SECRETOS VETERINARIOS

Emergencias veterinarias

  • Recomendaciones para momentos en los que los dueños de las mascotas se ven en situaciones angustiosas, como la ingesta accidental de un medicamento o un veneno

Emergencias veterinarias Emergencias veterinarias

Emergencias veterinarias / El Día

Todas las personas que tenemos animales sabemos que hay momentos a lo largo de la vida de nuestra mascota en la que vivimos momentos tensos y asustadizos, en los que nos arrepentimos de no haber estudiado veterinaria para poder salir de tal angustiosa situación. Hoy quiero compartir una serie de consejos básicos ante situaciones que se nos pueden dar en cualquier momento y en las cuales no tenemos ningún veterinario cerca que nos pueda ayudar:

Picadura de oruga o procesonaria del pino

Muchas son las personas a las que le gusta salir con sus mascotas a pasear y disfrutar del campo durante los meses de enero, febrero o marzo, y más concretamente a zonas de pinos. El caso es que hemos perdido de vista a nuestro animal durante unos minutos, pero vuelve con la boca llena de saliva espesa blanca e intentando rascarse con todo lo que se le permite. Posiblemente, a tu animal de haya picado un oruga o procesionaria.

Lo primero que deberíamos de hacer, si hemos sido precavidos, es lavar la boca con abundante agua en la zona más cercana, ya sea playa, río o agua corriente alguna, siempre intentado no tocar directamente la lengua de tu animal sin algún tipo de protección, ya que la misma sustancia de la oruga que ha pasado a la lengua de tu animal podría pasar a tu piel y originar una intensa y profunda sensación de dolor y quemazón.

Hay muchos propietarios de mascotas que han vivido esta desagradable sensación de que a su animal le haya picado una oruga y que incluso llevan con carácter preventivo en el bolsillo comprimidos de Prednicortone o similares, previo asesoramiento veterinario, para dárselo justo después de haberle lavado la boca al animal, con el fin de intentar salvar el daño en la lengua que la sustancia tóxica de la oruga le podría generar.

Una vez realizado el primer auxilio, se recomienda ponerse en contacto con su veterinario, para poder realizar una valoración mas detallada del posible efecto en la boca de la mascota, ya que en casos muy intensos de daños severos, la picadura podría causarle efectos irreversibles en la lengua, que impedirían incluso, poder realizar algo tan vital, como comer.

Ingesta accidental de medicamentos o venenos

Muchos animales –sobre todo los cachorros– que están experimentando constantemente su fase de curiosidad, son capaces de ingerir algún tipo de medicamento olvidado en la mesita de noche o incluso que haya caído al suelo por descuido del propietario y que cuando nos hemos dado cuenta ya es tarde para sacarlo de la boca del animal.

Lo primero que debemos hacer es llamar al veterinario de urgencias y comentarle el nombre de la pastilla que ha ingerido nuestro animal, para poder así realizarse un estudio más exacto del daño que le podría originar de no actuar cómo es debido. En segundo lugar, debemos facilitarle el vómito a nuestro animal, si la pastilla ha sido ingerida antes de los cinco o diez minutos próximos, ya que si desconocemos cuándo ha sido ingerida la pastilla, de nada sirve que el animal vomite, ya que el medicamento se encontraría absorbido y en el torrente sanguíneo.

La mejor forma para provocar el vómito a tu animal es introduciendo de forma pura o parcialmente diluida al 50% agua oxigenada, (entre 5 ml y 15 ml, según peso). De esta forma, entorno al minuto o dos minutos, el animal comenzará a vomitar y con suerte, soltará la pastilla o pastillas ingeridas.

Un vez que hemos solventado de carácter inmediato el problema, debemos ponernos en contacto con nuestro veterinario para poder hacer una revisión completa del animal y, si fuera necesario, realizar una analítica de sangre, ya que en muchos casos hay medicamentos ingeridos que pueden tener un carácter dañino para órganos importantes internos. Si no se coge a tiempo, los daños podrían ser letales para el animal.

Resumiendo un poco nuestra publicación de hoy, quería decir que, independientemente de que actuéis como veterinarios por un día y creáis que el animal está fuera de peligro gracias a esa vuestra actuación, siempre es bueno que acudáis al veterinario de referencia para que él descarte los daños colaterales que pudiesen venir al cabo de los siguientes días.

Debido a que mi siguiente publicación se realizará el domingo día 30 de diciembre, no quería despedirme sin antes desearos unas Felices Fiestas, de parte de todo el equipo de VitalVet y recordad que estamos en la barriada de la Zona Zoco, en avenida de Guerrita, local 34, frente a la iglesia Álvaro Beato. Feliz Navidad y no olviden ser felices.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios