EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

El campo de Córdoba se reinventa tras la crisis del coronavirus

  • La agroindustria encara la nueva normalidad convencida de que los productos de cercanía salen fortalecidos de la crisis debido a la confianza del consumidor

Emilio de León, director de Actividad Láctea de Covap. Emilio de León, director de Actividad Láctea de Covap.

Emilio de León, director de Actividad Láctea de Covap. / El Día

El sector agroalimentario cordobés ha afrontado la crisis del covid-19 de forma ejemplar, pero ahora encara la denominada nueva normalidad. En plena desescalada, sus opiniones oscilan entre el orgullo por haber abastecido los mercados en situaciones muy complejas, la incertidumbre y la esperanza de que se valore la importancia del trabajo de los agricultores y ganaderos y de la industria transformadora. Coinciden en que habrá un retorno al consumo de productos locales, de cercanía, saludables y de calidad. Ellos siempre han estado y estarán ahí.

Cuatro productores de sectores clave para Córdoba, el aceite, la leche, la naranja y el vino, responden a tres preguntas:

1. ¿Qué medidas de prevención y de control del covid-19 han tomado en el campo y en la industria?

2. ¿A qué retos se enfrentan en la denominada nueva normalidad? ¿Cómo se adaptará la industria?

3. ¿Qué tendencias de consumo cree que se impondrán a partir de ahora? ¿Cómo será la relación con los consumidores?

EMILIO DE LEÓN / Director de Actividad Láctea de Covap

1. En primer lugar, he de recalcar que la prioridad que nos marcamos en nuestro plan de acción frente al covid-19 fue la de garantizar la salud de los ganaderos y de los trabajadores de Covap en nuestro ámbito de actuación. Para ello, pusimos en marcha diversas medidas que se han centrado en reducir las visitas de nuestros técnicos a las ganaderías a lo imprescindible, dotar de EPIs a trabajadores y a ganaderos o realizar desinfecciones en los vehículos de reparto de alimentación animal y de recogida de las producciones lácteas, entre otras. A nivel industrial, además de desarrollar una importante labor de formación, podemos destacar que se ha procedido a la toma de temperatura a la entrada de la fábrica, instalación de dispensadores de gel hidroalcohólico, dotación de EPIs a la plantilla, prohibición de visitas externas e implantación de importantes acciones de desinfección semanal de zonas comunes por parte de especialistas

2. Los retos de la primera fase, tras asegurar la salud, se centraron en dar respuesta a la fuerte demanda que se produjo por parte de los consumidores en un primer momento previo al confinamiento, y ahí, trabajando codo a codo con la distribución, fuimos capaces entre todos de asegurar el suministro para que no faltara leche en los hogares. Por otro lado, esta situación nos ha traído como inconveniente el retraso de algún proyecto que teníamos en marcha, ante la imposibilidad de que personal ajeno a nuestra plantilla entrara en fábrica.

El principal reto al que nos enfrentamos es seguir cubriendo la demanda ante los cambiantes hábitos de compra y consumo de los consumidores; para ello, la industria ha de ser ágil en la toma de decisiones y debe saber adaptarse. Lo que no cambia es la importancia de orientarse cada vez más al consumidor y eso es algo que trabajamos muy bien con clientes como Mercadona y que ofrecen una oportunidad para nosotros. Conjugando el conocimiento que Mercadona tiene de sus clientes y nuestra experiencia en el sector lácteo, hemos conseguido implantar mejoras e innovaciones con máxima calidad en sus productos, por ejemplo la incorporación de la botella UHT de 1,5 litros para tiendas de Mercadona de Andalucía, Extremadura y Canarias y que además supondrán para Covap una inyección de 20 millones de litros de leche.

3. Habrá cambios y se fomentará el consumo del producto local, cercano y de proximidad. También aumentará la demanda de los productos funcionales enfocados a mejorar la salud y, por supuesto, la venta on line, que ha venido para quedarse. Esta crisis ha puesto en evidencia que la sociedad no puede depender de proveedores alejados en determinados bienes y que son fundamentales o esenciales, como ha sido el caso de los guantes o las mascarillas, o como puede ser la alimentación. La respuesta y el compromiso del sector agroalimentario han sido sobresalientes: no ha parado de producir para asegurar el suministro a los hogares, y eso ha de ser reconocido y valorado por los consumidores. La relación sector agroalimentario-consumidor va a salir fortalecida.

MARI CARMEN CANO / Gerente de Oleo Cano

Mari Carmen Cano, gerente de Oleo Cano. Mari Carmen Cano, gerente de Oleo Cano.

Mari Carmen Cano, gerente de Oleo Cano. / El Día

1. Hemos tomado las medidas adecuadas acordes con lo establecido en la ley. Usamos mascarillas, guardamos la distancia de seguridad y usamos geles hidroalcohólicos. Para la gente que viene de fuera a nuestras instalaciones, se les indica que deben usar mascarilla y se les da gel hidroalcohólico para desinfectar las manos. Todas las medidas han estado indicadas mediante carteles en las instalaciones.

2. Los retos a los que se enfrenta el sector en la nueva normalidad son completamente independientes a los efectos del covid-19. Al margen de la pandemia, el sector deberá hacer frente a una Ley de la Cadena que, de forma caprichosa, ha impuesto unos plazos de pago que redundan negativamente en los intereses económicos del agricultor. La misma Ley está obligando a incluir los costes efectivos de producción, como elemento fundamental en la formación del precio del mercado, pero a la Administración se le ha olvidado, por un lado, tener en cuenta las importaciones de aceite de otros países a unos precios más bajos que nuestros costes de producción y, por otro, la disponibilidad de aceite de oliva de cada campaña. Considero que esta medida afectará muy negativamente al olivar tradicional y, sobre todo, al olivar de sierra y, por tanto, a la economía de nuestros pueblos. Con unos precios de mercado tan bajos, habrá partidas de aceitunas que no podamos comprar a riesgo de poder ser sancionados por la Administración. Resulta lamentable que una de las consecuencias de aplicación de la Ley de la Cadena sea la de no poder comprar aceituna debido a que los costes efectivos de producción son más altos que el precio de mercado.

3. Los cambios en la tendencia del consumo de aceite de oliva como consecuencia del covid-19 serán poco significativos, al igual que la relación entre el consumidor y el sector. No obstante, la población está cada vez más sensibilizada en adoptar hábitos saludables en su día a día y en su dieta, por lo que es fundamental poner en valor el aceite de oliva como pilar fundamental de la dieta mediterránea y los efectos saludables en la prevención de determinadas enfermedades como el cáncer de mama, síndrome metabólico, beneficios cardiovasculares, etcétera.

ANTONIO CARMONA / Presidente de Palmanaranja

Antonio Carmona, gerente de Sunaram y presidente de Palmaranja. Antonio Carmona, gerente de Sunaram y presidente de Palmaranja.

Antonio Carmona, gerente de Sunaram y presidente de Palmaranja. / El Día

1. Nuestra primera preocupación ha sido desde el primer momento la seguridad de todos y por ello dotamos de equipos de protección, mascarillas y guantes a todos los empleados de la industria. En el campo actuamos del mismo modo, aunque la singularidad de este trabajo supone que se realice al aire libre y a distancia, por lo que les dimos material, una serie de recomendaciones a la hora de viajar hacia las explotaciones y les facilitamos todos los certificados de movilidad necesarios. Esto supuso que se desplazaran menos personas de las habituales a los tajos. En la industria, ha sido más complicado. Se ha tenido que trabajar de forma escalonada y por turnos, recomendando a los empleados que notificaran cualquier tipo de síntoma o problema. También hemos dado la posibilidad de conciliar con la familia. Todo ello ha supuesto una menor productividad, pero hemos agradecido mucho el trabajo que ha realizado todo el personal de la industria y del campo porque ha cumplido con su responsabilidad de abastecer de fruta fresca a la población.

2. Ahora mismo tenemos mucha incertidumbre. Por eso es necesario que las administraciones nos den datos y orientación sobre cómo debemos afrontar nuestra desescalada. Creo que mantener todas las medidas de seguridad propias del estado de alarma va a resultar muy importante. En nuestro caso, la campaña está terminando y hemos adaptado nuestro sistema de recolección y transformación a la situación actual pero cuando empiece la próxima campaña en octubre no tenemos que certezas de cómo se va a afrontar esta nueva normalidad para adaptar nuestra productividad a las demandas de nuestros clientes. Podemos destacar, por otra parte, que nuestras exportaciones han ido bien e incluso han crecido, porque la naranja es una fruta que aguanta muy bien, que tarda en deteriorarse y que además está asociada, por sus cualidades, a la lucha contra las enfermedades víricas.

3. Se va a volver a la esencia, al consumo de productos más básicos, como la naranja, que se cultiva aquí, que se puede obtener como fruta de cercanía. La naranja es un producto que tiene todas las condiciones que se van a demandar en esta nueva situación: es un producto básico, asequible en el precio, duradero y saludable. Con esta crisis se ha destacado la importancia del sector agroalimentario español y la importancia que tiene consumir lo nuestro.

FRANCISCO ROBLES / Gerente de Bodegas Robles

Francisco Robles, gerente de Bodegas Robles. Francisco Robles, gerente de Bodegas Robles.

Francisco Robles, gerente de Bodegas Robles. / Juan Ayala

1. En el momento en que tuvimos conciencia de lo que ocurría, pusimos en práctica todos los protocolos de protección y control que dictó la autoridad sanitaria. Con cierta antelación, la gran distribución ya nos había advertido de lo que venía y, como teníamos que seguir trabajando, organizamos los equipos. Mandamos al teletrabajo a todo el personal posible, limitamos los movimientos de los comerciales para que no se expusieran y el equipo de la bodega trabajo a turnos para que los dos grupos no coincidieran. En estos momentos seguimos con el mismo cuidado porque ahora el problema puede ser incluso peor, por eso somos muy exigentes en el uso de mascarillas, EPIs y guantes. Incluso hemos tenido una inspección de Sanidad, algo que me parece muy positivo porque estamos en una línea buena. En cuanto al campo, pues igual, sobre todo manteniendo distancias interpersonales, algo que por la singularidad del viñedo es relativamente fácil.

2. Las ventas han caído un 70% y si contamos desde enero hasta ahora la bajada asciende al 25%, pero confiamos en que el ritmo de recuperación sea bueno. La gran distribución y la exportación se han resentido, pero evidentemente donde más se ha notado la venta ha sido en el canal Horeca, donde el descenso ha sido del 100 por cien durante el confinamiento. Somos una bodega que usa mucho las herramientas de comunicación y en este periodo hemos aprovechado para experimentar con iniciativas de comercialización a través de la red muy novedosas, un proceso que vamos a seguir y por el que vamos a apostar porque forma parte de la nueva normalidad. Además, hemos desarrollado nuevos productos como catas on line, encuentros y visitas virtuales a la bodega e iniciativas en soportes digitales que aprovechen al máximo las herramientas digitales de las que disponemos. Y junto a otras bodegas de la zona hemos impulsado un pack de cinco botellas acompañadas de farolillos y copas conmemorativas para celebrar la primavera y el mayo cordobés.

3. El covid-19 nos ha hecho plantearnos muchas cuestiones. Se va a imponer el criterio de lo local, de los cercano: Nos cuidas, te cuidamos. Tenemos que focalizar la atención en nuestra gente, antes no parábamos de traer cosas desde fuera hacia aquí y ahora creo que tenemos que mirar a nuestro entorno para hacerlo mejor porque hay mucha gente que lo está pasando muy mal. Tenemos que consumir más lo nuestro, apoyar a nuestra hostelería y al comercio local y a partir de ahí subir y crecer hacia afuera, pero tenemos que asentar lo cercano. Antes repetíamos “piensa en global y actúa en local” y ahora tenemos que primar lo local, sobre todo. Apuesto por lo sencillo y creo que tenemos que generar riqueza en el origen, desandando el camino que nos habíamos impuesto hacia el consumismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios