Córdoba

¿Está preparada Córdoba para el reto del coche eléctrico?

  • Córdoba es la provincia andaluza con menos puntos de recarga

  • Expertos creen que se está "demonizando" el diésel

¿Está preparada Córdoba para el reto del coche eléctrico? ¿Está preparada Córdoba para el reto del coche eléctrico?

¿Está preparada Córdoba para el reto del coche eléctrico? / El Día

El Gobierno central anunció hace unas semanas su intención de prohibir las nuevas matriculaciones de vehículos diésel, de gasolina o incluso híbridos a partir del año 2040 para reducir así las emisiones de dióxido de carbono.

Además, se ha conocido que el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, donde se enmarcaría toda esta nueva regulación, establece un periodo máximo de 27 meses para que todas las estaciones de servicio que vendan más de cinco millones de litros al año tengan operativo un servicio de recarga rápida para vehículos eléctricos.

De no hacerlo, las empresas titulares de las instalaciones serán sancionadas con hasta 30 millones de euros de multa por una “infracción muy grave” de la Ley de Hidrocarburos. El texto incluye diversas medidas hacia una economía más verde con las que el nuevo Gobierno del socialista Pedro Sánchez busca que España cumpla los acuerdos de París contra el cambio climático y se convierta en referente de esa lucha.

La de mayor impacto directo sería el mencionado veto a los vehículos diésel, gasolina e híbridos, que solo dejaría espacio para la venta de coches eléctricos, a hidrógeno o de otras tecnologías con cero emisiones a partir del año 2040.

La entrada en vigor de esta ley, a más de 20 años vista, ya está teniendo repercusión, también en la provincia de Córdoba. Hay que tener en cuenta varios aspectos. El primero, es que la capital es la que concentra la mayoría de puntos de recarga eléctrica que hay en la provincia. Son 19 los lugares adaptados para la carga de coches y motos eléctricos, la mayoría de ellos situados en hoteles y en algún que otro taller de automoción. Sólo La Carlota y Montilla cuentan con espacios de este tipo; el resto, 16, están en Córdoba capital. Así lo detalla Electromaps, una web especializada del sector.

Coche electrico Coche electrico

Coche electrico / Jordi Vidal

En este caso, en España hay 3.800 puntos de recarga, por lo que Córdoba no llega a copar ni siquiera el 0,5% de los mismos. Por lo tanto, la provincia está muy lejos de los 634 puntos de recarga de Barcelona, de los 446 que hay en Madrid o de los 117 de Murcia. Y si se quiere acotar aún más esa comparativa, la diferencia entre Córdoba y el resto de provincias andaluzas es abismal. Córdoba es, de lejos, el territorio andaluz con menos puntos de carga.

Lidera la lista Málaga, con casi un centenar de cargadores, lo que la coloca como la décima provincia de España en este sentido. Le sigue Sevilla, con 69, y, ya de lejos, están Cádiz, con 41, Granada, con 40 y Almería, con 30. Jaén y Huelva tienen 24 y 23, respectivamente. Por lo tanto, de estas cifras, se puede extraer una conclusión muy clara: Córdoba no está, ni mucho menos, preparada para la llegada de los coches eléctricos, teniendo en cuenta, eso sí, que va a tener tiempo por delante para que esta transición se lleve a cabo.

Pero, ¿es suficiente? Los expertos ya han señalado en más de una ocasión que este tipo de vehículos eléctricos nacen pensando en la típica ciudad de Estados Unidos con grandes urbanizaciones de viviendas unifamiliares que pueden poner en su puerta su propio punto de recarga. Un modo de vida muy distinto al que se vive en España, y qué decir en Córdoba.

Unos 6.000 euros

¿Cuánto cuesta instalar un punto de carga para un coche eléctrico? Las estimaciones apuntan que el coste medio para que un particular instale un punto de recarga ronda los 6.000 euros. En los últimos años, el Gobierno central ha promovido distintos planes con el objetivo de ir fomentando la compra y el uso del coche eléctrico; para ello, ha repartido 50 millones de euros al año. En Alemania e Inglaterra, por ejemplo, las subvenciones que dan para los puntos de recarga y todo lo que rodea a los vehículos eléctricos es de 1.500 millones de euros al año.

32 eléctricos, 26 de gas licuado

Los datos publicados por la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) correspondientes al primer semestre de este año dicen que en la provincia de Córdoba se matricularon, entre enero y junio, 32 turismos o todoterrenos eléctricos y 26 que usaban el gas licuado como combustible. Estos datos suponen un aumento de un 190% y un 116%, respectivamente, con respecto al mismo periodo del año pasado.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las cifras siguen siendo apenas residuales, y lo eran aún más el año pasado. En ese mismo periodo se han matriculado en Córdoba 6.437 vehículos en total, por lo que los coches de emisión cero apenas suponen un 0,9%.

Anuncio precipitado

Los empresarios del sector de la automoción no han tardado en dar su opinión con respecto al anuncio de Pedro Sánchez. El gerente de la Asociación de Talleres y Automoción de Córdoba (Atradeco), José Manuel Rodríguez-Carretero, recordó a el Día que las empresas de automoción llevan años “evolucionando” según lo marcado por el Gobierno y la Unión Europea (UE) para bajar las emisiones de gases contaminantes de los vehículos.

Para Rodríguez-Carretero, es necesario “no demonizar” al diésel, teniendo en cuenta, aún así, que las previsiones de los empresarios de la automoción es que de aquí a las fechas anunciadas para aplicar la nueva legislatura el vehículo eléctrico tenga “un peso muy grande”.

El gerente de Atradeco apuntó además que, en estos momentos, el tránsito a este tipo de vehículos de emisiones cero es muy caro. Puso como ejemplo, en este caso, el de vehículos de transporte por carretera, los cuales, aún, en su mayoría, siguen usando depósitos de diésel puro.

Por esto mismo, reconoció Rodríguez-Carretero, “creemos que el anuncio de la prohibición de la matriculación es “excesivo y precipitado” y que, añadió, “no mide las consecuencias económicas” que va a tener. Con ello, recordó los “miles” de empleo que crea el sector, además de en empresas de automoción, también en estaciones de servicio. El anuncio, agregó también, produce “un efecto negativo en el consumidor” que podría “paralizar las ventas” porque el cliente no sabe qué va a pasar a ciencia cierta en un futuro con este tema. Así, Rodríguez-Carretero calificó también como “temeridad” hacer un anuncio de este tipo en un país, recordó, que es el segundo fabricante de vehículos de Europa, con fábricas como las de Seat o Volkswagen.

Estaciones de servicio

En la misma línea se pronunció el presidente de la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio, Rafael Larrea, quien apuntó que “este escenario de incertidumbre puede retrasar las decisiones de compra de nuevos vehículos”. Con ello, recordó que “otros países europeos tienen estrategias de descarga de descarbonizacion de su economía, pero estos planes vienen acompañados de importantes programas de ayudas para la adquisición de vehículos menos contaminantes y para el despliegue de una infraestructura de recarga”.

En cuanto al montante que tendrían que desembolsar las estaciones de servicio por instalar puntos de carga para estos vehículos, Larrea explicó que depende de los casos y de si hubiera que ampliar el término de potencia de la instalación, “pero podríamos estar hablando de una cantidad que podría alcanzar los 100.000 euros”.

En cualquier caso, añadió, “la clave no es la cuantía de la inversión, sino que ésta no será rentable dado el escenario actual”. Actualmente, continuó, “existen 155 estaciones de servicio en España que tienen postes de recarga para vehículos eléctricos. Los tienen porque estamos abiertos a garantizar nuevas formas de movilidad, pero de momento son inversiones ruinosas”.

Actualmente, existen en torno a 170 estaciones de servicio en la provincia de Córdoba y generan un empleo directo de en torno a 700 trabajadores. Para estos empresarios resulta “incomprensible que el anteproyecto de ley acaba de un plumazo con tecnologías de transición hacia una movilidad sin emisiones, algunas con unos niveles mucho menores de dióxido de carbono y NOx [compuestos químicos que son óxidos de nitrógeno] que los combustibles tradicionales”.

Aún así, entienden que “una de las responsabilidades de los gobiernos es la de constituir estrategias a largo plazo, para ir consiguiendo una paulatina descarbonización de nuestra economía”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios