Córdoba

Empiezan las catas de la Biblioteca, que tiene presupuesto desde 2005

  • La labor arqueológica es el paso previo a la culminación del proyecto final en los jardines de 'Los Patos' · El Estado no ha comenzado el proceso para contratar la obra

Comentarios 12

Un grupo de operarios ha comenzado ya los trabajos necesarios para llevar a cabo las catas arqueológicas de la futura Biblioteca del Estado. Se trata de la primera vez que se realizan labores sobre el terreno de una infraestructura cuya ubicación se acordó en el año 2005 y que ya se reflejaba en los Presupuestos Generales del Estado de esa anualidad. Desde entonces y hasta ahora, la iniciativa, liderada en su momento por la ex ministra Carmen Calvo (PSOE), acumula ya un notable retraso como consecuencia de problemas a la hora de la transmisión del suelo -que era de propiedad municipal-, así como de la propia gestión realizada por el Gobierno, que pretendía tenerla inaugurada a finales del año próximo, un objetivo que es del todo inalcanzable.

Hasta que no se culminen las catas arqueológicas y no se defina cuáles son las afecciones reales de la ubicación elegida no se podrá terminar el proyecto de ejecución, que es el documento técnico que permite poner en pie el edificio. Estos trabajos fueron licitados en noviembre de 2007 (a Carmen Calvo le dio tiempo de anunciar su futura publicación en el Boletín Oficial del Estado) pero lo cierto es que, hasta el momento, el Estado sólo dispone de un anteproyecto del edificio, realizado por el despacho de arquitectura Paredes y Pedrosa.

En el caso de que el inmueble pudiera empezar a construirse durante el próximo año, la nueva Biblioteca del Estado no estaría operativa hasta la anualidad del 2011, siempre que el proceso de licitación se desarrolle sin sobresaltos. El grado de maduración de la iniciativa ha impedido que comiencen los trámites precisos para construir el edificio, que actualmente se encuentra valorado en 12 millones de euros, cifra que podría modificarse en función de los resultados que ofrezca la investigación arqueológica.

El desarrollo de las catas hará que los defensores de la rosaleda de los jardines de la Agricultura se lleven las manos a la cabeza. Existen voces dentro de la ciudad que han criticado que el proyecto, que se desarrolla en el punto del parque que linda con la Avenida de América, altere de una forma tan significativa una buena porción de la zona verde.

Los defensores de la ubicación del proyecto aseguran, mientras tanto, que la Biblioteca permitirá que se conjuguen en Los Patos usos de esparcimiento y sociales. Además, se indica que la rosaleda puede ser trasplantada (de hecho, lo será en una zona más central) y que es la parte del jardín menos utilizada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios