turismo | los nuevos alojamientos

Pisos turísticos: Con la burbuja en los talones

  • Córdoba empieza a vivir lo que ya ocurre en ciudades como Sevilla Madrid o Barcelona, donde los precios de los alquileres se han disparado por esta nueva modalidad

Un joven mira anuncios en el escaparate de una inmobiliaria Un joven mira anuncios en el escaparate de una inmobiliaria

Un joven mira anuncios en el escaparate de una inmobiliaria / Jordi Vidal

En un edificio del casco histórico de la ciudad uno de los vecinos de la vivienda contempla perplejo cómo un inquilino se pasea en calzoncillos y descalzo por las zonas comunes sin pudor alguno. No es la primera vez que sucede. Viene ocurriendo con bastante frecuencia. Los paseos en ropa interior, las molestias ocasionadas por fiestas y el quebranto de la normal convivencia se han convertido en el pan nuestro de cada día en muchas ciudades turísticas como Córdoba desde que viviendas de un bloque determinado se utilizan con esos fines turísticos. Lo curioso de esta situación es que a veces quien gestiona dicho arrendamiento no es el propietario del inmueble, sino la persona a la que se lo tiene alquilado, que saca un gran provecho económico del piso sin autorización de su dueño y sin licencia alguna que ampare la actividad.

Situaciones de este tipo se van convirtiendo poco a poco en una constante en el centro de la ciudad aunque bien es cierto que aún no al ritmo que está sucediendo en la vecina Sevilla, en Barcelona o en Madrid, lugares donde se habla ya de la amenaza de la burbuja del alquiler al haberse disparado el precio de los mismos por culpa de las viviendas para fines turísticos. En esas ciudades existen bloques que se han convertido prácticamente en hoteles donde todas sus viviendas son turísticas y en las que sus propietarios ganan cuatro, cinco y hasta seis veces más si arriendan el inmueble a un visitante ocasional que a un inquilino de larga estancia. Un estudio elaborado por el portal HomeAway referido a 2017 sobre las ganancias que puede obtener un propietario de viviendas vacacionales en Andalucía concluye que Sevilla es la ciudad donde el propietario obtuvo un mayor ingreso mensual por alquilar su vivienda a usuarios de ese portal de internet (2.838 euros). Por el contrario, Cádiz es el destino andaluz donde se ganó menos (1.775 euros). Tras Sevilla se situaron Málaga (donde un propietario pudo llegar a ganar al mes hasta 2.775 euros), Granada (2.763 euros) y Córdoba (2.005 euros al mes), cantidades todas ellas a años luz de las arrojadas por un alquiler convencional, por lo que los propietarios se empiezan a decantar por el arrendamiento de sus pisos para fines turísticos, como el dueño del piso que un joven -que prefiere no dar su nombre- tenía alquilado con su familia hasta hace unos meses en el Alcázar Viejo. "Llevábamos cuatro años viviendo en ese piso, el arrendatario me cobraba 400 euros al mes de alquiler y de repente me subió 50 euros más; luego me dijo que lo iba a subir mucho más porque le rentaba más si lo dedicaba a vivienda turística, lo que obligó a que nos tuviéramos que marchar", relata el joven, quien insiste en que su caso no es aislado, que se ha ido repitiendo en Alcázar Viejo. "La zona de San Basilio se ha ido poco a poco dedicando a alquileres turísticos, se va despoblando de propietarios", matiza.

"El casco histórico de la ciudad no se puede convertir en un parque temático del turismo en el que se le ponga a la gente muy difícil vivir. Tenemos que ver y debatir qué modelo de ciudad queremos, porque nos puede llegar a ocurrir lo que ocurre ya, por ejemplo, en la madrileña plaza de Santa Ana, donde ya sólo el 14% de sus residentes son vecinos habituales tras haberse dedicado la mayor parte de los pisos que la conforman a alojar turistas", sostiene el presidente de la Asociación de Empresarios de Hospedaje de Córdoba (Aehcor), Manuel Fragero, quien apunta que existe un vacío legal en la norma de la Junta respecto a las viviendas de uso turístico, "ya que no queda claro el límite que diferencia si los ingresos obtenidos por ese tipo de alquiler, que no tiene nada que ver con el de los apartamentos turísticos, pueden ser un complemento de renta o un negocio. Creemos que no están pagando los impuestos que deberían por esa actividad que están llevando a cabo y eso es una especie de competencia desleal", sostiene. Fragero denuncia asimismo que hay aproximadamente unas 1.500 viviendas turísticas en Córdoba que no figuran en el Registro de la Junta de Andalucía y que por tanto son ilegales -según las contabilizadas por la asociación en distintas páginas web en las que se ofertan- e insiste en que parte del 11% de la caída del pasado mes en el índice de ocupación hotelera en Córdoba se debe a los apartamentos y viviendas turísticas.

"Está claro que cuando el uso residencial y el turístico han de convivir en un mismo bloque suelen surgir problemas, como nos cuentan que está ocurriendo en Sevilla nuestros compañeros de esa ciudad. Y esa convivencia se está iniciando ya en Córdoba, no quizás aún en la zona de la Judería, pero sí nos consta que en la zona de Santa Marina y en otras partes del Centro, como es el caso de un ático cercano a Gran Capitán", destaca la presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Córdoba, Mercedes Romero.

"Obviamente, para que una vivienda pueda ser usada legalmente para fines turísticos debe estar inscrita en el registro que ha habilitado para ello la Consejería de Turismo; y si los inquilinos molestan al resto del vecindario, se le debe exigir al propietario de la vivienda que no lo permita", apunta. Romero insiste en que la manera de impedir que en un bloque haya apartamentos turísticos es haciéndolo constar en los estatutos de su comunidad de propietarios. "Como es algo nuevo, los estatutos de las comunidades de vecinos no lo suelen prohibir, para que lo prohiban hay que cambiar esos estatutos, algo que sólo es posible con la unanimidad de todos los propietarios", relata. De hecho, en otras ciudades como Sevilla numerosas comunidades de vecinos se están actualmente planteando un cambio estatuario para impedir el alojamiento de visitantes ocasionales. "En el momento en el que uno se oponga, no se pueden alterar los estatutos", refiere. Ante tal situación, en otros colegios de administradores de fincas como el sevillano ya han encontrado una solución que le puede servir a Córdoba, la aplicación de un reglamento de régimen interno que establezca unas normas básicas para el uso de las zonas comunes y de la convivencia, un reglamento que lo redacta la comunidad de vecinos y la junta de propietarios lo aprueba por mayoría, sin necesidad de que exista unanimidad.

El delegado provincial de Turismo, Francisco Alcalde, puntualiza que los datos de inscripciones reflejan la importancia de este tipo de alojamiento en Córdoba, "poniendo de manifiesto que era totalmente necesario la legalización de dicha figura. El año 2017 fue especialmente importante y así lo reflejan los datos, siendo más paulatino el número de inscripciones en lo que llevamos de año, debido a la regulación de gran parte de esta planta alojativa durante el año anterior", relata.

"En el último año los alquileres en la zona Centro se pueden haber disparado hasta en un 40% en el caso de los apartamentos turísticos y hasta en un 20% en pisos que no son de uso turístico", relata Maribel Blázquez, de la Inmobiliaria Alfonso XIII, quien destaca que en el Centro un alquiler de un piso convencional cuesta una media de 500 euros al mes "si tiene uno o dos dormitorios, luego si hablamos de tres dormitorios puede llegar a una media de unos 700 euros". Blázquez insiste, no obstante, en que "aún se nota poco, pero está claro que se nota algo, eso que está ocurriendo en otras ciudades en las que el precio del alquiler de las viviendas de uso turístico está disparando el precio de los alquileres convencionales en general". La responsable la Inmobiliaria Alfonso XIII defiende que hoy en día en Córdoba es más rentable comprar un piso y asumir una hipoteca que arrendarlo.

Según los datos del Índice Inmobiliario Fotocasa.es el precio medio del alquiler en Córdoba subió un 1,4% en Córdoba hasta situarse en 6,56 euros por metro cuadrado de vivienda. Y según se desprende del estudio Radiografía del Mercado del Alquiler 2018, realizado por Alquiler Seguro, el mercado en Córdoba -una de las provincias de España con menor número de viviendas regularizadas destinadas al alquiler (19.139)- está más o menos equilibrado entre la oferta y la demanda. El informe destaca que, a nivel nacional, la oferta del alquiler es insuficiente para el crecimiento de la demanda experimentada, lo que provoca tensión en el mercado, "aunque aún no hay burbuja inmobiliaria en el sector".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios