Foro Romano, 12

En un accidente, ¿quién prefieres ser?

  • Córdoba ha recordado esta semana a las víctimas de los siniestros de tráfico con el objetivo de insistir en la concienciación de los conductores y frenar unas muertes que no cesan

Foto de familia del acto en Córdoba del Día Mundial en recuerdo a las Víctimas de Accidentes de Tráfico. Foto de familia del acto en Córdoba del Día Mundial en recuerdo a las Víctimas de Accidentes de Tráfico.

Foto de familia del acto en Córdoba del Día Mundial en recuerdo a las Víctimas de Accidentes de Tráfico. / Juan Ayala

Todos tenemos a algún conocido, amigo o familiar que ha perdido la vida en accidente de tráfico o que afortunadamente se ha salvado en un siniestro de ese tipo, pero que ha quedado con secuelas de por vida. “Un accidente de tráfico te quita parte de tu vida, parte de lo que eras”, defendía hace unos días con toda la razón del mundo Paco Pedrosa, a quien le cambió la existencia en 2016, cuando un coche que se había saltado un semáforo se llevó por delante la vespa que conducía, produciéndole una lesión medular que lo ha dejado en silla de ruedas. Paco realizaba esa declaración en un acto celebrado en la Subdelegación del Gobierno en Córdoba por el Día Mundial en recuerdo a las Víctimas de Accidentes de Tráfico.

Si pensamos que un siniestro de este tipo nunca nos puede pasar a nosotros, nos equivocamos. En esta vida que es una ruleta rusa, toda precaución es poca. En las carreteras de Córdoba hubo el pasado año 34 fallecidos y en lo que va de 2019 ya se han producido –hasta el pasado 8 de noviembre– 19 accidentes mortales, en los que han fallecido 21 personas y dos resultaron heridas hospitalizadas, lo que supone, respecto al mismo periodo de 2018 un incremento en el número de accidentes mortales y fallecidos de cinco y cuatro, respectivamente.

Tal y como se defendió en esa conmemoración en la Subdelegación, “debemos tener presentes” a las víctimas. El presidente de la Asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas (Aspaym), Manuel Castaño, insistía durante el acto en que espera que este día sirva tanto para recordar a todas las víctimas de accidentes de tráfico como para incidir en la conducción responsable.

Y es que, no aprendemos, seguimos cometiendo año tras año los mismos errores al volante. Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), la primera causa de sanciones en Córdoba es por exceso de velocidad, la segunda por el uso inadecuado del móvil, la tercera por consumo de alcohol y la cuarta por el no uso del cinturón de seguridad, casco o sillitas de bebé. Parece que de poco sirven las campañas, por muy duras que sean, del Ministerio del Interior al respecto, como aquella de finales del pasado año que comenzaba con unas preguntas: “En un accidente de tráfico, ¿quién prefieres ser? ¿Quien vive o quien muere?”.

Un spot que mostraba en ambos casos con mucha crudeza la vida o las consecuencias de cada caso de un conductor accidentado culpable del accidente causado por distracción con el móvil o alcohol. Y que finalizaba con el mensaje “En un accidente de tráfico lo peor no es la muerte”. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguraba en la presentación del mismo que “al volante no se puede arriesgar y nosotros hemos preferido arriesgar en la prevención”, porque “no son cuatro semanas, ni cuatro meses, son cuatro años de subida de fallecidos en accidente y el manual dice que toca una llamada de atención”, apuntaba entonces el director general de Tráfico, Pere Navarro.

Entre las causas de los siniestros se ha colado en los últimos años el mal uso al volante de nuestro querido móvil, de ese aparatito que ya lo empieza a cargar el diablo, de esa droga cibernética de la que no nos podemos despegar, de ese nuestro preciado tesoro que nos tiene más abducidos de lo que tenía a Gollum la más preciada pieza de joyería de El Señor de los Anillos. Según el ministro del Interior, desde 2016, las distracciones por el móvil son la primera causa de accidentes mortales –el 33%–, seguidas de velocidad inadecuada –un 29%– y de alcohol y drogas –un 26%– del total.

Se cuentan ya por miles y miles las sanciones que en la provincia de Córdoba han puesto la Guardia Civil y las distintas policías locales de los municipios por ese mal uso del móvil al volante, que además, como penitencia extra, supone la pérdida de seis puntos en el carné.

Ojalá llegue ese día en el que nos concienciemos de verdad de que todos ganamos con una conducción como Dios manda, ya que como bien defendía en ese acto la subdelegada del Gobierno en Córdoba, Rafaela Valenzuela, “nunca podemos bajar la guardia, porque cuando se pone un volante entre las manos hay que hacer un ejercicio de responsabilidad, puesto que podemos poner en riesgo a otras personas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios