Crisis de los precios del aceite de oliva Las cooperativas se desmarcan de cualquier movilización olivarera sin unidad de acción

  • El aceite de oliva está ahora un 40% más barato que hace un año y los precios no han dejado de caer en los últimos meses

Proceso de llenado de recipientes de aceite en una almazara. Proceso de llenado de recipientes de aceite en una almazara.

Proceso de llenado de recipientes de aceite en una almazara. / El Día

El sector olivarero continúa en pie de guerra por la caída de los precios del aceite de oliva. En este contexto, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía –federación representativa de 385 entidades oleícolas en la región– además de insistir en esa “enorme preocupación ante la situación de precios por la que atraviesa el sector”; pone en valor “el trabajo que se viene realizando de manera especialmente intensa en los últimos meses, el cual comienza ahora a dar sus frutos”; y manifiesta que no apoyará “actos reivindicativos que no pasen por la unidad de acción visualizada el pasado 29 de mayo en Jaén. Esa protesta –a la que acudieron uno 6.000 olivareros de toda Andalucía– estuvo convocada por Cooperativas Agro-alimentarias, las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA y el colectivo de almazaras Infaoliva.

Los olivareros, llegados de toda Andalucía, exhibieron músculo en la que fue la primera gran protesta de un calendario de acciones más amplio, que incluye reuniones con las administraciones y más movilizaciones en la calle. Sobre todo, hacen hincapié en la necesidad de que los gobiernos estatal y autonómica, junto a las autoridades europeas, pongan en marcha mecanismos que garanticen una renta justa para el productor.

Entre las medidas que reclama el sector figuran la actualización de los precios de desencadenamiento del almacenamiento privado con la aplicación del supuesto de “graves perturbaciones del mercado”; y la puesta en marcha de la extensión de norma a través de la Interprofesional del Aceite de Oliva, en la que está todo el sector. Se trata de un mecanismo de regulación que supondría hacer obligatoria la retirada de aceite de oliva en campañas excedentarias a favor de campañas deficitarias. El Gobierno negocia con Bruselas la autorización para su aplicación.

Igualmente, los agricultores reclaman la lucha contra la venta a pérdidas y contra la “banalización” del aceite de oliva como producto reclamo por parte de la gran distribución. Y también la adecuación de la Ley de la Cadena Alimentaria, que “simple y llanamente no funciona”, ya que “hay desequilibrios entre el productor y el consumidor”, con bajada de los precios en origen “más de un 40% en un año” sin que se note en los lineales.

En este sentido, los olivares recuerdan que el precio del aceite comenzó a caer a primeros de marzo de 2018 y, desde entonces y “sin justificación” de mercado alguna, no ha remontado, comprometiendo los márgenes de rentabilidad de los olivareros. Según diferentes estudios, los costes de producción se sitúan en los 2,70 euros por litro de aceite. Los productores piden al Gobierno que combata de verdad la venta a pérdidas y que se deje de usar al aceite como producto reclamo. Para ellos, la prueba de que la reciente ley no funciona es precisamente el hundimiento de los precios.

Cooperativas Agro-alimentarias ha señalado que, en defensa del sector, la organización ha mantenido frecuentes encuentros con sus cooperativas, así como con almazaras del resto de España y otros grupos oleícolas de la región, “a fin de adoptar acuerdos con el mayor consenso posible”. Igualmente, y a través de Cooperativas Agro-alimentarias de España, la federación se ha reunido con el Ministerio de Agricultura, única Administración con competencias en la defensa, ante Bruselas, de los mecanismos de autorregulación que unánimemente respalda el sector.

La federación recuerda que, actualmente, se trabaja con la Administración central “en distintas opciones que permitirían acomodar la oferta a la demanda, dentro de la más estricta legalidad, aprovechando los mecanismos previstos en la normativa comunitaria. Entre ellas, una opción para la autorregulación obligatoria, en virtud de la aplicación del artículo 210 de Reglamento 1308/2013, vía extensión de norma a través de la Interprofesional del Aceite de Oliva. La segunda de las opciones posibilitaría el almacenamiento voluntario en base al artículo 209 del mismo Reglamento, articulándose a través de organizaciones de productores y sus asociaciones (OP y AOP)”.

Esta última posibilidad fue respaldada de forma unánime en la reunión mantenida por las cooperativas este mismo mes “y, de seguir progresando las gestiones, podría ponerse en marcha en cuestión de semanas. Desde Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, estos avances son el resultado de la unidad de acción del sector, la cual se pide retomar en pro del futuro de los olivareros andaluces y de toda España”, han sentenciado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios