cruz conde 12

Justicia para Medina Azahara

  • Distinción. La designación de la ciudad califal como Patrimonio de la Humanidad la pone en el lugar que le corresponde tras el olvido al que estado sometida por las administraciones

Turistas en el yacimiento de Medina Azahara. Turistas en el yacimiento de Medina Azahara.

Turistas en el yacimiento de Medina Azahara. / jordi vidal

Mucho tiene que cambiar la situación -y esperemos que no pase- para que Medina Azahara no sea declarada hoy Patrimonio Mundial de la Humanidad. El yacimiento arqueológico es único en el mundo, uno de los de mayor extensión y testimonio vivo de la parte más importante de la historia de Córdoba y de Al-Ándalus. Y Medina Azahara ha sido desde hace tiempo la gran olvidada del patrimonio cordobés. Desde las administraciones hasta la propia ciudadanía que ha vivido casi siempre de espaldas a este conjunto arqueológico, por no hablar de los saqueos o de las construcciones ilegales alrededor de la ciudad califal. Sólo basta recordar algunas de las ideas más polémicas que se escucharon en el sector parcelista, que llegó a decir que Medina Azahara les estaba invadiendo a ellos. Increíble pero cierto.

Es inexplicable, insisto, que el conjunto arqueológico haya permanecido en el olvido y que las administraciones, las mismas que ahora abrazan la bandera de #EstoyConMedina, hayan sido parte de los culpables de que el reconocimiento se haya retrasado antes. Intereses y apuestas de la Junta de Andalucía por otros monumentos relegaron durante demasiado tiempo a la ciudad califal.

Llama la atención la poca implicación de la Delegación de Turismo en el proceso

Pero es hora de, sin olvidar todo eso, mirar hacia adelante y celebrar que Medina Azahara ocupe por fin el lugar que le corresponde y que esa pasión por el yacimiento se traduzca en inversión, promoción y mejora de una de las joyas del mundo. La distinción de la Unesco, de hecho, implica la responsabilidad de mantener, de investigar, de proteger y de cuidar un monumento que ahora se abre desde a Córdoba a toda la humanidad.

Mucho se hablará de ahora en adelante de los retos, compromisos y obligaciones que se deben adquirir con Medina Azahara y del papel que todos deben jugar. Es conveniente, por tanto, que este espejismo de apoyo y difusión de la ciudad califal no se quede en Baréin, sino que sirva para el despegue definitivo de un monumento con un nivel de visitas muy por debajo de su verdadero potencial.

Aunque el expediente y el trabajo para la declaración de Medina Azahara se ha liderado desde la Junta de Andalucía, lo cierto es que el Ayuntamiento tiene -y debe tener- un papel también protagonista. No son pocas las tareas que se pueden impulsar desde lo local, empezando por las ansiadas mejoras de los accesos al yacimiento. Demasiado tiempo lleva ya coleando la propuesta de que el servicio de autobuses de Aucorsa tenga una línea con parada en el conjunto arqueológico, un acuerdo que parece que está ya más cerca y que depende del área de Movilidad. Sin duda, sería un gran respaldo para incrementar las visitas, no sólo de los turistas sino de los propios cordobeses de la capital y la provincia.

También se puede impulsar desde el Ayuntamiento y la Diputación la promoción de la ciudad califal, clave para mejorar la cifra de visitas y, sobre todo, de noches de hotel. Siempre se ha dicho que la estancia mínima es el gran caballo de batalla del sector y se ha puesto mucho el foco en la puesta en marcha de productos nocturnos. Pero, ¿y si damos a los viajeros muchas más propuestas de día para que no le quede más remedio que pernoctar en la ciudad?

Llama la atención, por tanto, que una distinción como ésta, que está ligada a la cultura pero también de manera directa al turismo, el papel de la Delegación de Turismo del Ayuntamiento haya sido más que discreto. Aunque esta experiencia se haya liderado, por lógica, desde la Junta de Andalucía, se ha echado de menos algo de implicación del Imtur, al que por el momento no se le conoce ninguna propuesta de futuro una vez que Medina Azahara logre la designación de Patrimonio de la Humanidad. Será que todavía colea el éxito de Ríomundi o que las vacaciones están a la vuelta de la esquina y hay que dejar tareas para septiembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios