Córdoba

Unieléctrica ya compensa en Córdoba al consumidor de fotovoltaica que "devuelve energía" a la red

  • Dependiendo del caso, una empresa pequeña podría llegar a ahorrar hasta 500 euros al año

Un trabajador instala paneles solares. Un trabajador instala paneles solares.

Un trabajador instala paneles solares. / El Día

La comercializadora de energías renovables Unieléctrica, con sede en Córdoba, ya puede compensar al cliente que tenga una instalación fotovoltaica para consumo propio y quiera rebajar su factura vertiendo a la red la energía producida que no utiliza. Con este nuevo servicio, la empresa se sitúa en el grupo de cabeza de las comercializadores que facilitan tanto los trámites como rebajas de la factura por el valor de lo vertido en la red por la energía excedentaria de sus paneles, según informa el jefe del departamento de Operaciones de la compañía, Rafael Aragón.

Por supuesto, para ello el autoconsumidor debe cumplir los requisitos que fija el Real Decreto 244/2019, que se desarrolló recientemente en un reglamento aplicable desde principio de mes y que beneficia a instalaciones con potencias inferiores a 100 kilovatios en viviendas, pymes e industrias.

En total, y por los permisos ya solicitados, podría hablarse de varios miles de instalaciones en España que podrían generar para la red hasta unos 459 megavatios, y que según los expertos y de seguir el incremento exponencial detectado, se convertiría en los próximos años en unos 3 gigavatios de potencia instalada.

De esta manera, quedan fuera de estos beneficios las instalaciones con más potencia de 100 kilovatios, así como las de autoconsumo sin excedentes o las de acogidas a compensación (exclusivo del autoconsumo compartido y que tiene otras fórmulas de compensación). En segundo lugar, los usuarios deben registrarse previamente y contar con una comercializadora que, como ya lo hace Unieléctrica, reembolse los excedentes devueltos a la red. Y por último, se debe disponer de un contador bidireccional, que registra tanto lo que el consumidor toma como lo que introduce en la red eléctrica.

Capítulo aparte, la empresa quiere recordar que "nadie se hará rico inyectando con sus recursos, con sus propios paneles fotovoltaicos de menos de 100 kilovatios de potencia, energía en la red, ya que la compensación solo afecta al consumo de energía y no a conceptos como el peaje de acceso, la potencia, impuestos y alquiler del contador". De hecho, lo más económico y rentable "es acertar en tener una instalación que la haga autosuficiente todo lo posible".

Pero ello no quita que sea muy respetable el ahorro que puede lograrse con el mecanismo ideado para que se reembolsen los excedentes, aclara Unieléctrica. Para hacer una idea, la empresa pone de ejemplo el caso de una pequeña explotación agraria que solo se surte de la red y consume en una factura 400 kilovatios: el coste de su recibo andaría por unos 83 euros. Si esa misma pyme tuviera unos paneles fotovoltaicos que le permitiera rebajar el consumo a 280 kilovatios y luego poner en la red 380 kilovatios de excedentes, se le descontaría prácticamente todo el coste de la energía consumida, con lo que se vería reducido también proporcionalmente el impuesto eléctrico. En la práctica, la factura se quedaría prácticamente en la mitad, lo que en un año supondría un ahorro de casi unos 500 euros.

El nuevo mecanismo desarrollado a partir del decreto 244/2019, "pese a tardar tanto en regularse y convertirse en una realidad, marca un antes y un después en el sector eléctrico y, en general, en la llamada transición energética, ya que, muy lejos del anterior impuesto al sol abre a los consumidores del país la posibilidad de contribuir, concienciarse y beneficiarse de un proceso en el que se apuesta por las energías renovables como parte de una revolución socioeconómica y medioambiental global", declaran.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios