Solidaridad

Una casa para recuperar la vida

  • El Ayuntamiento aporta 24.000 euros a un proyecto de Ambessa en la zona etíope de Holeta Genet

Juan Hidalgo, con algunos de los niños beneficiarios del proyecto. Juan Hidalgo, con algunos de los niños beneficiarios del proyecto.

Juan Hidalgo, con algunos de los niños beneficiarios del proyecto. / el día

Ambessa significa león en etíope. La asociación de mismo nombre emerge tras un viaje a Addis Abeba (Etiopía) y, al ver las muy mejorables condiciones en que se encontraban los niños de las casas cuna, surgió la idea de crear una asociación con el propósito de ayudar a los más pequeños de este país de una manera más eficiente y humana.

Ambessa inicia su ayuda a la infancia en Etiopía poniendo en marcha el Proyecto Ankelba, cuyo objetivo inicial era la adecuación de una casa de acogida, en los alrededores de Addis Abeba, que albergara hasta un máximo de 30 niños en el primer año, con edades comprendidas entre los tres y los diez años.

Ahora, el Ayuntamiento de Córdoba ha aportado recursos económicos y materiales al proyecto Casa Ankelba, promovido por esta asociación, con el que se facilita a la población infantil de la zona de Holeta Genet (Etiopía) medios, herramientas y apoyo "para rescatarlos de su situación de abandono, indigencia, orfandad, formación y desnutrición, posibilitando su oportunidad de desarrollo personal y su integración social, con el fin último de ayudarles la conversión en personas autosuficientes y emprendedoras". Según informó ayer el Consistorio, el concejal delegado de Cooperación y Solidaridad Internacional, Juan Hidalgo, ha asistido a la inauguración de la Casa Ankelba, proyecto al que el Ayuntamiento ha aportado 24.000 euros y recursos como ropa y medicinas.

El proyecto, que acoge a 119 niños, también ayuda a las madres, viudas y solteras, en situación de extrema pobreza, afectadas en un alto porcentaje por el VIH, "medios y herramientas para que desarrollen su potencial y la aplicación de sus capacidades en el desarrollo de formas de vida que les permita salir de la indigencia, la inseguridad personal y el abandono, adquiriendo autonomía e independencia en sus actuación", según explica el edil cordobés.

De este modo, el funcionamiento de Casa Ankelba implica atender a la alimentación, higiene, vestuario y estado de salud de los niños, su escolarización y actividades y juegos orientados a su socialización y convivencia fraterna. A través del mismo se les facilitará, entre otras cosas, trabajo a las madres con una retribución equitativa a la inversión de su dedicación y esfuerzo, se atenderán todas las necesidades básicas, mediante la acción humanitaria, para facilitar su integración y desarrollo dentro de su comunidad, o se desarrollará y potenciará el autoabastecimiento de alimentos básicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios