Córdoba

Vecinos del Casco Antiguo denuncian "inseguridad" por la ocupación de pisos

  • Explican que unas familias instaladas en San Agustín y Costanillas amenazan a los residentes y forman escándalos nocturnos

Plaza del Huerto Hundido, una de las zonas en conflicto. Plaza del Huerto Hundido, una de las zonas en conflicto.

Plaza del Huerto Hundido, una de las zonas en conflicto. / josé martínez

Vecinos del Casco Antiguo denuncian el temor y la "inseguridad" que viven debido a la instalación de varias familias, que han ocupado una serie de pisos y casas del barrio de San Agustín y Costanillas. Debido a esta situación, las llamadas a la Policía son continuas y también el miedo que sufren los residentes por las amenazas y las actitudes "incívicas" que "truncan la normal convivencia".

Hace unos cinco meses que dichas familias ocuparon unos pisos en la calle Velasco. Poco a poco, según el presidente de la Asociación de Vecinos San Agustín, Rafael Soto, más familias han llegado a esta zona del Casco Antiguo, extendiéndose por la plaza del Huerto Hundido y las calles Simancas y Hornillo.

Aseguran que en el barrio "no se puede dormir" y que la zona se está deteriorando

Hace unas semanas, detalló Soto, hubo que llamar porque los okupas de un piso de Simancas querían "hacerse con el bloque entero, donde viven otras familias". Según relató, llegaron a sentarse a lo largo de toda la escalera como forma de inducir miedo a los vecinos. "Nadie se quería mover de su piso para que no se lo ocuparan", indicó, para añadir que "no podemos consentir que no tengas seguridad ni en tu propio piso". Además, también se han instalado en una casa abandonada que está en muy mal estado, "en ruina total", y "el miedo es que se caiga la casa y mate a alguien", señaló.

Desde que se instalaron estas familias "el barrio no puede dormir, esto es terrible", apuntó Soto, y el deterioro de la imagen de la zona ha sido progresiva. "Esto nos trae de cabeza; no sólo a la asociación de vecinos, sino a todos los residentes", aseveró. De hecho, "durante toda la noche los incívicos residentes campan a sus anchas sin que nadie les ponga coto, permitiéndose a altas horas de la madrugada y en plena calle, a escasos metros de las ventanas, cantar flamenco a viva voz, correr, gritar y discutir, generar todo tipo de molestos ruidos y golpes", manifiesta la nota que los vecinos del Casco Antiguo han difundido.

"Los habitantes de este hasta ahora reposado barrio sufren casi diariamente todo tipo de molestias, robos y agresiones verbales que truncan la normal convivencia", asevera la nota. "Los habitantes de este barrio se sienten absolutamente desamparados y desatendidos, habiendo surgido incluso la idea de organizar patrullas ciudadanas para hacer rondas nocturnas", agrega el escrito. Las zonas más afectadas son San Agustín, calle Montero y las Costanillas, donde los habitantes están "atemorizados" y "permanecen encerrados en sus casas intentando dormir con un ojo abierto ante la perspectiva de ser ellos los próximos afectados por el afán de apropiación de los bienes ajenos" de los okupas.

Por su parte, el delegado de Seguridad Ciudadana, Vía Pública y Presidencia del Ayuntamiento de Córdoba, Emilio Aumente, explicó que la Policía Local y la Policía Nacional han acordado tratar este asunto de forma conjunta en una reunión para intentar dar solución a este "complejo" problema vecinal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios