Entrevista
  • El exjugador del Córdoba CF regresa al barrio donde pasó su adolescencia para exaltar en sus fiestas sus “valores y su humanidad” y que también le ha enseñado una forma de vida

Juan Rafael Fuentes, pregonero de la Velá: “Nunca cambiaría Córdoba por nada; aquí se puede vivir muy bien”

El exjugador del Córdoba CF Juan Rafael Fuentes. El exjugador del Córdoba CF Juan Rafael Fuentes.

El exjugador del Córdoba CF Juan Rafael Fuentes. / Miguel Ángel Salas

Escrito por

· Lourdes Chaparro

Redactora

Se ha enfrentado al reto del folio en blanco para escribir el que será el pregón de la Velá de laFuensanta, para cuya elaboración ha pedido ayuda a su madre, que sigue viviendo en este barrio. El exjugador del Córdoba CF Juan Rafael Fuentes (Córdoba, 1990) ha sido el elegido por el Ayuntamiento para hacer la tradicional exaltación de esta fiesta en honor a una de las patronas de Córdoba que se celebra de nuevo tras la pandemia del coronavirus. Evita avanzar datos sobre su pregón, que ha hecho, según dice, con toda humildad, y reconoce que entre la huevá y la sardiná se queda con la primera.

–¿Qué supone ser el pregonero de la Velá de la Fuensanta?

–Para mí es un orgullo. Cuando recibí la llamada por parte del Ayuntamiento para que hiciera el pregón me dio mucha alegría. Creo que es bonito que uno pueda expresar de manera pública los sentimientos, los valores que has adquirido en el barrio y todos los años de adolescencia. Estoy muy contento y muy orgulloso. Al final uno tiene la responsabilidad de dar el pregón y expresarse de la mejor manera para intentar llegar a esas personas que vayan a verlo y siempre hay nervios. He jugado al fútbol toda la vida y siempre he tenido nervios. Creo que eso es hasta bueno.

–¿Cómo ha preparado el pregón?, ¿le ha costado trabajo?

–Me ha llevado tiempo hacer el pregón porque he tenido que preparar lo que quiero expresar a la gente de mi barrio y a toda la que acuda. Pero tengo una cosa muy clara: lo he hecho desde el corazón, desde mi humildad, desde mi realidad de vida y, la verdad es que lo he hecho con mucho cariño.

–¿Y qué vamos a poder escuchar en su pregón el próximo 7 de septiembre en la plaza del Santuario?

–Pues va a ir sobre mis vivencias allí, anécdotas con mis amigos, anécdotas de lugares en los que he pasado tiempo. Mejor esperar a escucharlo.

Un momento de la entrevista. Un momento de la entrevista.

Un momento de la entrevista. / Miguel Ángel Salas

–Ha hecho referencia antes a los valores del barrio de la Fuensanta, ¿cuáles son?

–Para mí, el barrio de la Fuensanta tiene los valores de la humildad, del trabajo y la constancia; con esos valores se puede ir a cualquier sitio.

–¿Qué recuerda de su vida en el barrio?

–Me fui a la Fuensanta con ocho o nueve años y antes estaba cerca porque fui a la guardería de la Virgen de la Fuensanta. Los recuerdos que tengo son muy bonitos, de tardes con los amigos, de crecer junto a un barrio que te ha enseñado valores, que te ha enseñado una forma de vida y, como te he dicho antes, a vivir en la humildad, con buenas personas. Es un barrio muy trabajador y muy constante. Eso al final es muy bonito porque, como siempre digo, las cosas con esfuerzo y sacrificio se pueden conseguir. Es verdad que uno siempre no llega a todo lo que quiere en la vida, pero creo que la línea de trabajo tiene que ser esa.

–¿Cambiaría algo del barrio de la Fuensanta?

–Mi etapa allí ha sido buena, no sé en qué formato cambiaría algo.

–Ahora vive en la zona de la Magdalena, ¿encuentra diferencias?

–Mi forma de vida es diferente porque yo he pasado toda mi adolescencia en el barrio de la Fuensanta, he creado allí mis amigos. Aunque ahora vivo cerca, la verdad es que resido en la Fuensanta porque mi madre vive allí y estoy con los niños en el colegio y muchos amigos viven allí.

–Y de la feria de la Fuensanta, ¿qué recuerdos conserva?

–Siempre recuerdo que mi madre nos llevaba a la feria y ahora lo hago yo con mis sobrinos. Siempre íbamos, echábamos el día allí y nos montábamos en los cacharritos, y nos compraba la campanita. Eso ahora lo hacemos nosotros con mis dos sobrinos. Siempre vamos y pasamos el día. Son tradiciones que pasan de generación en generación. Lo que yo hacía hace veinte años, ahora lo seguimos haciendo con mi hermano, mis sobrinos y mi madre. Es verdad que me he perdido algunos años porque he estado jugando fuera. Esta feria es diferente a la de mayo, pero tiene su entidad. La hacemos en un barrio y no puede tener la misma dimensión que la que se hace en El Arenal. Pero tiene sus cosas para los niños, para los adultos, diferentes espectáculos… Yo creo que es bastante acogedora; es muy bonita.

–Ha vivida fuera de Córdoba durante unos años por su profesión, ahora a su regreso, ¿cómo ha encontrado la ciudad?

–Sí, he vivido en ciudades más grandes, como Barcelona, pero para mi Córdoba siempre ha sido especial, además de por mi nacimiento aquí, siempre le he guardado cariño. Siempre jugando fuera, cuando hay compañeros que he tenido y se han ido a otros sitios a vivir o han dicho que les gustaría vivir en otro sitio, yo siempre he dicho que no. Siempre he sido de Córdoba y de mi familia porque soy muy familiar y me gusta estar cerca de los míos; siempre he tenido claro que nunca cambiaría Córdoba por nada. Aquí se puede vivir muy bien, tienes una gran variedad de cosas y, para mí es un sitio acogedor.

–Regresó a Córdoba desde la ciudad de Nottingham por la lesión que sufrió en el equipo Nottm Forest.

–Cuando llegué allí lo que más echaba de menos era el clima porque es muy diferente al de aquí y la comida también. Me vine por una lesión que me impedía seguir en el fútbol, tenía claro que quería residir aquí, y por eso me encuentro aquí y se están cumpliendo las expectativas.

–Tras aquella lesión volvió a Córdoba como jugador de fútbol retirado. ¿A qué se dedica ahora?

–Ahora mismo tengo una escuela de fútbol en el colegio Cervantes en el que estudié y, prácticamente paso mi día a día allí.

El pregonero de la Velá de la Fuensanta de 2022. El pregonero de la Velá de la Fuensanta de 2022.

El pregonero de la Velá de la Fuensanta de 2022. / Miguel Ángel Salas

–¿Y ha encontrado buena base futbolística allí?

–Lo que digo siempre es que los niños tienen que disfrutar, que vivan el deporte para que, al final, te sirva de nexo de desconexión del día a día de los estudios, de las clases de inglés o de otro tipo de metodología. Nos tenemos que centrar en el hecho que los niños cuando son pequeños tienen que disfrutar.

– Tienen que disfrutar pero a veces las familias increpan a los árbitros o al entrenador cuando sus hijos no juegan. ¿Cómo afronta esas situaciones?

–Soy bastante claro con eso. Desde el inicio suelo tener una reunión con los padres y el que me conoce sabe de la forma que soy. Con los pequeños nos tenemos que basar en el respeto, que es lo primero que tiene que haber. Si un niño está en el campo y nosotros no estamos respetando al árbitro o a nosotros o incluso el entrenador no está respetando al niño, ese niño está escuchando y creamos unos malos valores para él.

–¿A cuáles se refiere?

–Lo que tengo claro es que además de aprender futbolísticamente un pase o un control, también hay que aprender unos valores educativos, como el respeto o el compañerismo. Cuando hablo con los padres siempre les digo que ser un buen futbolista profesional es muy difícil y lo tenemos que tener claro, es una gota en un vaso de agua. Pero está claro que si educamos a los niños con unos valores, estos le van a servir siempre para lo que tú desarrolles en tu vida. Si desde pequeño aprendes que al llegar por la tarde a un entrenamiento hay que decir buenas tardes al entrenador, parece una tontería, pero si lo asimilas dentro de ti, cuando seas adulto y llegues a tu trabajo, eso lo tendrás dentro. Creo que son cosas bonitas que no se pueden perder. Al final, es la seña de una persona.

–Supongo que lo dice por propia experiencia

–Totalmente. Mi madre me ha enseñado unos valores desde pequeño y a día de hoy solo tengo palabras de agradecimiento porque me ha formado como una persona totalmente humilde, respetuosa y siempre me ha dicho las cosas de frente, no te alaba el gusto. Por ejemplo, llegaba de un partido le decía que no había jugado un partido y ella me decía que tenía apretar y entrenar más fuerte porque al día siguiente ella tenía que ir a trabajar y tenía esforzarse. Parece que son tonterías, pero son realidades de la vida y con el paso del tiempo al final dices eso de cuánta razón tenía mi madre. Eso es algo que todos decimos.

–¿Se ve en Córdoba por largo tiempo?

–Sí, la verdad es que sí. Mi intención es no volver a irme.

–¿Cuál es su rincón favorito de Córdoba?

–Si tengo que decir uno, me quedo con la Mezquita porque es un sitio que me gusta y su zona. Me gusta ese envoltorio que tiene de cultura, sus calles, pasear por allí… En Córdoba tenemos otra forma de ser más alegre que allí.

–La pregunta es inevitable, ¿cómo ve al Córdoba CF esta temporada?

–La verdad es que lo veo muy bien. Creo que el año pasado se hicieron bien las cosas y se consiguió ese ansiado ascenso que todos queríamos. Este año ha hecho una buena pretemporada y creo también que ha hecho muy buena plantilla. Pero son muchos partidos y no se puede decir nada a principio de temporada, pero sinceramente hemos empezado muy bien la liga y le deseo mucha suerte y que consigamos ese ascenso a Segunda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios