Córdoba

El Hospital Reina Sofía diagnostica al menos cuatro casos de esclerosis múltiple al mes en Córdoba

  • La incidencia de la enfermedad es de 100 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone que en el hospital cordobés atiendan a unas 900 personas

Cadena humana realizada por la Asociación Cordobesa de Esclerosis Múltiple. Cadena humana realizada por la Asociación Cordobesa de Esclerosis Múltiple.

Cadena humana realizada por la Asociación Cordobesa de Esclerosis Múltiple. / El Día

Comentarios 0

Hasta hace 20 años los estudios indicaban que la incidencia de la esclerosis múltiple era de entre 40 y 60 casos por cada 100.000 habitantes, unas cifras que se han duplicado. En este sentido, el neurólogo del Hospital Reina Sofía Eduardo Agüera explica que en los últimos años esta especialidad se ha hecho más accesible, hay más concienciación familiar para que se consulte ante cualquier síntoma, han mejorado la asistencia y las técnicas diagnósticas a la vez que hay más tratamientos.

Esto ha hecho que “cada vez se investiguen más los síntomas de los pacientes y se diagnostiquen muchos más”. En ese sentido, el doctor asegura que “hemos pasado a tener casi 100 casos por cada 100.000 habitantes”, lo que supone que en la unidad del Reina Sofía atiendan a unas 900 personas. Cada mes se diagnostican en torno a tres o cuatro pacientes, “tirando para abajo”.

El primer contacto con el especialista suele ser por un síntoma neurológico o aislado de una parte del cuerpo, casi siempre no dolorosa, como puede ser, por ejemplo, una pérdida de visión, de fuerza en una mano o de sensibilidad en medio cuerpo, entre otros. Son síntomas que aparecen una vez y que posiblemente desaparezcan en dos o tres semanas.

La labor de las asociaciones de pacientes es fundamental para dar atención extrafarmacológica

“Como se quitaban, antes los afectados no acudían al médico, por lo que los diagnósticos llegaban en fases más avanzadas”, sin embargo “ahora se diagnostican de forma más fácil porque hay más acceso a la sanidad y más concienciación social”, expone Agüera.

Uno de los problemas de esta enfermedad es que altera la calidad de vida del paciente, un concepto que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se refiere a la salud física del sujeto, su estado psicológico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales, así como su relación con el entorno.

Es por ello que el abordaje de la esclerosis múltiple debe ser multidisciplinar. Es decir, no solo se debe atender el aspecto farmacológico, sino que se “necesitan muchísimos otros tratamientos y profesionales” como fisioterapia, atención psicológica o enfermería para educarse con los tratamientos y manejarse con los síntomas.

“Actualmente en la Unidad de Esclerosis Múltiple del Reina Sofía intentamos dar lo máximo”, pero no se puede atender a la gran cantidad de enfermos que hay en la provincia. En este aspecto tienen un papel fundamental las asociaciones de pacientes, que actúan “donde no llegamos” en el ámbito extrafarmacológico. “No hay que descuidar todos los aspectos que requiere esta patología”, concluye Agüera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios