Córdoba

Los alérgicos tendrán una primavera más tranquila por una menor intensidad en la floración del olivo

  • Aerobiología estima una menor intensidad de flor en este árbol tras los picos de 2018

  • El polen de gramínea llegará a mediados de abril

Prueba de alergia a una paciente. Prueba de alergia a una paciente.

Prueba de alergia a una paciente. / El Día

Pasada la exposición al polen del ciprés y en pleno apogeo de las partículas del plátano de sombra, los alérgicos cordobeses esperan ya conocer el comportamiento del olivo y las gramíneas, las plantas que más alergia polínica causan en la provincia.

Según las estimaciones de la Red Española de Aerobiología (REA), la floración del olivo será este año menos intensa, por lo que los que padecen alergia a la flor de este árbol pasarán mejor primavera que la del año pasado.

La REA ha detallado que “nuestra experiencia nos indica que este año coincidirá con una menor intensidad de la floración” teniendo en cuenta el comportamiento vecero del olivo (que en un año da mucho fruto y poco o ninguno en otro). Todo ello, ha añadido Aerobiología, teniendo en cuenta la alta floración del olivo en la primavera del año pasado. Por lo tanto, los alérgicos al polen de la flor del olivo pueden estar este año más tranquilos.

La REA estima que la intensa floración del año pasado trae consigo una menor para este 2019

Si bien la REA ha confirmado una primavera más tranquila para aquellos que padezcan alergia al olivo, no ha podido asegurar que ocurra con lo mismo con los alérgicos a las gramíneas. En este caso, ha explicado que la falta de lluvia, y por tanto la falta de disponibilidad de agua para las plantas, “debería jugar un papel muy importante en las especies herbáceas”, como es el caso de las gramíneas.

La REA ha detallado que este tipo de plantas trata de aprovechar que haya suficiente disponibilidad de agua para su crecimiento, por lo que se espera un retraso en la floración de las mismas, debido a la falta de lluvias. Aún así, todavía habrá que esperar a estos días para ver el comportamiento de la meteorología, que marcará la floración.

Joven con mascarilla. Joven con mascarilla.

Joven con mascarilla. / El Día

La lluvia, en cualquier caso, provoca un doble factor. Por un lado, las lluvias de finales de invierno y principio de primavera mejoran la disponibilidad de agua en el suelo, lo que a su vez supone el inicio en fecha de la floración de las especies herbáceas; si este agua no existe la floración se retrasa y, a la vez, se acorta. Por otro lado, las lluvias que se dan durante la primavera coinciden con la floración de olivo y gramíneas lo que provoca un lavado de la atmósfera y una menor exposición al polen.

La coordinadora de la REA, Carmen Galán, ha explicado a el Día que se espera que a mediados de abril se produzca la floración tanto de gramíneas como de olivo. Sin embargo, ha apostillado que deben evitarse “alarmas injustificadas” a los pacientes que sufren estas alergias y que debe atenderse a los estudios fenológicos (estudios sobre las fases del ciclo vital de los seres vivos y cómo las variaciones del clima les afectan) que la REA realiza con previsiones semanales.

Ciprés. Ciprés.

Ciprés. / El Día

Para lo que no habrá que esperar es para el plátano de sombra. En estos momentos se está produciendo el final de la floración del ciprés y el inicio de la del plátano de sombra. Según los datos de la REA, la concentración de polen de plátano de sombra está en máximos niveles en el caso de Córdoba, especialmente en el centro de la provincia, algo que ocurre también en Sevilla y en Granada y en otras provincias como Madrid o Zaragoza. La previsión para la semana que viene mantiene ese nivel alto en el caso del plátano de sombra y la práctica desaparición de partículas de polen de ciprés.

El tiempo seco y soleado que predomina estos días en Córdoba hace que el polen liberado se vea favorecido en su transporte gracias al viento por lo que los alérgicos a estas partículas están ahora más expuestos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios