Cómo conseguir minicréditos en 10 minutos

Contenido promocionado

Con este tipo de minicréditos se sabe desde el principio la cantidad que se ha de devolver.
Con este tipo de minicréditos se sabe desde el principio la cantidad que se ha de devolver.

16 de agosto 2017 - 02:00

Incluso todas esas personas que son muy previsoras y tratan de contar siempre con unos cuantos ahorros, por si pudieran hacer falta, pueden encontrarse en situaciones en las que requieren de un extra. También es el caso de los emprendedores, quienes suelen tener que invertir un importante capital antes de poder ver los resultados y los beneficios y que, en algunas ocasiones, requieren de un pequeño crédito que les saque de un apuro. Antes de que las FinTech proliferaran la alternativa pasaba por acudir a un banco y pedir un préstamo, pero esto no era tarea sencilla. Al final, quienes tenían más posibilidades de conseguirlo eran quienes menos lo necesitaban porque a ellos sí que se los concedían. Las personas que, de verdad, estaban en un apuro se veían teniendo que presentar una importante cantidad de documentos, justificando cada céntimo e, incluso, involucrando a terceras partes en algunas ocasiones. A esto había que sumar otro problema y es que los préstamos estaban pensados para sumas considerables, aunque sólo hiciera falta una parte de las mismas. Gracias a los minicréditos al instante toda esta problemática ha quedado resuelta. Pero, ¿a qué se le llama crédito fácil y cómo conseguirlo?

  1. El primer paso es contar con un dispositivo electrónico que se pueda conectar a Internet. Una vez que se está en la Red lo único que hay que hacer es entrar en una de las páginas web que ofrecen este tipo de servicios, como puede ser el caso de QuéBueno.
  2. Lo segundo a hacer es indicar en esa página web el dinero que se va a precisar. Hay que tener en cuenta que el dinero que se suele ofrecer en estos casos no es muy elevado y suele tener un tope fijado de unos 300 euros para los nuevos clientes. En este punto hay que aclarar que antes habrán de haberse realizado todas las cuentas correspondientes para ver la cantidad que sería más adecuada en cada caso cuando se solicitan créditos rápidos.
  3. Especificar el tiempo de devolución. El siguiente paso es indicar en qué plazo se quiere devolver ese dinero prestado y, en relación con el punto anterior, al no ser una cantidad elevada el tope suele ser de 30 días o poco más.
  4. Rellenar un formulario. Lo que se requiere es tan sólo la información básica del solicitante, así como sus datos de contacto y la cuenta bancaria donde desea que se le realice el ingreso.

Tan sólo cuatro sencillos pasos y el solicitante puede contar con ese dinero en muy poco tiempo (tan sólo unos minutos), sin tener que dar mayor explicaciones y sin tener que presentar papeleo como avales, nóminas o similares. De una forma fácil, sencilla y rápida ese problema de dinero queda totalmente solventado. Hay que señalar también que, cuando ya se ha pedido un minicrédito on line antes se tiene la opción de pedir en las siguientes veces un importe superior que puede llegar a alcanzar los 900 euros, lo que puede resultar muy interesante de cara a hacer frente a otro tipo de pagos.

Ventajas de los minicréditos frente a los bancos

  • Para empezar es una buena manera de saber, desde el principio, la cantidad que se ha de devolver y tenerlo en cuenta. La total transparencia es lo habitual en este tipo de minicréditos. En el momento en el que se selecciona la cantidad que se desea y el plazo de devolución, también se saben los intereses. Sin sorpresas.
  • Se puede emplear el dinero en lo que uno quiera. No hay que explicar o justificar ese préstamo de dinero. El cliente puede hacer con él lo que crea más conveniente.
  • Mayor probabilidad de concesión. Son casos excepcionales en los que un solicitante no ve aprobada su propuesta porque los requisitos a cumplir son mínimos, todo lo contrario a si se pide dinero en el banco.
  • Siempre disponible. Como todo el trámite se lleva a cabo de forma vitual no hay que esperar a que el establecimiento abra ni realizar desplazamiento alguno. Cada uno puede elegir cuándo y dónde llevar a cabo la solicitud.
  • No hay que presentar la nómina. Sí que es habitual que la entidad que presta ese dinero quiera asegurarse, de alguna manera, que la persona en cuestión puede hacer frente a la devolución del mismo pero esto no tiene porqué implicar, necesariamente, que se trata de una cantidad fija al mes.
  • Sin aval. Hay veces que los bancos piden que otras partes se involucren para asegurar, aún más, que su dinero será devuelto sea de la manera que sea y esto supone tener que pedir un favor que no es agradable para ninguno. Con los minicréditos esto no pasa.
  • Algunos permiten la solicitud de prórrogas si por algún motivo no se puede devolver el dinero en el tiempo que se había estipulado. De ocurrir esto lo mejor es ponerse cuanto antes con la entidad que emitió el minicrédito para tratar de dar con la mejor solución posible.

Lo último