Córdoba

Desescalada Córdoba: Los juzgados de lo Social se preparan para el desconfinamiento sin recursos tecnológicos

El titular del Juzgado de lo Social 3 de Córdoba, Antonio Jesús Rodríguez. El titular del Juzgado de lo Social 3 de Córdoba, Antonio Jesús Rodríguez.

El titular del Juzgado de lo Social 3 de Córdoba, Antonio Jesús Rodríguez. / El Día

La Justicia en Córdoba, y en prácticamente toda la comunidad autónoma andaluza, ha quedado paralizada como consecuencia de la crisis del coronavirus. Esto no quiere decir que jueces, procuradores o letrados hayan echado el freno a su actividad, ya que han seguido trabajando en la medida de lo posible.

Sin embargo, los medios tecnológicos que permiten que dicha maquinaria siga adelante, a pesar de las condiciones actuales, no son los mejores posibles. Sindicatos y funcionarios ya lo han denunciado, tanto como han advertido de que poner el sistema a andar tras toda esta parálisis va a ser harto complicado.

Hace pocos días, el juez decano de Córdoba, Miguel Ángel Pareja, ya advertía de dichas dificultades. Y, ahora, el titular del Juzgado de lo Social 3 de Córdoba, Antonio Jesús Rodríguez, analiza el estado de su jurisdicción, así como todo lo que se presenta por delante, carencias incluidas.

Rodríguez ha analizado todo esto a través de un esclarecedor hilo a través de su cuenta personal en Twitter (@antoniojrod72), donde ha desgranado parte por parte "cómo estamos preparando muchos de los juzgados de lo Social el trabajo que vendrá tras esta crisis sanitaria del covid-19. Lo que está hecho y lo que no, explicando causas y responsables", según relata en uno de los tuits.

El magistrado ha explicado que, durante el confinamiento, todas las sentencias están puestas y notificadas por canal Lexnet (un sistema de gestión de notificaciones telemáticas), a la espera que se levanten los plazos para recursos, pero, sin embargo, no están las notificaciones por correo ordinario. Y es que, ha lamentado Rodríguez, "también en notificaciones la Administración de Justicia se quedó en el siglo XX".

En cuanto a aquellos juicios que se han suspendido durante este confinamiento, todos están ya reorganizados, pero como ha apostillado el juez, se está a la espera de confirmar la llegada de refuerzos para asumir toda esa actividad.

Otra de las medidas que se han podido llevar a cabo es el registro de demandas, no así sus diligencias o decretos. La razón, como ha lamentado Rodríguez en consonancia con lo expresado por la Administración estas semanas, "falta de teletrabajo en personal funcionario". Y es que, en este sentido, el magistrado ha querido resaltar que "la justicia no se ha parado por el covid, se ha parado por falta de inversión en medios tecnológicos".

Lo mismo que ocurre con las demandas ocurre con los escritos y es que, ha insistido Rodríguez, "el personal funcionario quiere trabajar desde casa, pero a diferencia de otras administraciones, en Andalucía no ha sido posible darles teletrabajo".

Precisamente la búsqueda del teletrabajo también ha centrado parte de los esfuerzos de estos trabajadores, ya que, según este magistrado, "estamos trabajando funcionarios y jueces con letrados y graduados para implementar juicios por videoconferencia". Pero, obviamente, "sin expediente judicial electrónico y sin acceso a él por abogados/procuradores/graduados, difícilmente triunfará", a lo que ha añadido que no existe coordinación institucional para poner en marcha todo esto.

Asuntos preferentes

La lentitud con la que a veces se enfrentan en la Administración de Justicia no es, ni mucho menos, algo nuevo. Por esto mismo, el juez de lo Social ha hecho referencia al real decreto del estado de alarma, donde se habla de asuntos preferentes y urgentes. "Que sepan que en la mayoría de los juzgados de lo Social", ha recordado Rodríguez, "lo urgente es 2021 y lo ordinario 2022 o 2023". Por lo tanto, considera que hablar de esto es papel mojado", al tiempo que ha advertido de que "esos y peores serán los tiempos sin un plan de refuerzo" que, de momento, no existe.

Por lo tanto, ha resumido Rodríguez, los juzgados de lo Social se enfrentan ahora a un triple reto: sacar lo suspendido, seguir celebrando lo ya programado y asumir lo que entre. "Y ello con recursos a tramitar, demandas por admitir y escritos sin proveer", ha añadido.

"Cómo veis, jueces, lajs y funcionarios hemos hecho lo q hemos podido. Lo que no se ha podido hacer, no ha sido por falta de recursos humanos, lo que faltan son recursos técnicos", ha lamentado Rodríguez, quien ha pedido además inversión en tecnología.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios