Cofradías

El Traslado al Sepulcro de Córdoba se desmarca del debate sobre los estatutos de la Agrupación de Cofradías

El Cristo de las Almas y la Virgen de la Salud y el Trapaso, durante su pasada salida procesional.

El Cristo de las Almas y la Virgen de la Salud y el Trapaso, durante su pasada salida procesional. / Juan Ayala

La prohermandad del Traslado al Sepulcro, tras la celebración este pasado fin de semana de la Octava del Corpus por las calles aledañas a la parroquia de la Consolación, ha decidido tomarse un descanso tras un exigente año en el que han podido incrementar el patrimonio de una corporación que amplió también su recorrido el pasado Sábado de Pasión tras realizar su estación de penitencia hasta la iglesia de San Fernando, en la Huerta de la Reina.

El Traslado al Sepulcro es una de las prohermandades que aspira a ser una hermandad de pleno derecho en un futuro no muy lejano. Pese a ello, prefiere no pronunciarse sobre el borrador del anteproyecto de los nuevos estatutos de la Agrupación de Cofradías de Córdoba, que sigue dando de que hablar entre las corporaciones cordobesas y que tendrá su punto y final en una asamblea el próximo 10 de octubre.

Aunque algunas de las prohermandades hayan formado un grupo y tengan prevista una reunión con la presidenta Olga Caballero y su directiva, el Traslado al Sepulcro se desmarca de esta cita porque "nuestra labor se circunscribe a nuestra parroquia". "Tenemos el máximo respeto por las decisiones y la labor que realiza a Agrupación de Cofradías", apuntan desde esta corporación.

"No estamos en ningún grupo y no tenemos que entrar en hacer ninguna valoración porque no estamos en ese ámbito", reconocen desde la prohermandad de la Colonia de la Paz, que mantiene su deseo de convertirse en una hermandad de pleno derecho, como ya informó este periódico el pasado 18 de marzo antes de su salida procesional del pasado Sábado de Pasión.

La hermandad del Traslado al Sepulcro cuenta con el Cristo de las Almas, que fue bendecido en abril de 2019 y es obra de José Antonio Cabello Montilla. Realizado en madera de cedro real con acabados de policromías al óleo es una talla que impone y que compone un grupo escultórico al que se añade Nuestra Señora de la Salud y el Traspaso, hechura realizada por el propio Cabello en 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios