“Queremos ampliar la cartera de servicios para fortalecer aún más la Traumatología”

Miguel Ángel Aguayo. Jefe de Traumatología del Hospital San Juan de Dios

Tras 17 años trabajando en el centro, el especialista asume la responsabilidad de dirigir uno de sus servicios más punteros históricamente y que acapara el 38% de las intervenciones totales

Miguel Ángel Aguayo, delante de la entrada principal al Hospital San Juan de Dios.
Miguel Ángel Aguayo, delante de la entrada principal al Hospital San Juan de Dios. / Juan Ayala

Miguel Ángel Aguayo acaba de ponerse al frente del servicio de Traumatología del Hospital San Juan de Dios. El especialista conoce bien el centro ya que lleva 17 años trabajando en él y también sabe la importancia que tiene la Traumatología en su historia. De hecho, es el hospital de referencia para los cordobeses en ese ámbito. Prueba de ello es que de las 11.833 intervenciones quirúrgicas que se realizaron en 2018, 4.510 fueron de esta especialidad. Esto supone el 38% del total.

–¿Qué planes tiene para el servicio de Traumatología?

–Hay determinadas patologías que no hacemos y me gustaría hacer una actualización para ponernos al orden del día de lo que es la Traumatología. Por otro lado, quiero mejorar las patologías que ya hacemos.

–¿Qué quiere incorporar?

–Queríamos empezar con la artroscopia de hombro, que ya la tenemos muy avanzada, pero hay que darle más cabida. El servicio puede evolucionar más en eso. Luego, incorporar las patologías nuevas que vayan surgiendo conforme veamos la demanda de la sociedad cordobesa.

"La intención es subespecializar para que cada profesional tenga su rango de campo"

–Las operaciones de Traumatología suponen el 38% del total de las que hace el hospital. Ponerse al frente de este servicio debe ser una gran responsabilidad.

–Por supuesto. Históricamente una base muy importante del Hospital San Juan de Dios ha sido la Traumatología. Eso no lo queremos perder y, es más, queremos aumentar la cartera de servicios para fortalecer aún más la especialidad.

–¿En qué se reflejará esa ampliación de la cartera de servicios?

–En la Traumatología y Ortopedia pediátrica tenemos un pequeño talón de Aquiles que queremos cubrir. Ahora mismo está en un nivel iniciático y los que la llevamos somos los que históricamente nos hemos hecho cargo de ella. Entonces, quiero incorporar a un traumatólogo infantil que se dedique solo y exclusivamente a la Ortopedia. Esto supondrá una mejora del tratamiento de las patologías que se dan en Traumatología pediátrica y Ortopedia. La intención es hacer una subespecialidad para dar un mejor tratamiento. Igual que esto, hacerlo con el hombro, la cadera... Es decir, la intención es subespecializar aún más la Traumatología para que cada especialista tenga su rango de campo y ahí poder ser más actuales y específicos en el tratamiento. Mi idea es dedicarnos por subespecialidades y ser punteros en cada una, como cadera y rodilla, hombros, en pie, donde siempre hemos tenido muy buenas referencias por el doctor Juan López-Laserna... ¿Cómo conseguimos eso? Dedicando personal de nuestro servicio a cada ámbito, manteniéndonos en lo que somos punteros.

–¿Cómo es la Traumatología que se hace en San Juan de Dios?

–Estamos volcados en hacer una Traumatología y Ortopedia muy eficiente y estar al día en la especialidad. Tanto en artroscopia de hombros, prótesis de cadera y de rodilla, ligamentoplastia y tratamiento del pie estamos en un nivel óptimo que hay que mantener. A su vez, vamos a mejorar otros aspectos. Yo estoy muy interesado en traer un traumatólogo infantil porque puede ser beneficioso tanto para la sociedad como para el hospital.

El doctor Aguayo, en su consulta.
El doctor Aguayo, en su consulta. / Juan Ayala

–¿Cuáles son las intervenciones que más se realizan?

–Fundamentalmente artroplastia (prótesis) de rodilla y de cadera, ligamentoplastia y patologías del miembro superior, sobre todo de hombros. La Traumatología es muy variable dependiendo de épocas: hay veces que tienes más fracturas de muñeca, otras más fracturas de húmero...

–Usted es experto en lesiones deportivas. ¿Qué atención da el hospital en ese sentido?

–Nos llegan lesionados de muchas sociedades deportivas, por ejemplo alpinismo, montañismo, ciclismo, natación y fútbol indirectamente. En Medicina Deportiva estamos al día para tratar ese tipo de lesiones.

–Con estas subespecialidades que quiere implantar, los profesionales tendrán que profundizar aún más en su formación.

–Por supuesto. Lógicamente estamos pendientes de cada curso tanto a nivel nacional como internacional. Recientemente hemos ido a San Antonio para uno de hombro. Cuando surge algún curso de actualización de Medicina Deportiva, patología de cadera, de rodilla... mandamos a los profesionales que se dedican más a esa subespecialidad para que se sigan formando.

–¿Hacia dónde se dirige ahora mismo la Traumatología?

–Actualmente va encaminada al tratamiento cada vez más de las lesiones tanto traumatológicas como ortopédicas para que los pacientes se incorporen a su vida diaria en el menor tiempo posible. Y, sobre todo, con la máxima funcionalidad dependiendo del tipo de lesiones. Intentamos caminar hacia la excelencia: dar a la sociedad el mejor y más rápido tratamiento posible.

Lo último