Área de Regeneración y Renovación Urbana

Las obras de rehabilitación de viviendas en el barrio del Santuario de Córdoba se extenderán hasta 2024

  • Las obras comenzarán a finales de 2022 tras los plazos de solicitud y de resolución de las subvenciones

  • El Ayuntamiento establecerá una oficina física en el barrio para ayudar a los vecinos en la tramitación

Salvador Fuentes y José María Bellido en el barrio del Santuario

Salvador Fuentes y José María Bellido en el barrio del Santuario / Juan Ayala

Las obras de instalación de ascensores y de mejora o sustitución de cubiertas en los bloques de viviendas del barrio del Santuario comenzarán a finales de este año 2022, una vez se cumplimenten los tres meses del plazo de solicitudes y los seis meses posteriores de evaluación y resolución, y se extenderán hasta el año 2024

Así lo ha confirmado este jueves el delegado de Urbanismo en Córdoba, Salvador Fuentes, quien junto al alcalde, José María Bellido, y el delegado del gobierno de la Junta, Antonio Repullo, se ha desplazado hasta las calle Poeta Antonio Gala para presentar un proyecto que viene cocinándose desde mediados de 2021 cuando el Ayuntamiento de Córdoba decidió proponer la zona del Santuario como Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU).

Con la publicación en el BOJA del 2 de febrero de la convocatoria de ayudas para la rehabilitación de viviendas en el ARRU del Santuario, queda abierto desde este jueves el plazo para rellenar los formularios de solicitud, vía online, por las comunidades de vecinos que quieran acceder a estas subvenciones.

Considerando el envejecimiento de la población de esta zona y su desconocimiento de los procedimientos digitales de tramitación, Fuentes ha declarado que el Ayuntamiento pondrá "solución a este problema" estableciendo una oficina de atención presencial en el barrio.

El proyecto está financiado con fondos europeos de los cuales el Ayuntamiento aportará un millón de euros, 2'5 millones y el resto la Junta de Andalucía que es quién lo gestiona. En total, 3'9 millones de euros de presupuesto para hacer frente a la "demanda histórica" de este barrio, ha declarado el alcalde.

Pero no les saldrá gratis a los vecinos. Las subvenciones para ejecutar las obras en los bloques cubrirán entre un mínimo del 67% y un máximo del 80% del coste total -en función de las circunstancias económicas más o menos favorables-, mientras que el restante lo deberán aportar los vecinos de cada bloque.

A razón de 50.000 euros como precio medio de lo que cuesta un ascensor en estos bloques, según ha confirmado Fuentes a este periódico, y en el caso de que la subvención cubra el máximo establecido (80%), los vecinos de estos bloques -de planta baja más tres- deberían hacer frente a un cantidad de 10.000 euros a dividir entre los propietarios. 

Una vez adjudicadas las subvenciones, tendrán que ser las propias comunidades de vecinos las que se responsabilicen de las obras dentro de sus propios bloques y, al pertenecer a los fondos europeos, se realizará un seguimiento por parte de las administraciones para que evitar retrasos en la ejecución de las obras.

Perímetro de actuación

La zona delimitada como ARRU abarca dos sectores que son el Santuario y San José Obrero. Así pues, visto sobre plano, el perímetro de actuación queda definido por Alonso Gómez Figueroa, la avenida Ministerio de la Vivienda, Señora de la Fuensanta, Calderón de la Barca y Virgen del Mar. Forma parte de las exigencias del proyecto ARRU que sólo permite actuar en un barrio de la ciudad, de ahí que esté tan "compactado", ha mencionado Fuentes.

42 bloques se podrán beneficiar de estas ayudas dando cobertura a 668 viviendas para la instalación de ascensores. De igual manera, se atenderán las obras de las cubiertas en otros 22 bloques con 348 viviendas, mediante la sustitución del amianto por placas tipo sándwich incorporando aislamiento térmico y, en los casos que sea posible mantenerlas por su estado se podrán contemplar obras de impermeabilización de las cubiertas actuales.

Confianza en cumplir los plazos

Entre la ilusión y la desconfianza han asistido algunos de los numerosos vecinos a las palabras de las autoridades a pie de calle. Manuel García, presidente de la Asociación de San José Obrero, ha reconocido "la alegría" que este acto supone, aunque tras las decepciones sumadas a lo largo de los años reconoce que "hasta que no se vean las obras terminadas, no nos lo creeremos".

Consciente de ello, Bellido ha querido transmitir un mensaje de "esperanza" comprometiéndose a cumplir los plazos de concesión de las subvenciones, que se ejecuten las obras y "se termine por completo este problema en este barrio". Además, el alcalde ha aprovechado para recordar la cuantía que desde Vimcorsa se destinan a la instalación de ascensores en diferentes puntos de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios