EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

La Universidad suspende de manera cautelar las jubilaciones anticipadas

  • El Tribunal de Cuentas abrirá diligencias preliminares sobre la convocatoria de siete instituciones académicas andaluzas · Más de 40 docentes piden dejar las clases

La Universidad de Córdoba (UCO) ha suspendido de manera "cautelar" la convocatoria de jubilaciones anticipadas para el próximo curso. La paralización del programa viene después de que el Tribunal de Cuentas haya informado a la Junta de que abrirá diligencias preliminares sobre los planes de jubilaciones incentivadas de las universidades de Almería, Sevilla, Cádiz, Granada, Huelva, Jaén y Córdoba.

Según la información a la que ha tenido acceso El Día, el Consejo de Dirección de la UCO comunicó a la plantilla docente la anulación de la convocatoria el pasado 6 de julio debido al anuncio hecho por el Tribunal de Cuentas. En esa misma información, la institución académica aseguraba que la UCO "tiene perfectamente fundamentada la posible responsabilidad contable por alcance" del citado documento del Tribunal de Cuentas. Es decir, que en cualquier caso la Universidad podría demostrar y justificar sus gastos de manera legal en el plan de jubilaciones voluntarias. Tras analizar la situación, desde el Consejo de Dirección de la UCO se volvió a enviar una nueva información al profesorado en la que anunció la ratificación de la suspensión del programa y que el rector de la institución académica, José Manuel Roldán Nogueras, va a consultar qué medida van a adoptar el resto de universidades afectadas y que sólo tienen dos opciones: retirar el programa de manera definitiva o introducir cambios.

El problema actual es que unos 40 profesores de la UCO han solicitado acogerse al programa de la jubilación anticipada para dejar de dar clases el próximo curso. Hasta la fecha, lo único que ha hecho la institución académica es ofrecer a los afectados la posibilidad de acogerse a la prejubilación "en los términos económicos que establece la legislación vigente", es decir, sin incentivos. La otra opción ofrecida por la UCO, según la misma información, es la "posible reincorporación a la docencia de un determinado número de profesores que, contando con su jubilación, no han sido considerados en los planes docentes aprobados por los departamentos". Sin embargo, esta última opción abre un nuevo problema a la Universidad, ya que debido a los recortes aprobados por el Ministerio de Educación los consejos de departamento han tenido que reorganizar sus horarios y repartir las clases del próximo curso sin contar con los profesores asociados -alrededor de un centenar- y ya están cerrados. Además, la aprobación de estos nuevos planes han provocado el rechazo de numerosos departamentos que han decidido no seguir las directrices del Ministerio de Educación y han rechazado no incluir a los profesores asociados.

A todo este se suma el hecho de que el profesorado que quiera acceder al programa de jubilación anticipada tiene de plazo para confirmar su solicitud hasta el próximo 31 de julio, por lo que el número puede incrementarse y abrir un nuevo problema a la UCO para repartir las clases del curso 2012-2013.

Los máximos responsables de la institución académica mantuvieron ayer un encuentro para abordar la situación y analizar los efectos de la suspensión del programa de jubilaciones anticipadas, además de los efectos que tendrá sobre los profesores que ya cobran estos incentivos. Según la misma información, no será hasta el 20 de julio cuando la UCO dé a conocer la decisión adoptada, es decir, si sigue adelante con la convocatoria -un programa que llevan a cabo 33 universidades de España- durante la celebración del consejo de gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios