Córdoba

La ITV no entiende de crisis y realiza más de 240.000 inspecciones

  • Los defectos más frecuentes en los vehículos son el alumbrado y la señalización, seguido de los frenos · El 65,5% de los controles realizados son a turismos

La crisis económica no ha pasado factura por la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y lejos de reducir el número de controles, éstos han aumentado. Según los datos facilitados por la delegada de Economía, Innovación y Ciencia, Sol Calzado, el número de estos controles se ha incrementado en un 3,4% en los primeros nueve meses de 2010, con respecto al mismo periodo del año pasado. En concreto, en este tiempo, las seis ITV que hay en la provincia han realizado 241.723 inspecciones, por los 233.767 que se registraron entre enero y septiembre de 2009.

Pasar la ITV es una obligación para cualquier propietario de un vehículo. Se trata de un mero trámite administrativo que no se prolonga más de tres cuartos de hora desde que el usuario llega a las dependencias, presenta los papeles administrativos, realiza el circuito y los técnicos hacen la evaluación correspondiente.

Los datos indican también que, de todos los controles, 190.718 correspondieron a primeras inspecciones -el 78,1%-, mientras que las 51.445 restantes se llevaron a cabo en segundas o sucesivas inspecciones "como consecuencia de no haber superado de forma favorable el primer examen", apuntó Calzado.

La delegada reconoció también que a pesar de que pasar por la ITV es una obligación para cualquier propietario de un vehículo, "hay muchas personas que van a la revisión tras haber pasado antes por un taller mecánico". Indicó que en los últimos años muchos propietarios de "vehículos particulares acuden a la ITV antes de salir de viaje" para comprobar que todo está correcto. A su juicio, este comportamiento "es una garantía" para todos los conductores e incidió en que pasar la ITV "es una obligación y una garantía de seguridad en la carretera".

En este mismo periodo, el 65,5% de las inspecciones se realizaron a turismos y el 22,3% a vehículos de menos de 3.500 kilos, puesto que el 90% de las matriculaciones corresponden a este tipo de vehículos. El 10% restante de matriculaciones corresponde, según los mismos datos, a autobuses, camiones remolques y semirremolques. En los últimos tres años, las ITV han realizado una media de 236.089 inspecciones anuales.

Los defectos más frecuentes que se hacen presentes en estas inspecciones son fallos en el alumbrado y la señalización, seguido de los frenos. En concreto, entre enero y septiembre de este año el defecto grave que se ha detectado con mayor frecuencia en los vehículos ha sido el de alumbrado y señalización, al registrarse un 21,5% de casos; en segundo lugar se encuentran problemas en los frenos, con un 19,16%, mientras que en tercer lugar están los problemas de ejes, suspensión y neumáticos, con un 18,2%.

El precio medio de cada inspección es de 40 euros y es el mismo en toda Andalucía. Las tarifas se publican cada año en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía. Cuando un vehículo no pasa la primera inspección y tiene que volver a pasarla, ésta segunda revisión no tiene coste alguno para el propietario. La ITV, además, no tiene carácter sancionador y son los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado los que tienen la competencia sancionadora y pueden multar hasta con 500 euros a quien no la haya realizado en su fecha. Si el defecto es leve, el conductor se puede llevar su vehículo y repararlo sin tener que volver a pasar. En el caso de que el fallo sea grave, el propietario tiene que corregirlo en un plazo de tiempo determinado por los técnicos y regresar a la ITV para pasar de nuevo el examen. Los fallos muy graves obligan a la inmovilización inmediata del vehículo, pero en ningún momento se sanciona al propietario.

Los vehículos con una antigüedad de hasta cuatro años están exentos de pasar esta revisión, aunque a partir del cuarto año de vida útil deben pasar la ITV cada dos años.

El grado de cumplimento de los vehículos -el porcentaje que corresponde a los que deben pasar la inspección y acuden para la realización de la ITV- varía según el tipo de cada uno. Los datos facilitados por la Junta corresponden a 2008 y 2009 y señalan que ese grado se ha incremento en un 8%, al pasar de un índice de cumplimiento del 77% en 2008 al 85% del año pasado. El grado de ejecución ha aumentado, sobre todo, en las motocicletas, pasando del 48% registrado en 2008 a un grado de cumplimiento del 58% en 2009. Los vehículos agrícolas también han experimentado un notable crecimiento, al pasar del 67% de hace dos años al 73% de 2009.

Los centros que realizan más inspecciones en la provincia son los dos ubicados en la capital -en concreto, en el polígono industrial de la Torrecilla-, seguidos de las de Lucena, Baena, Pozoblanco y Peñarroya-Pueblonuevo. La plantilla de todas las ITV asciende a 95 personas. En total y, según los mismos datos, hay media docena de jefes de estación, otros seis técnicos, 65 inspectores-verificadores y 18 administrativos.

Esta media docena de oficinas no son las únicas que están habilitadas en Córdoba, ya que según destacó Calzado, los conductores también cuentan con una ITV móvil para ciclomotores, que "se desplaza hasta los municipios más alegados". A ésta se suma otra ITV reservada para la maquinaria agrícola y que trabaja "según los periodos de cosecha en Córdoba, Sevilla y Jaén", señaló.

Una de las novedades que se ha introducido con la última reforma es que los conductores deben acreditar que están al corriente del pago del seguro obligatorio. Otra prueba de fuego para los vehículos, tanto diésel como gasolina, son las emisiones contaminantes. Los técnicos de cualquier ITV consideran que ésta última es una prueba importante para evitar la emisión de gases perjudiciales a la atmósfera.

Pasar la ITV se ha convertido en una garantía total de seguridad a tenor de los datos del último estudio elaborado por el Instituto de Seguridad Vial de los Vehículos Automóviles Duque Santomauro de la Universidad Carlos III de Madrid. El informe indica que estas revisiones evitan 400 víctimas mortales al año y cerca de 12.000 heridos de distinta consideración, así como cerca de 8.500 accidentes. El estudio afirma también que si este 15% de vehículos que se saltan la revisión la llevaran a cabo en el momento correcto se producirían anualmente 1.500 accidentes menos, mientras que habría 2.000 heridos menos y las víctimas mortales en carretera bajarían en 75 personas. El documento señala también que más de tres millones de vehículos fueron rechazados el año pasado en la inspección técnica por no reunir las condiciones mínimas de seguridad para circular o por emisiones elevadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios