Córdoba

Vecinos de Fidiana piden una solución para el pabellón y la sala de artes

  • La Asociación exige una respuesta por parte de las administraciones competentes para que se aclare el futuro de ambos

Comentarios 2

Los vecinos del barrio de Fidiana tienen asuntos urbanísticos pendientes de resolución. Concretamente, dos problemas que se materializan en dos edificaciones: una ya finalizada pero carente de uso, el pabellón deportivo junto al instituto Fidiana, y otra de la que aún no han visto poner la primera piedra, la proyectada Sala de las Artes que, cuando comenzaron las obras de reurbanización del paseo y zonas verdes del barrio en 2003, la Asociación Vecinal propuso ubicar en la plaza de las Artes del barrio.

El proyecto de esta Sala de las Artes, que la Asociación Vecinal planeaba convertir en un centro de exposiciones para artistas noveles, fue rechazado por la Gerencia de Urbanismo en 2005. El entonces responsable de esta Gerencia, Andrés Ocaña, planteó construir en su lugar un centro de barrio. Pero, por el momento, ni centro de exposiciones ni edificio de uso vecinal: el terreno en el que debía haberse levantado esta construcción sigue siendo hoy una parcela de arena sin adoquinar. El presidente de la Asociación de Vecinos Diana, Enrique A. Rodríguez, asegura que existen "hasta cuatro proyectos redactados" para esta sala, de la que "llevamos hablando desde el año 2000". Rodríguez admite mostrarse "desesperanzado" con respecto al proyecto y añade que ya sólo espera "que el Ayuntamiento confirme que no lo va a hacer, pero que dé la cara". Además, el presidente de la Asociación recuerda que el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, "asumió un compromiso con el barrio siendo aún oposición" cuando se presentó el último de los bocetos para la realización de esta sala, acerca del cual "tanto él como José María Bellido mostraron su apoyo incondicional". Posteriormente, en septiembre de 2012, asegura Rodríguez, "el alcalde prometió una reunión" con la vecindad para aclarar este tema, reunión de la que casi un año después no han tenido noticias. "Somos conscientes de cómo está la situación", explica el presidente de la Asociación, "pero habrá que buscar alternativas" como "una construcción más modesta, de envergadura menor".

Con respecto al otro proyecto pendiente, el pabellón deportivo, el problema es distinto. La construcción del edificio, planteada en abril de 2002 e iniciada en febrero de 2009, finalizó su última fase en mayo del año pasado. El pabellón, que será gestionado entre la Junta y el Instituto Municipal de Deportes, está pensado para funcionar como un centro de uso compartido entre los alumnos del instituto y la vecindad, tal y como se desprende del acuerdo al que se llegó inicialmente entre las dos administraciones competentes, la Junta y el Ayuntamiento. Esta práctica del uso compartido es "algo normal, por ejemplo, en los pueblos", comenta Rodríguez, por lo que no entiende que esté causando problemas en su gestión de cara a su puesta en marcha. En mayo se cumplió un año desde que las obras del pabellón finalizaron y a día de hoy continúa cerrado a falta de un convenio de gestión para mantener la instalación entre las dos Administraciones. Rodríguez asegura que "recientemente el Ayuntamiento ha mantenido conversaciones con la Junta para abrir el pabellón en jornada escolar y cerrarlo por la tarde mientras se aclaran". Al respecto, afirma que los vecinos "no vamos a tolerar que el pabellón no se abra para la vecindad, ni tampoco que permanezca otro curso más cerrado al alumnado".

Los vecinos del barrio se sienten "hastiados y descorazonados" con respecto al futuro del pabellón. Según Rodríguez, la asociación recibe constantemente la promesa de "ser informados" en todo momento de las negociaciones entre las Administraciones competentes, algo que no se concreta en nada. "Queremos que se ponga a funcionar ya", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios