Sanidad

Quirónsalud Córdoba pone en marcha un programa de seguimiento neuropsicológico de neonatos

  • Se enfoca tanto en el desarrollo del niño como en la orientación y apoyo a la familia y persigue la detección precoz de signos de alarma

Las neuropsicólogas de Quirónsalud Córdoba Ana Belén Pistón y Marta Hernández. Las neuropsicólogas de Quirónsalud Córdoba Ana Belén Pistón y Marta Hernández.

Las neuropsicólogas de Quirónsalud Córdoba Ana Belén Pistón y Marta Hernández. / El Dia

El Hospital Quirónsalud Córdoba ha puesto en marcha un programa de seguimiento neuropsicológico de neonatos, con el fin de ofrecer "un abordaje integral del recién nacido, ofreciéndole también un seguimiento en su desarrollo psicoevolutivo desde su nacimiento hasta los seis años de edad", según han informado desde Quirónsalud Córdoba.

Este programa, que realizan las neuropsicólogas del servicio de Psicología Clínica, Ana Belén Pistón, y Marta Hernández, se enfoca tanto en el desarrollo del niño como en la orientación y apoyo a la familia, "ya que desde el nacimiento, la evolución del recién nacido está determinada por factores biológicos -el grado de madurez del recién nacido, familiares, vinculación y estado emocional de los padres-, y ambientales -acogimiento en un ambiente favorecedor-.

Así, desde Quirónsalud Córdoba han apuntado que el programa persigue, a modo de prevención, la detección precoz de signos de alarma y así poder llevar a cabo una posterior actuación que minimice los déficits encontrados y potencie el máximo desarrollo del pequeño. La primera revisión se produce entre la tercera y cuarta semana de vida del pequeño, con el objetivo de conocer la adaptación tras el alta y realizar una valoración neuropsicológica del desarrollo del recién nacido.

Durante el primer año de vida se deben realizar dos o tres revisiones para identificar posibles señales de alarma, mientras que el segundo año las revisiones son semestrales y a partir de los tres años, las revisiones son anuales hasta los seis años.

Asimismo, ofrece la posibilidad de integrarse en un programa de estimulación temprana, donde se desarrolla una intervención directa con el niño mediante la realización de actividades desde su nacimiento hasta los seis años. Además, los niños que presentan un desarrollo atípico, se benefician de iniciativas de intervención en pequeños con patología neuropsicológica, que les proporciona una estimulación adecuada para la adquisición de las habilidades específicas deficitarias.

Para conocer el grado de madurez de los niños se emplean diferentes escalas y pruebas de cribado, que permiten detectar la existencia de posibles anomalías y obtener así su índice de desarrollo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios