El tiempo

Córdoba se vacía para huir de las temperaturas extremas de la ola de calor

Una mujer camina por un Vial Norte desértico. Una mujer camina por un Vial Norte desértico.

Una mujer camina por un Vial Norte desértico.

Juan Ayala

Escrito por

· Ángela Alba

Redactora

El suelo arde mientras cordobeses y visitantes corren a refugiarse del calor extremo que este 14 de agosto está viviendo Córdoba. El poco ajetreo que un sábado por la mañana de agosto suele haber en la capital -minimizado aún más por el puente de la Asunción- se ha diluido al llegar el mediodía.

Entonces, quienes se habían atrevido a salir de compras aprovechando que habría poca gente en las tiendas, quienes estaban de turismo y los que salían de trabajar, han corrido a sus casas u hospedajes como alma que lleva el diablo. Porque, precisamente, Lucifer bien podría haberse dado un paseo este sábado por algunas calles de la capital y la provincia. Hubiera estado en su hábitat natural.

Casi se encuentran con él quienes han tenido que salir de sus casas por la tarde, bien por obligación porque les tocaba trabajar, o bien por placer, como los que iban a la piscina o algún turista -entre valiente e inconsciente- que cruzaba el Puente Romano cuando ya se habían superado los 45 grados. También ha habido quien ha elegido esas horas de máximas temperaturas para sacar a pasear al perro.

No en vano, en la capital se han registrado 46,7 grados a las 17:50, la segunda temperatura más alta de España. La primera también se queda en la provincia: ha sido para Montoro que, con 47,2 grados a las 17:10 ha batido el récord histórico de temperaturas máximas de España, según la Agencia Estatal de Meteorología. Hasta ahora, esa marca estaba en 46,9 grados y se anotó en la estación medidora del aeropuerto en julio de 2017.

A primera hora de la tarde, apenas había coches circulando por las calles, que se han mostrado desiertas, solo mínimamente animadas por el transporte público y alguna persona en patinete o bicicleta. Hasta costaba respirar en un ambiente cargado además por la calima y las partículas de polvo que desde hace días flotan en el ambiente.

A esto hay que unir los miles de cordobeses que este puente se han marchado a las zonas de costa aprovechando sus vacaciones o el puente del 15 de agosto. Con este panorama casi apocalíptico, Córdoba afronta este domingo con otro aviso rojo por calor extremo por temperaturas máximas de 46 grados y una mínima de 23. Para el lunes, la Aemet ha bajado el nivel a naranja ya que, según las previsiones, el mercurio alcanzará una máxima de 44 grados, mientras que la mínima será de 24.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios