Córdoba

Vecinos de Trassierra exigen al Consistorio que cambie de lugar la fuente del Elefante

  • El Consejo de Distrito considera que la ubicación elegida, en una zona infantil de la barriada, es "desacertada" e "inadecuada"

Comentarios 17

Apenas lleva instalada 48 horas y los vecinos de Trassierra no quieren que siga allí. Se trata de una réplica de la fuente del Elefante, una escultura, muy rara en el arte árabe por tratarse de una figura zoomórfica, y cuyo original se integraba en una finca de recreo del califa Abderramán III. La escultura fue retirada y trasladada en 1988 al Museo Diocesano, en cuyo patio principal se conserva en la actualidad sin indicación de su procedencia. Desde entonces, los vecinos de Trassierra han solicitado que se hiciera una réplica -puesto que el elefante se ha convertido en un símbolo de la zona- y que ésta se ubicara en la plaza principal de esta barriada periférica. Sin embargo, el pasado viernes el Ayuntamiento ubicó la réplica en una zona infantil del barrio, situada a apenas 25 metros de la plaza.

El presidente del consejo de distrito de Trassierra, Jerónimo Salazar, informó ayer a El Día de que mañana van a remitir al Ayuntamiento una carta en la que exigirán la retirada de la escultura porque se ha ubicado en una zona "desacertada e inadecuada". Para Salazar, colocar esta réplica en una zona infantil no es la decisión más lógica y aseguró que desde el consejo de distrito se han solicitado informes "para ver si cumple con la normativa". La escultura, detalló, mide "70 centímetros de alto y la fuente está acabada en aristas y rematada en granito". A su juicio, la figura debería ubicarse "en el centro de la plaza del centro cívico de Trassierra".

Salazar criticó también el hecho de que el Ayuntamiento haya colocado la citada escultura "sin preguntar a nadie, cuando podía haber sido una buena solución". Por ello, incidió en que la réplica del elefante "no puede estar allí".

La fuente del Elefante se integraba en una finca de recreo del califa Abderramán III; la escultura, en concreto, formaba parte de un estanque. El lugar, propiedad del Cabildo Catedralicio, siempre ha estado asociado a la Mezquita. No en vano, en época del Califato los musulmanes estaban obligados a trabajar en las huertas existentes en este enclave para financiar los arreglos que se ejecutaban en el templo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios