el progreso de la artritis reumatoide

  • También es una herramienta clave para controlar la inflamación de las articulaciones

  • En Córdoba, unas 7.000 personas padecen esta enfermedad, que es más frecuente en mujeres de mediana edad

El jefe de servicio de Reumatología del Quirónsalud Córdoba, Manuel Romero. El jefe de servicio de Reumatología del Quirónsalud Córdoba, Manuel Romero.

El jefe de servicio de Reumatología del Quirónsalud Córdoba, Manuel Romero. / El Día

El diagnóstico precoz de la artritis reumatoide es fundamental para controlar la inflamación de las articulaciones y evitar el daño de las mismas, detener la progresión de la enfermedad e incluso para conseguir su remisión. Así lo ha indicado el jefe de servicio de Reumatología del Hospital Quirónsalud Córdoba, Manuel Romero, con motivo de la celebración del Día Nacional de la Artritis Reumatoide.

El doctor Romero ha destacado que, según el último estudio de prevalencia de las enfermedades reumáticas (Episer) realizado por la Sociedad Española de Reumatología, la artritis reumatoide afecta en España a alrededor de 300.000 personas. Así, aproximadamente el 1% de la población adulta española tiene esta enfermedad. En la provincia de Córdoba, unas 7.000 personas padecen esta enfermedad, que es más frecuente en mujeres (tres mujeres por cada hombre) de mediana edad, entre los 40 y 50 años. 

Según explica el experto, a artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica de origen autoinmume que se caracteriza por la inflamación de la membrana sinovial que envuelve a las articulaciones, y como consecuencia provoca dolor, hinchazón, rigidez y daño destructivo articular progresivo en casi todas las articulaciones del cuerpo.

Ésta afecta sobre todo a muñecas, nudillos y rodillas, pudiendo presentar otras manifestaciones en otros órganos de nuestro cuerpo como pulmones, corazón, piel o riñones. Ante la aparición de síntomas como dolor articular que generalmente se inicia en las manos o inflamación de alguna articulación, se debe derivar al paciente a las unidades de Reumatología, con el fin de detectar la enfermedad cuanto antes.

Esta patología, que limita la capacidad física de los afectados y su calidad de vida, es la consecuencia de modificaciones en el comportamiento del sistema inmune, que ocurre debido a la interacción entre cierta predisposición genética, factores hormonales y factores ambientales como infecciones, tabaquismo, mala alimentación y alteración de la microbiota -flora bacteriana que habita en el organismo, intestino o cavidad oral fundamentalmente, que reporta beneficios, siempre que se mantenga su equilibrio-.

Esta enfermedad tiene una importante repercusión en la calidad de vida del paciente, no solo en su salud, sino también por el deterioro de sus relaciones y capacidades sociolaborales. Asimismo, los pacientes que sufren artritis reumatoide presentan un aumento del riesgo de padecer otras enfermedades asociadas como infecciones, trombosis venosas y tumores, haciendo que se reduzca la esperanza de vida de los afectados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios