medio ambiente

Una "bocanada de aire fresco" para el reciclaje

  • Las reformas en el complejo ambiental de Sadeco ayudan a cumplir los porcentajes de recuperación de residuos marcados por la nueva ley ambiental

Elena Aguirre muestra una de las pantallas de la galería. Elena Aguirre muestra una de las pantallas de la galería.

Elena Aguirre muestra una de las pantallas de la galería. / reportaje gráfico: jordi vidal

El pasado mes de diciembre se iniciaron las reformas en la planta de reciclado de Sadeco que tenían como objetivo mejorar el equipo disponible para la recuperación de los residuos que pasaban por ella. Y, en febrero, la actividad se reanudó con normalidad incluyendo la nueva maquinaria como parte del circuito de reciclado, a la vez que se ultimaban los detalles de la pasarela habilitada para poder ver la actividad de la planta a través de ventanas y pantallas. "Las mejoras son muy importantes, una bocanada de aire fresco que nos permite seguir avanzando en nuestro trabajo de reciclado", subrayó ayer la técnica responsable del complejo ambiental, Elena Aguirre.

Sadeco cuenta ahora con un nuevo separador balístico (divide elementos a través de unos paneles vibrantes), dos nuevos separadores ópticos que identifican el tipo de material, un separador inductivo para el aluminio, una prensa multimaterial y un nuevo circuito que permite que los residuos que no han sido correctamente clasificados (como es el caso de las botella llenas) puedan aprovecharse y maximizar el rendimiento de la planta.

Los nuevos equipos permiten obtener un compost libre de residuos no orgánicos

El presidente de Sadeco, Pedro García, apuntó ayer que la inversión ha sido de dos millones y medio de euros y que ésta "ha ayudado a aumentar la productividad de la planta de reciclado". Sobre la nueva pasarela, recalcó que es "importante porque nos permite hacer proyectos educativos con colegios y con el resto de la sociedad para concienciar sobre el reciclaje". Por su parte, la delegada de Hacienda, Alba Doblas, recalcó que Córdoba "se encamina hacia la sostenibilidad, abarcando proyectos educativos y una preocupación social por el reciclaje".

Las reformas han permitido mecanizar más el trabajo de separación, resultando en un proceso más rápido y eficaz incluso en el caso de la materia orgánica. Ésta se mantiene en apilada para permitir que se descomponga a lo largo de 16 semanas, tras las que se procede a convertir el material en compost granulado que luego será donado para huertos ecológicos o es vendido como fertilizante. Según Aguirre, "las mejoras en la zona de materia orgánica permiten eliminar los restos que no pertenecen a este tipo de residuo, como el vidrio, y así el compost que creamos recibe una mejora de calidad".

En la zona de reciclaje de plásticos y metales, los equipos incorporados permiten que la separación de materiales sea más precisa y lleve menos tiempo, como es el caso del separador balístico que retira el plástico ligero de las latas y otros residuos más pesados. Los nuevos sistemas ópticos ayudan a que la identificación del material sea más precisa (aunque las botellas que no están vacías continúan siendo un problema) y evitan que plástico y aluminio acaben mezclados. En caso de errores en la clasificación, el nuevo circuito de recuperación hace que se pueda revisar el material restante para comprobar si quedan residuos que se puedan reciclar. Finalmente, la prensa multimaterial comprime todos los residuos en balas compactas que pueden ser almacenadas y posteriormente vendidas a las empresas recicladoras especializadas en cada material.

A estas mejoras se les añade la creación de la pasarela que rodea la planta y que está equipada con pantallas y ventanas que permiten ver el funcionamiento de la planta en general y algunos detalles a través de las cámaras. Elena Aguirre insistió en la importancia de mostrar a los ciudadanos el proceso de recuperación de residuos para incentivar el proceso de reciclaje que "comienza con el trabajo en el hogar". A su vez, recalcó que "antes casi cumplíamos los requisitos, pero el nuevo equipo ha sido el impulso para llegar a ese 50%", porcentaje de residuos reciclados que la nueva ley ambiental exige que se cumpla para el año 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios