EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Córdoba

Coronavirus en Córdoba: Una cadena de producción solidaria desde la Campiña y la Vega

Dos de las costureras participantes en esta iniciativa solidaria. Dos de las costureras participantes en esta iniciativa solidaria.

Dos de las costureras participantes en esta iniciativa solidaria.

Las empresas y ciudadanos de la Campiña y la Vega del Guadalquivir están sacando en esta crisis su lado más solidario con la realización de mascarillas y batas para los profesionales sanitarios. Varios municipios han creado un perfecto engranaje desde el que distribuyen telas, cosen, esterilizan y reparten el material de protección que confeccionan.

"Ningún sanitario sin protección" es el lema que impulsa a este gran colectivo de personas. La iniciativa surgió de Carmen Martín, que posee una empresa de confección en Aldea Quintana, y pronto contó con la coordinación de la Plataforma de vecinos de Aldea Quintana.

Al principio la intención era elaborar mascarillas para que las personas más cercanas pudieran protegerse, pero en vista de la falta de material que hay en los hospitales y centros de salud, decidieron dar un paso más.

Tras la toma de contacto con el Hospital Universitario de Reina Sofía a través de una enfermera, desde el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic) y la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales del hospital les marcaron ciertas pautas para que fueran lo más efectivas posibles.

Igualmente, ante la posible necesidad de material en el Hospital San Juan de Dios, se diseñaron unas batas protectoras y capuchas lo más adecuadas posibles con los materiales y recursos disponibles.

La Plataforma de Vecinos de Aldea Quintana realizó la segunda compra de material para las mascarillas y abrió un número de cuenta para quien quisiera aportar una ayuda económica. "Al instante, comenzó a recibir donativos de diferentes colectivos de La Carlota, de particulares y autónomos", señalan desde la plataforma. Igualmente, recibió la colaboración de la parroquia y de los Ayuntamientos de La Carlota y La Victoria.

Trabajadoras de una residencia posan con el material de protección hecho gracias a esta iniciativa. Trabajadoras de una residencia posan con el material de protección hecho gracias a esta iniciativa.

Trabajadoras de una residencia posan con el material de protección hecho gracias a esta iniciativa.

A los pocos días se unieron Santaella y sus aldeas con sus donativos y costureras; y luego empezaron a colaborar más costureras desde La Guijarrosa.

Según explican desde la plataforma vecinal, el equipo de Protección Civil y la Policía Local de La Carlota están realizando los desplazamientos para unir esta cadena de producción. Finalmente, las mascarillas son esterilizadas voluntariamente por dentistas, podólogos y veterinarios carloteños, garantizando así que no estén contaminadas.

Ayuntamientos y asociaciones de pueblos cercanos se pusieron en contacto con la empresa de Carmen Martín para adquirir material para mascarillas, pero para facilitar el trabajo ya se las dieron cortadas y listas para coser. Así, "miles y miles de materiales para mascarillas llegaban a Almodóvar, La Guijarrosa, Santaella, Guadalcázar...", indica la plataforma de vecinos de Aldea Quintana.

Otras personas han seguido las instrucciones con patrones y referencias y han creado grupos paralelos de trabajo.

Actualmente, un equipo de más de 200 costureras están pasando sus días de confinamiento "regalando puntadas a los miles de sanitarios que arriesgan sus vidas por la de los demás". Por el momento llevan más de 70.000 mascarillas y cerca de 8.000 batas.

En este proyecto iniciado por Carmen Martín también colaboran la empresa Uniformes Camacho y la empresa de tejidos Legado Andaluz, mientras que Envialia La Carlota ha colaborado con portes.

"La solidaridad de la Campiña se está viendo crecer en estos tiempos tan difíciles para todos", apuntan desde la plataforma vecinal, que sigue trabajando "por ellos, por nuestros sanitarios" y por eso "nuestros aplausos son puntadas y puntadas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios