Educación

Una investigación desvela que el 95% de las denuncias por acoso escolar se interpone por el aviso de los padres

  • La Copa Covap ofrece en cada una de sus sedes una serie de charlas impartidas por una psicóloga dirigidas a los niños que participan en este evento

Una de las charlas informativa contra el acoso escolar de la Copa Covap Una de las charlas informativa contra el acoso escolar de la Copa Covap

Una de las charlas informativa contra el acoso escolar de la Copa Covap / El Día

El 95% de las denuncias por acoso escolar se interpone gracias a que los padres advierten sobre una situación de bullying sufrida por sus hijos, mientras que el 5% restante es obra de personas ajenas a la familia, como un profesor o compañero. Estos datos se derivan del trabajo que ha realizado la Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar (Aepae) y la Copa Covap, iniciativa deportiva y educativa infantil promovida por la Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches (Covap).

La Copa Covap, en su labor de sensibilización y para combatir este problema social en la infancia, ofrece en cada una de sus sedes una serie de charlas impartidas por una psicóloga dirigidas a los niños que participan en este evento. En ellas se explica cómo prevenir situaciones de bullying de cara a lograr que los más pequeños sean conscientes de la gravedad de este fenómeno, pero también informando a los padres y las familias, cuyo rol es determinante para detectar el maltrato y transmitir una correcta educación en valores a sus hijos.

Además de dotarles de las herramientas asertivas adecuadas, los padres, según explica el presidente de Aepae, Enrique Pérez-Carrillo, “deben estar atentos a una serie de señales de alerta que les permiten sospechar de que su hijo o hija está sufriendo acoso escolar, como es el temor y la negación a la hora de ir al colegio, un cambio en el comportamiento general; y otros que pasan más desapercibidos, como dolor de estómago o de cabeza, insomnio, pesadillas, micción involuntaria o disminución del rendimiento escolar”.

Ante estos signos, la asociación anima a la familia a actuar cuanto antes para evitar que las consecuencias del bullying se prolonguen en el tiempo y provoquen efectos irreversibles en los menores a largo plazo. Y es que, según un estudio norteamericano elaborado conjuntamente por la Universidad de Pittsburgh y la Universidad Estatal de Arizona, el acoso y la intimidación en la infancia se asocian con la aparición de riesgos psicosociales en la edad adulta que, más tarde, pueden conducir a una mala salud física.

Por su parte, José María Garrido, del departamento de Marketing de Covap, ha apuntado que "la Copa Covap lleva siete ediciones fomentando hábitos de vida saludables y educando en valores a más de 40.000 menores, así como a sus padres, a través de charlas impartidas por un equipo de psicólogos y nutricionistas. De hecho, 4.000 niños se van a beneficiar de esta campaña educativa en la que, entre otras temáticas, aprenderán a identificar y denunciar los casos de bullying de la manera más efectiva posible”.

Consejos para gestionar una situación de bullying

El acoso escolar, por su propia naturaleza, suele estar oculto a ojos de los adultos. Aunque para los padres es más difícil saber si su hijo es el acosador, ya que las señales de alerta en este caso no son tan evidentes, no siempre es fácil darse cuenta de que un niño está sufriendo maltrato. De identificarlo, los padres deberían seguir estas recomendaciones por parte de la Copa Covap y la Aeape:

  • Intervenir rápido ante un caso de acoso escolar.

  • Dar apoyo incondicional a los hijos.

  • Solicitar al centro escolar que se abra un protocolo de actuación e investigación.

  • Hacer un seguimiento semanal con el colegio y de forma diaria con los hijos.

  • Dotar a los niños de herramientas de asertividad verbal y física.

Además de estas sugerencias, la asociación estima conveniente que los padres se sienten con sus hijos para escribir una cronología de los hechos, especificando lo que ocurre y los lugares y actores implicados. A continuación, “es necesario pedir cita con el tutor y exigir que se proteja al niño y se sancione al acosador, así como la apertura del protocolo de actuación e informar a las familias involucradas de cada una de las acciones que se llevan a cabo”, agrega Pérez-Carillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios