EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

El Campo en Córdoba

COAG denuncia la “especulación” con el aceite de oliva durante la crisis del covid-19

  • La organización agraria insiste en que se dispara un 31% el consumo en hogares y caen un 15% los precios en el campo

Desayuno molinero durante una protesta del sector oleícola. Desayuno molinero durante una protesta del sector oleícola.

Desayuno molinero durante una protesta del sector oleícola. / El Día

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) denuncia “las prácticas especulativas que se están dando en el mercado del aceite de oliva, acentuadas con la situación de Estado de Alarma por la crisis sanitaria por coronavirus”. “Un significativo aumento de la demanda (+31 en hogares), una menor oferta (-37,6% de producción en última campaña) y el buen ritmo de las exportaciones, contrastan con una caída de los precios origen (-15%).

Esto evidencia que hay operadores que están destruyendo valor del campo a la mesa. No es lógico que con esta situación de mercado, los precios al agricultor (1,90 euros por kilo) se sigan situando muy por debajo de los costes de producción, 2,70 euros por kilo”, ha subrayado Juan Luis Ávila, representante de COAG en la Interprofesional del Aceite de Oliva.

Desde COAG ya se ha pedido a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) que abra de forma urgente una investigación para identificar a aquellos operadores “que están destruyendo valor en la cadena del aceite de oliva”.

“La AICA tiene que empezar inmediatamente a verificar que, en los contratos de compra-venta de aceite de oliva, a la hora de fijar el precio se respeta el coste de producción, tal y como recoge la última reforma aprobada de Ley de mejora de la cadena alimentaria. Es intolerable mantener una situación tan crítica por más tiempo cuando hay un repunte del consumo que está beneficiando a todos los operadores de la cadena menos a los olivareros”, ha subrayado Ávila.

Con las cifras de producción de aceite de oliva de la campaña 2019/20 en el mes de marzo, publicadas por la AICA, se puede considerar prácticamente por concluida, arrojando un resultado de 1.116.000 toneladas de aceite de oliva producido a nivel nacional un 37,6% inferior a la campaña pasada. “Durante el mes de marzo se comercializaron en el mercado interior nacional 65.600 toneladas (71,3 millones de litros) que suponen 15.000 toneladas (16 millones de litros) más y un aumento del 30% respecto al mismo período del año pasado”, ha incidido.

Todo ello, defiende desde COAG, con unas exportaciones que se mantienen a buen ritmo pese a las dificultades que vienen sucediendo en los últimos meses en los intercambios comerciales mundiales que alcanzan las 500.000 toneladas acumuladas en los primeros seis meses de campaña.

En total en el mes de marzo las salidas al mercado de aceite de oliva superan las 140.000 toneladas, con un acumulado en lo que va de campaña de 783.000 toneladas que suponen el 70% de lo producido en toda la campaña, con lo se estima que las salidas a final de campaña puedan estar entre 1,4 y 1,5 millones de toneladas si las cosas no se tuercen por el impacto del covid-19. Con todo ello, se espera una reducción de existencias al final de la campaña en septiembre, de un 23%, respecto a la campaña anterior.

Desde COAG inciden en que según los últimos datos proporcionados por el Ministerio de Agricultura, el consumo nacional de aceite en los hogares se ha incrementado un 31,5% durante el primer mes de confinamiento respecto al mismo periodo de 2019; un 97,7% la primera semana de confinamiento; un 13,6% la segunda semana; 13,3% la tercera y un 1,6% la cuarta. Y destacan que hay que considerar que la mayor parte del consumo de aceite corresponde al aceite de oliva, tres de cada cuatro litros de los que consumen en el hogar.

Según la organización agraria, este aumento del consumo, en gran parte debido al acaparamiento realizado por los consumidores durante la primera semana de confinamiento, ha supuesto un notable aumento de la venta en los lineales de los supermercados. La obligación de cierre de espacios como restaurantes, cafeterías, hoteles, ha restringido la comercialización de aceite de oliva por el canal Horeca, pero ha tenido un menor impacto que en otros productos agrarios ya que la venta en su mayor parte se canaliza a través de la distribución organizada. "La cuota de mercado de la gran distribución representa el 88,9% del aceite comercializado", advierten.

 “Sin embargo, mientras que el consumo ha subido durante el último mes, los precios en origen han caído un 15% desde marzo de 2019 y un 37% desde el mismo mes en 2018. Los olivareros continúan sumidos en una grave crisis tras más de dos años con bajos precios en origen, que se mantienen por debajo de los costes de producción. Las pérdidas acumuladas se elevan ya por encima de los 1.100 millones de euros”, puntualizan desde la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios