Córdoba

El Reina Sofía alerta de los riesgos de la obsesión por estar moreno

  • Las consultas de Dermatología reciben cada vez a más pacientes con tanorexia, un síndrome que se caracteriza por que el broncearse se convierte en obsesión

El deseo desmesurado por estar moreno ha dejado de ser una obsesión para convertirse en una enfermedad: la tanorexia. Esta adicción a lucir bronceado ya sea tomando el sol al aire libre o en cabinas de rayos UVA se aparta de una cuestión puramente estética para convertirse en un problema de salud que, en el mejor de los casos, puede derivar en verdaderos problemas de piel, como son los melanomas.

A las consultas de Dermatología del Hospital Reina Sofía acuden cada vez más personas aquejadas con este síndrome, es decir, pacientes que no pueden parar de tomar el sol una vez que la piel ya está morena. El patrón de este trastorno -que aún no ha sido ampliamente aceptado por la comunidad médica- sigue el mismo comportamiento que adicciones como el alcoholismo o el tabaquismo, por lo que el abordaje psicológico puede ser fundamental.

El dermatólogo del Reina Sofía Rafael Jiménez Puya apuntó a El Día que es "muy difícil" que el paciente reconozca esta obsesión, aunque cuando se le interroga "nunca está satisfecho con el nivel de moreno conseguido".

El perfil de personas que padecen este síndrome responde al que una chica joven, que quiere estar bronceada durante todo el año y que para ello recurre a las cabinas de rayos UVA durante todo el año y a una sobreexposición solar cuando llega el verano. "Son personas que ya en Semana Santa o en Feria están muy morenas, pero que insisten en seguir cogiendo color hasta ponerse negras", reconoció el experto.

A pesar de que el síndrome no ha sido oficialmente descrito desde un punto de vista científico, existen síntomas que comparte la mayoría de los afectados, como son la ansiedad excesiva por no perder el tono ganado, la competencia entre compañeros para ver quién puede conseguir el bronceado más oscuro o la frustración crónica sobre el color de la piel, apuntó Jiménez Puya, quien alertó de las "graves" consecuencias que esta adicción puede crear en la piel. De hecho, gran parte de los melanomas -uno de los tumores más agresivos - tienen su origen en un exceso de rayos solares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios