Municipal

El Casco Histórico de Córdoba contará con 200 códigos para orientar a personas con discapacidad visual

  • La aplicación Navilens ofrece información al usuario a modo de audioguía

Monumento a Manolete con uno de los códigos de la aplicación Navilens. Monumento a Manolete con uno de los códigos de la aplicación Navilens.

Monumento a Manolete con uno de los códigos de la aplicación Navilens. / El Día

Códigos o marcadores artificiales de larga distancia y alta densidad que permiten a personas con discapacidad visual recorrer las calles del Casco Histórico de Córdoba con todo tipo de información a través de su móvil y sin problema alguna. Son las etiquetas que genera la aplicación NaviLens, que ha presentado el delegado de Inclusión y Accesibilidad del Ayuntamiento de Córdoba, Bernardo Jordano y que, para empezar, se ubicarán a través de códigos de colores -similares a los QR- hasta 200 en el Casco Histórico de la ciudad.

En concreto, según ha explicado, el móvil puede leer estas etiquetas a larga distancia -a un máximo de 12 metros- y con la ventaja de no tener que enfocar e, incluso en pleno movimiento. Una vez capturado ese código, que se instalará en estos 200 puntos, el usuario del móvil recibirá todo tipo de información de ese punto o monumento al respecto. 

Jordano ha destacado que se trata de una tecnología que ya se está implantando en grandes capitales del mundo como Madrid, París o Nueva York y que, además, en un futuro llegará a todas las instalaciones públicas de Córdoba y también a espacios deportivos. 

Ha sido el CEO de esta aplicación, Javier Pita, quien ha dado a conocer los pormenores de la misma, que en definitiva, lo que permite al usuario es "capturar un código desde el móvil a mucha distancia". "Se puede leer a 12 metros de distancia en 0,03 segundos sin necesidad de enfocar", ha detallado.

Pero, ¿cuál es la ventaja con otras aplicaciones? Pues, según ha detallado, el GPS "no es totalmente preciso", mientras que con esta "se añade el código que indica también la dirección". Pita ha destacado que con Navilens se consigue, además, "una señalética inclusiva, para todos".

En resumen, se fotografía el código y, a continuación, la aplicación le indica en qué lugar exacto se encuentra, pero también información del entorno. Además, ha añadido, que "el mismo código ayuda a cualquier turista", puesto que la información aparecerá en 33 idiomas.

Es más, Pita ha destacado que "ese mismo código servirá de audioguía turística en todos los idiomas, incluso el japonés, y hace también que los monumento sean más accesibles". La aplicación, además, ofrece "información auditiva accesible" y también "se puede ligar el código a contenidos en diferentes formatos o para niños".

Para el edil del PP, poro su parte, esta nueva aplicación es una iniciativa que "se va a traducir en independencia" y ha avanzado que estos códigos de colores se extenderán de manera paulatina a toda a ciudad e incluso a los museos. 

"Donde antes había solo una información, ahora se amplía. Las posibilidades son infinitas", ha subrayado Jordano, quien no descarta que esta aplicación también se puede utilizar en los edificios municipales y en las paradas de autobuses, que permitirá conocer al usuario a cuántos metros de distancia, por ejemplo, se encuentra. En este caso, ha detallado, que se podrá establecer una comunicación "en doble sentido entre el usuario y el conductor para, por ejemplo, que prepare la rampa para la silla de ruedas en una parada". 

El edil de Accesibilidad ha indicado que desde el área de Casco Histórico se trabaja ya en la generación de los citados códigos y, aunque no ha podido precisar la fecha en la que comenzarán a prestar servicio, ha señalado que "no debería tardar mucho porque vamos a buen ritmo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios