Córdoba

Coches con mucha historia

  • El Automóvil Club Seat 600 celebra una concentración bajo el lema Córdoba 2016 con la participación de unos 85 vehículos llegados de toda España l pasacalles Los vehículos participantes recorrieron ayer todos juntos las calles más importantes de la ciudad.

Comentarios 1

El Seat 600 no es un coche cualquiera. Este pequeño vehículo forma parte de la historia de España, ya que marcó un antes y un después. Su primera versión tiene ya 49 años y fue entonces cuando las familias de clase media pudieron disponer de un vehículo propio para viajar. Y después de casi medio siglo el conocido como seillas aún sigue siendo adorado por muchos. Así se demostró ayer en la X Concentración Internacional promovida por el Automóvil Seat Club 600 de Córdoba, que consiguió reunir a unos 85 vehículos llegados de distintos puntos de la geografía española.

El presidente del club, Jeremías Díaz, destacó la participación de propietarios de Seat 600 en esta cita, "a pesar de que es un año difícil por la economía". Asimismo, resaltó el eje principal elegido para esta ocasión: la defensa de Córdoba como Capital Europea de la Cultura 2016. "Todo lo que esté en nuestras manos para ayudar a nuestra ciudad lo vamos a hacer, por ello no hemos querido desaprovechar esta oportunidad para lanzar el mensaje de apoyo para conseguir la deseada Capitalidad", incidió.

La concentración de Seat 600 ya cuenta con un largo recorrido. Personas de Jaén, Granada, Ciudad Real, Albacete, Sevilla o Málaga no quisieron faltar al encuentro. Y es que tener un Seat 600 es como tener entre las manos una joya. Tal y como dice Jeremías "este coche es una filosofía porque cambió al español de pie, ya que lo motorizó y lo hizo libre". Hasta su nacimiento, los vehículos no eran asequibles para la mayoría de ciudadanos y estaban limitados a una clase de alto poder adquisitivo.

Por ello, la mayoría de familias españolas han contado con un seíllas cargado de anécdotas. Según Jeremías, "es más el cariño que se les coge a estos coches que su valor económico". En su caso, el primer automóvil que compró su padre fue un 600 modelo D, cuando él tenía 8 años. Y ese fue el primer vehículo que condujo "lo que hace que sienta un cariño especial por él".

En la actualidad el propietario de uno de estos coches lo cuida con mimo y esmero, como si tuviese en sus manos un Ferrari o un Porsche. Gracias a ello, en estos momentos le hace alcanzar en el mercado un valor de incluso 8.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios