Prevención

La UCO aprueba su plan de medidas preventivas frente al covid en la actividad presencial

  • La institución académica ha desarrollado varios protocolos para evitar contagios tras casos positivos durante el presente curso

Reunión telemática de los representantes. Reunión telemática de los representantes.

Reunión telemática de los representantes. / El Día

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Córdoba (UCO) ha aprobado el Plan de Medidas para la prevención y protección frente a la emergencia sanitaria por coronavirus en la actividad universitaria presencial. Previamente, el documento había recibido el respaldo unánime del Comité de Prevención de la UCO. Durante la sesión también ha sido aprobada la modificación del calendario académico para sustituir el carácter no lectivo y no laborable del día de apertura de curso por la fecha de creación de la Universidad de Córdoba, el 30 de septiembre.

Según ha explicado la institución académica, las medidas previstas serán de aplicación en todos los espacios de la UCO y para todas las actividades universitarias que se desarrollen durante el curso 2020-21. Éstas parten de la premisa de que todos los miembros de la comunidad universitaria están obligados a adoptar las medidas necesarias para evitar la generación de riesgos de propagación de la enfermedad.

El plan marca como principios básicos de prevención frente a al covid-19 el establecimiento en los centros universitarios de medidas de prevención personal, limitación de contactos, limpieza y ventilación, gestión de casos encaminadas a su detección temprana, aislamiento y contención de la transmisión mediante rastreo de contacto.

Por último, no podrán acceder a las instalaciones universitarias aquellas personas con síntomas compatibles con el virus, a las que se les haya diagnosticado la enfermedad y que no hayan finalizado el periodo de aislamiento requerido o las que se encuentren en periodo de cuarentena domiciliaria. La aplicación de estos cinco principios básicos deberá complementarse con medidas transversales. 

El documento establece el procedimiento que se deberá seguir para el personal que se encuadre en alguno de los grupos vulnerables para la enfermedad, así como para el estudiantado. En este colectivo, los estudiantes considerados incluidos dentro de los grupos vulnerables podrán acudir a su centro universitario, siempre que su condición clínica esté controlada y lo permita manteniendo unas medidas de protección rigurosas.

Asimismo, se deberá prestar especial atención al estudiantado con diversidad funcional o necesidades específicas de apoyo educativo, ya que pueden necesitar ciertas adaptaciones como acompañantes de apoyo y medios materiales o ayudas técnicas, que se facilitarán con los criterios de prevención adecuados.

Cada centro deberá contar con un Plan de actuación específico frente al covid-19, que se realizará acorde a sus características propias y a la tipología de los diversos tipos de enseñanzas y actividades, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Universidades y la Guía de Referencia para las Universidades de Andalucía para el curso 2020-21.

Dichos planes deberán incluir, al menos, medidas de prevención personal, para la limitación de contactos, medidas de higiene relativas a los locales y espacios encaminadas a reducir las posibilidades de transmisión del virus, gestión de casos sospechosos o positivos y un plan de contingencia que permita, en caso de que la situación sanitaria así lo requiera, un cambio masivo o inmediato a un sistema de docencia online. Igualmente, estos documentos deberán detallar los procedimientos para personas pertenecientes a grupos vulnerables, de actuación ante casos sospechosos o positivos y de medidas de actuación para facilitar el rastreo.

Asimismo, se instalarán códigos QR identificativos de cada puesto. Si se detecta un caso de un estudiante o trabajador afectado o posiblemente afectado, se indicará cuarentena al grupo de estudiantes que hayan estado en contacto estrecho o compañeros de trabajo, que compartan espacio físico. Dada la disparidad tan significativa entre el número de estudiantes por asignatura, la tipología de estas y las especificidades y requerimientos de algunas de ellas, cada centro dentro de las directrices fijadas por el protocolo de la universidad podrá adaptar este planteamiento. 

En el caso de la constatación de un número elevado de personas afectadas, cualquier decisión que tenga afectación general de un centro o de toda la universidad, deberá ser tomada conjuntamente por los responsables de la UCO y las autoridades responsables de la política sanitaria y de la política universitaria. 

La UCO contará también con una persona responsable global de la gestión de las actuaciones derivadas del covid-19 que se deberá coordinar con los responsables de cada centro, actuará como interlocutor con los servicios sanitarios a requerimiento de la unidad de salud pública correspondiente o por propia iniciativa cuando deba consultar algún asunto y deberá conocer los mecanismos de comunicación eficaz que se hayan establecido con los responsables sanitarios de su ámbito territorial.

Por último, el Consejo ha probado la modificación del Reglamento para la solicitud y gestión de proyectos internacionales que tiene como finalidad promover, facilitar e incentivar la internacionalización de la I+D+i y de los proyectos académicos en la UCO.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios