Moda

Juana Martín pone a Córdoba de moda en la Alta Costura de París

  • La diseñadora presenta su última colección 'Córdoba, Patrimonio de Moda', inspirada en la Mezquita, Medina Azahara, los Patios y el Casco Histórico

Desfile de Juana Martín en Medina Azahara. Desfile de Juana Martín en Medina Azahara.

Desfile de Juana Martín en Medina Azahara. / Juan Ayala

La diseñadora cordobesa Juana Martín ha presentado en el margen de la Semana de la Moda de París su colección Córdoba, Patrimonio de Moda, inspirada en los rincones más famosos de la ciudad, cargada de volantes, volúmenes y pedrería. 

Martín, que lleva varios años mostrando sus nuevas creaciones en París, decidió sacar partido a la recomendación de la Federación francesa de Alta Costura y Moda de no organizar desfiles en vivo y puso su ciudad natal en el centro de la tendencia. 

En el vídeo, retransmitido en redes sociales, los famosos patios cordobeses se transformaron en vestidos, de cortes asimétricos y decorados con volantes, con trajes de gitana o de noche, y tops combinados con pantalones blancos fluidos. 

A las puertas de la Mezquita, las modelos, convertidas en columnas, visten diseños rectilíneos en tonos neutros con apliques metalizados. Lazos y volantes destacan sobre la simplicidad del vestido, con una manga globo o una exagerada cola. 

En la Plaza del Potro varias creaciones blancas con finos volantes superpuestos parecen adornadas con pétalos de flores. 

Los minivestidos resaltan en contraposición a las voluminosas mangas y hombreras levantadas, y los vestidos largos con discreta cola, se abren hasta el muslo. 

La Mezquita aparece en el vídeo desde sus espectaculares puertas exteriores, pero también en el colorido Patio de los Naranjos y en su interior, que contrasta con la luz de los colores de Martín. 

Los escenarios elegidos por la modista fueron los cuatro lugares de Córdoba designados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: la Mezquita, el Casco Antiguo, los Patios Cordobeses y Medina-Azahara, que sirven a Juana Martín como fuente de inspiración. 

"Están grabados a fuego en mi ADN", dice Martín sobre estos escenarios. La cordobesa transformó en vestidos el blanco de las luces de Medina Azahara, el negro de "la intimidad del rezo en la Mezquita" y el llamativo color de la buganvilla tan característica de los Patios Cordobeses. 

Martín ha colaborado con el Ayuntamiento de Córdoba y la Delegación de Turismo de la ciudad y ha usado de reclamo los rincones más célebres Córdoba, vaciados ahora de turistas por la pandemia. 

Las prendas han estado acompañadas por las joyas de la firma Facet, creadas especialmente para este particular desfile, que añadió brillo a la colección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios