Córdoba

Coronavirus en Córdoba: El bar que servía por la cochera, fiestas en pisos y otros incumplimientos del aislamiento

Un coche policial recorre el centro de Córdoba. Un coche policial recorre el centro de Córdoba.

Un coche policial recorre el centro de Córdoba. / Juan Ayala

Un bar de Fátima que servía copas por la cochera, una vecina del Sector Sur pillada cuando paseaba al perro por el Hipercor o una runner joven que no pudo resistirse a su carrera diaria en el circuito del Cola Cao. Las duras restricciones del estado de alarma decretado por el Gobierno central como cordón sanitario contra el coronavirus están agudizando el ingenio o poniendo a prueba a quienes se resisten a quedarse en casa.

Pero la Policía Local se muestra implacable, como lo evidencia la estadística de denuncias, apercibimientos y cierres de establecimientos ordenados en la última semana. De acuerdo a los datos que cada jornada aporta el Ayuntamiento, son una veintena los bares y comercios clausurados, mientras que las denuncias impuestas suman 137 hasta este domingo.

Hay multitud de historias, muchas de ellas delirantes, entre ellas la de un bar de Fátima que se las ingenió para servir las copas por la cochera. En apariencia, el local estaba cerrado, pero los parroquianos habituales seguían rondando la zona. "Lo tenían muy bien montado", han explicado fuentes de la Policía Local, que han informado de que estos días trabajan prácticamente a demanda. Esto es, de acuerdo a las llamadas habituales que están recibiendo por parte de los propios vecinos que, aseguran, son muchas. Hay un confidente detrás de cada ventana, un gran hermano que desde los balcones vela por que sacar al perro no se convierta en una ruta de senderismo.

Así se ha denunciado, por ejemplo, a una vecina del Sector Sur pillada con su mascota detrás del Hipercor. O a un hombre en Virgen de los Dolores que, dividiendo la basura en pequeñas bolsas, había convertido la rutina de ir al contenedor en una tabla de gimnasia. Este mismo sábado, ha sido multado un paseante por el Bulevar del Gran Capitán, y un joven que visitaba a su novia en El Naranjo, actitudes todas que incumplen el rígido código del estado de alarma.

En la avenida de Cádiz, los agentes sorprendieron a un grupo mientras celebraba una fiesta en un piso. "Tenían musicón y estaban en el balcón con los móviles. Había ocho y allí vivían cuatro", explica un policía. Unos estudiantes también fueron cazados de fiesta en un piso de Ciudad Jardín. Y cuando cruzaba la Puerta del Puente fue sancionado un vecino del Campo de la Verdad con un carrito de la compra en el que llevaba únicamente una botella de vino.

Otro caso: en los jardines de Fidiana, dos bares entraron en una especie de competición para ver cuál incumplía más. "Parece que se picaron. Uno servía desayunos, el otro también. Uno tiraba cerveza, el otro también", narra otro agente. 

El domingo, la entrada en vigor del estado de alarma pilló a decenas de turistas en la ciudad. Algunos optaron por recluirse en los hoteles, pero otros no pudieron resistirse a salir a conocer la ciudad. Entre ellos, tres extranjeros que por la mañana fueron a correr. La primera patrulla los sorprendió en Fray Albino y les conminó a volver a su hotel, el Eurostars Palace. En el camino de regreso, fueron apercibidos por otras dos patrullas: una vez en el puente de San Rafael y otra en Conde de Vallellano.

La Policía Nacional también se ha encontrado a lo largo de esta semana con situaciones surrealistas. Así, hay quien con la excusa del salir del patio de la urbanización, que está totalmente prohibido, ha llegado a sacar a su hijo pequeño "para que tomara el sol".

Pero, además, los efectivos han recibido llamadas de vecinos denunciando "reuniones de jóvenes en las terrazas" y se han encontrado con las mismas personas que han ido a tirar la basura tres veces en el mismo día con apenas una pequeña bolsa, lo que parece ser bastante habitual en estas horas de dificultades. Por el momento, según aclaran las fuentes consultadas, en Córdoba no ha habido ninguna detención por alteración del orden público o por resistirse a la autoridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios