Fuerzas Armadas

Córdoba se siente aún más española

Una mujer jura bandera en el acto celebrado en Córdoba.

Una mujer jura bandera en el acto celebrado en Córdoba. / Juan Ayala

Más de 600 ciudadanos han prestado juramento o promesa ante la bandera de España en el acto central de los preparados por la Brigada Guzmán el Bueno X (BRI X) en Córdoba, en colaboración con el Ayuntamiento, con motivo del centenario de las Unidades Acorazadas, unidades de las que está compuesta la BRI X. El acto, que ha tenido lugar en la avenida de la República Argentina y que han congregado a miles de personas, ha estado presidido por el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, Amador Enseñat y Berea.

La cita ha comenzado con la llegada de las enseñas nacionales del Regimiento de Infantería La Reina número 2, el Regimiento Acorazado Córdoba número 10 y el Regimiento de Infantería Garellano número 45, banderas sobre las que el personal civil ha jurado o prometido. Entre la fuerza participante en el acto se encontraba la Escuadra de Gastadores del Batallón de Zapadores X, la Unidad de Música de Fuerza Terrestre, el Batallón de Honores de la BRI X y los guiones de la BRI X, regimientos y batallones/grupos de la Brigada y banderines de las unidades en formación.

Entre los primeros en jurar -la jura o promesa se ha celebrado vía inclinación ante la bandera y no beso, por el protocolo anticovid- han figurado el alcalde de la ciudad, José María Bellido, y la secretaria de Estado de Presupuestos y Gastos del Ministerio de Hacienda, María José Gualda.

Antes del acto, desde la Brigada se ha insistido en que “el solemne acto de juramento o promesa anta la bandera de personal civil es la expresión libre, pública e individual por la que cualquier ciudadano puede comprometerse a defender los intereses colectivos de España y a proteger a los españoles”. “A partir de este acto ante la bandera, los ciudadanos suscriben un vínculo con la Nación cuya intensidad y dedicación serán reflejo de su grado de compromiso, y que podrán ejercer en sociedad, tanto en el ámbito público como en el privado”, han continuado.

El alcalde jura bandera. El alcalde jura bandera.

El alcalde jura bandera. / Juan Ayala

De esta forma se comprometen con la defensa nacional, “que comprende la acción del Estado encaminada a asegurar la defensa de la soberanía e independencia de España, su integridad territorial, el ordenamiento constitucional, la protección de la población frente a cualquier amenaza o conflicto, así como a crear un entorno internacional más estable y seguro mediante la proyección de estabilidad y la cooperación multinacional”.

Hasta el presente acto, un total de 3.850 ciudadanos han jurado bandera en Córdoba y provincia, con una media de 300 personas por acto, y un máximo de 1.014 en el que se celebró en la capital el 19 de septiembre de 2015 en el bulevar del Gran Capitán. También se han celebrado en los últimos años juras de bandera en municipios como Pozoblanco, Puente Genil, Montilla y La Carlota. La primera jura de bandera para personal civil que organizó la Brigada tuvo lugar en la Base de Cerro Muriano el 28 de octubre de 2007.

Refiriéndose a la efeméride que se conmemora con el acto, el centenario de la llegada de los primeros carros de combate a España, el general jefe de la Brigada X, Ignacio Olazábal, ha redordado, durante su discurso, realizado tras la jura o promesa, que "la Brigada de Córdoba" es una unidad "donde la coraza se muestra como una seña de identidad, las cadenas, nuestro modo de desplazamiento, y los potentes cañones, sus elementos de disuasión".

“Desde su creación hace más de 35 años, nuestra Brigada ha sido referente en el uso de los carros de combate. Hoy disponemos del binomio Leopard-Pizarro, ambos de fabricación nacional y que se están revelando en Europa como plataformas de primer nivel dando cuenta de su calidad en los climas extremos de los bosques letones, donde se encuentran desplegados hoy mismo en respuesta a los compromisos de nuestro Reino”, ha insistido.

Parte de los ciudadanos que van a jurar o prometer bandera, en los graderíos. Parte de los ciudadanos que van a jurar o prometer bandera, en los graderíos.

Parte de los ciudadanos que van a jurar o prometer bandera, en los graderíos. / Juan Ayala

El general jefe de la Brigada no ha olvidado hablar, de esta forma, de los efectivos de la BRI que están o van a estar este año en misión. “Este mismo año casi 1.500 hombres y mujeres de Córdoba desplegarán en escenarios muy exigentes. Como muestra de nuestra preparación y disponibilidad cabe mencionarse que hasta en 18 ocasiones ha sido desplegada esta Brigada desde su creación en 1994”, ha añadido.

También se ha referido al papel jugado por los efectivos de la BRI durante los dos últimos años en la lucha anticovid ayudando a la sociedad dentro de la Operación Balmis. Lo que a su juicio supone poner de manifiesto “la perfecta simbiosis entre la sociedad cordobesa y la Brigada X, que ha permanecido junto a los cordobeses, aún en los tiempos más duros de la pandemia”.

Durante sus discurso, el general jefe de la BRI X ha tenido también palabras para quienes han jurado o prometido ante la bandera insistiendo en que la defensa nacional no es algo que incumba solo a las Fuerzas Armadas, "sino que implica y abarca a todos los ciudadanos, pues debe aunar todas las energías materiales, intelectuales y morales de nuestra Nación". "Hoy, aquí, en esta magnífica avenida, habéis realizado una expresión cívica, pública e individual de amor y lealtad hacia España y los españoles", les ha dicho.

"Nosotros, los soldados, servimos a la Patria vistiendo este honrado uniforme, pero todos, civiles y militares. debemos contribuir al engrandecimiento de España con nuestro trabajo diario bien hecho, honrado, alegre y responsable. El catedrático, el alumno, el arquitecto y el albañil, abogados y funcionarios, soldados o sanitarios...", ha continuado.

Finalmente ha recordado a los más de 300 cordobeses que se encuentran desplegados "en los lejanos bosques letones". "Mientras ellos cumplen en Letonia con su deber, arriba en Cerro Muriano, otros tantos se preparan para relevarles al mismo tiempo que otros lo hacen para desplegar en Líbano", ha apuntado.

Olazábal, antes del acto homenaje a los que dieron su vida por España, ha recordado en general a "aquellos civiles y militares que cayeron en el cumplimiento del deber o sucumbieron fruto de la barbarie terrorista que también aquí atenazó esta españolísima tierra cordobesa", y en particular a los efectivos de la Brigada que murieron en acto de servicio, citando los casos del sargento Miguel Ángel Ayllón, asesinado por la banda terrorista ETA, y Francisco Javier Soria, muerto en misión en Líbano. La corona de laurel ha sido depositada ante el monumento a los caídos por el alcalde, la secretaria de Estado y los jurandos de mayor y menor edad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios