Córdoba

El Descendimiento abre un comedor social para los niños del Sector Sur

  • Hasta que los jóvenes retomen las aulas, recibirán un almuerzo y una merienda cada día, entre otras actividades del proyecto

Voluntarios del comedor. Voluntarios del comedor.

Voluntarios del comedor. / Laura Martín

La temporada estival es una buena época para los proyectos sociales y Córdoba ha demostrado en muchas ocasiones ser una ciudad solidaria. Con la llegada de las vacaciones de verano, la Hermandad del Descendimiento ha presentado, como novedad, un comedor social para los niños del barrio del Sector Sur, junto a Cáritas.

La Hermandad ha puesto en marcha por primera vez esta labor solidaria a coste cero y que tiene como único objetivo ayudar a las familias cordobesas. El hermano mayor del Descendimiento, Manuel Aguilera, ha explicado a el Día que la idea surge porque “los comedores de los colegios cierran en verano”, y de esta forma, “aseguramos la comida de cada día de estos jóvenes”.

El Centro de Participación Activa de Córdoba II Sector Sur, de la avenida de Cádiz, ha prestado su cocina y comedor para acoger a los niños, donde se les ofrece un almuerzo con dos platos y el postre. Por otro lado, con la colaboración del grupo empresarial GECI, se entregan unas bolsas con zumos, batidos, bollería y fruta, “así los niños pueden disfrutar de la merienda en su casa”, ha comentado Aguilera.

La selección de este centro para llevar a cabo el proyecto se debe a que “de esta forma se cumplen todas las leyes sanitarias de los alimentos y se asegura un almuerzo sano”, ha aclarado.

Respecto a los niños, Aguilera ha apuntado que, “en un principio, el proyecto estaba preparado para unos 20”, finalmente son seis niños, de entre 6 y 14 años. Esto se debe a que algunos de los niños se encuentran en los campamentos organizados por Cáritas. Por esta razón, la inscripción continúa abierta con el fin de que otros niños puedan para disfrutar de esta actividad hasta llenar el cupo.

En grupos de cuatro voluntarios se turnan todos los días para acompañar a los niños

En el mismo sentido, el comedor, en un primer momento, estaba planeado para los meses de verano. No obstante, la hermandad plantea ampliar unas semanas más en septiembre, hasta el regreso de los colegios. El proyecto cuenta con 20 voluntarios y hermanos del Descendimiento. “Entre la Junta de Gobierno y la Junta Joven nos rotamos cada día”, ha comentado Aguilera. Cada día, unas cuatro personas se acercan al comedor para “acompañar a los niños, ayudarles a comer y estar con ellos un rato”.

Aguilera ha añadido que “está siendo una gran experiencia”. En este sentido, ha reconocido que han surgido nuevas ideas para hacer más cosas, como “irnos al cine con los pequeños, otro día ir a la piscina” y otras actividades no planteadas en un principio.

Las familias, Cáritas y la hermandad. “Todos estamos muy contentos”. Además, “ya nos conocíamos de otras actividades que organizamos”, ha agregado.

Esta actividad no es inusual en la hermandad. La colaboración con Cáritas es continua todo el año. Aguilera ha recordado que “entregamos material escolar en septiembre” y, en Navidad, “organizamos otro tipo de actividades solidarias”, como una cabalgata de alimentos y, para el día de Reyes, “compramos juguetes a los niños”, con la colaboración de GECI.

Para la financiación de este proyecto de verano se llevó a cabo un ensayo solidario de carnaval en febrero, en el que participaron las agrupaciones carnavalescas de Córdoba. Con lo recaudado se ha conseguido todo esto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios