Córdoba

El Reina Sofía incorpora una nueva unidad para los pacientes con ictus

  • Los profesionales atienden 11 casos en la primera semana

  • El Hospital reordena los circuitos de atención a los enfermos

Equipo integrante del servicio, que se ubica junto a las Urgencias. Equipo integrante del servicio, que se ubica junto a las Urgencias.

Equipo integrante del servicio, que se ubica junto a las Urgencias. / El Día

El Hospital Reina Sofía ha reordenado la atención a los pacientes de ictus, con la finalidad de depurar los circuitos e incrementar así la precisión y la rapidez en la administración de los tratamientos. La nueva unidad se ubica junto a las Urgencias, próximo al TAC; la zona dispone de hasta seis camas y cuenta con un neurólogo, ocho enfermeras, seis auxiliares y un celador en turnos de mañana, tarde y noche.

La Junta de Andalucía informó ayer de que los profesionales atendieron a 11 pacientes durante la primera semana de su puesta en marcha; tres de ellos revestían gravedad y el resto fueron casos leves. El Hospital Reina Sofía es unidad de referencia de ictus para Córdoba y Jaén en la aplicación de trombectomía, un servicio de 24 horas los 365 días al año. Al complejo sanitario se derivan todas las activaciones del código ictus que se producen en ambas provincias.

Los profesionales del Hospital Reina Sofía atienden cada año a unos 900 pacientes con ictus. Algo más de la mitad se suele tratar en fase aguda de la enfermedad y, de ellos, aproximadamente el 20% va a precisar tratamiento recanalizador. En esta línea, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Neurología, Juan José Ochoa, destacó que los pacientes más graves -siempre que los especialistas consideren que son candidatos para someterse a ello- podrán beneficiarse de los tratamientos endovasculares en las primeras horas tras sufrir el ictus. El neurólogo explicó que "la instauración de este tratamiento sin esperas ha cambiado la forma de actuar frente al ictus en fase aguda, ya que suelen ser devastadores clínicamente y ahora somos capaces de tratarlos obteniendo un importante beneficio clínico". En los últimos años se han realizado del orden de entre 130 y 150 trombolisis anuales.

Los casos de ictus han incrementado en los últimos años por factores como la obesidad, la hipertensión o el tabaquismo, pero sobre todo por el envejecimiento de la población y la mayor esperanza de vida. El 85% de los episodios se produce en mayores de 65 años. Pero la incorporación de los avances en este campo de la medicina ha posibilitado la mejora de los resultados en salud durante los últimos años para los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular agudo.

El ictus continúa siendo el problema neurológico grave más frecuente del mundo, ya que constituye la primera causa de mortalidad en las mujeres, la segunda en los hombres y supone la primera causa de invalidez permanente. Tiene una incidencia de 200 casos por cada 100.000 habitantes al año, es decir, en Andalucía más de 170.000 personas sufren un ictus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios