El Campo en Córdoba

La Diputación trabajará en la mejora genética de la cabaña provincial de raza caprina florida

  • La medida se llevará a cabo a través del uso de técnicas de reproducción asistida y la transferencia de tecnología al sector

Instalaciones del Centro Agropecuario Provincial. Instalaciones del Centro Agropecuario Provincial.

Instalaciones del Centro Agropecuario Provincial. / El Día

La Diputación de Córdoba y la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Caprino de Raza Florida (Acriflor) trabajarán conjuntamente en la “mejora genética de la cabaña caprina” de la mencionada raza, presente en la provincia cordobesa, a través del Depósito de Sementales Selectos de esta raza caprina ubicado en el Centro Agropecuario Provincial de la propia institución provincial.

Así se recoge en el convenio, al que ha accedido Europa Press, cuya rúbrica ha confirmado ya el Pleno de la institución provincial, y en el que se ha previsto cumplir la finalidad descrita mediante la “utilización de técnicas de reproducción asistida y la transferencia de tecnología al sector”.

La consecución de este objetivo se abordará a través del empleo de “técnicas de inseminación artificial” y, para ello, “se hará uso del Centro de Recogida y Evaluación de Esperma de Pequeños Rumiantes (Código Comunitario ES-04-02-OC)”, ubicado en el mencionado Centro Agropecuario Provincial.

Corresponde a la Diputación de Córdobala elaboración de las dosis seminales”, las cuales “se aplicarán en campo a las ganaderías acogidas a Acriflor por el personal técnico” de la institución provincial. Además y siempre y cuando las necesidades para el desarrollo del sector y del convenio así lo aconsejen, la Diputación pondrá a disposición del convenio animales propios con destino al depósito de sementales.

Por su parte, la asociación Acriflor aportará al Depósito de Sementales aquellos sementales adecuados a sus fines específicos y colaborará en la coordinación con las ganaderías acogidas, para la aplicación de las dosis seminales.

Se constituirá una comisión de seguimiento para velar por una adecuada realización del convenio, que tendrá una vigencia de cuatro años de duración y, precisamente, al final de cada año se realizará una memoria conjunta donde se recojan las actuaciones desarrolladas y resultados obtenidos en cada una de ellas. Una vez finalizado el convenio, se emitirá un informe final conjunto por duplicado, con una copia para cada parte, estableciendo los resultados y conclusiones a que se lleguen.

También prevé el convenio que los datos e informes obtenidos durante la realización de los proyectos conjuntos, así como los resultados finales, tendrán carácter confidencial. Los resultados susceptibles de protección mediante patentes u otras formas de propiedad industrial o intelectual serán titularidad de ambas partes.

La raza caprina florida es una raza autóctona del Valle del Guadalquivir de principios del siglo XX

La raza caprina florida es una cabra lechera autóctona del Valle del Guadalquivir que data su origen a principios del siglo XX. En la década de los 80 del pasado siglo se definió y consolidó esta raza y se produjo una expansión muy importante de la misma, basada fundamentalmente en la compra de gran cantidad de chivas y sementales por parte de ganaderos en la zona de origen de la raza, así como del rebaño experimental creado en un principio por la Universidad de Sevilla, continuando posteriormente la Diputación de Córdoba y el Departamento de Producción Animal de la Universidad de Córdoba (UCO).

Se trata de animales de un comportamiento tranquilo, actitud linfática y fácil ordeño, con unos pesos vivos en los machos de 80 a 120 kilos y en las hembras un valor medio de 70 kilos. Su color es moteado en blanco sobre fondos rojos, o en fondo sobre fondo blanco. También se admite igual combinación con pelos blancos y negros.

En la actualidad se encuentran ganaderías de raza caprina florida en todas las provincias de las comunidades autónomas de Andalucía y Extremadura. También existen rebaños dispersos en otras regiones. La cabra florida fue recogida por primera vez en el Catálogo Oficial de Razas del Ministerio de Agricultura en 1997 como raza en peligro de extinción. En la actualidad y debido al espectacular aumento de sus censos se ha solicitado al Ministerio su paso a raza de fomento. El censo actual inscrito en el Libro Genealógico supera las 20.000 reproductoras, y se estima que fuera del libro puede haber otras 100.000 reproductoras aproximadamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios