educación | concluye el ejercicio lectivo 2017-2018

Aulas vacías en las que pensar

  • Los alumnos de Secundaria ponen hoy el broche final a un curso marcado por la bajada de la natalidad y el cierre de unidades en los diferentes ciclos

Aula del colegio Mediterráneo el último día de clases de este año. Aula del colegio Mediterráneo el último día de clases de este año.

Aula del colegio Mediterráneo el último día de clases de este año. / juan ayala

Pues sí. Es un hecho. El curso escolar 2017-2018 se ha acabado. Bueno, hoy aún tienen que ir a los centros los alumnos de Secundaria, que serán los últimos en abandonar las aulas de los institutos y colegios concertados, en una jornada que se prevé, como siempre, de despedida y con apenas contenido lectivo. Pues bien, en los últimos nueve meses han sido, según los datos facilitados en su día por la Delegación de Educación, 164.299 los alumnos que han asistido a clases a todos los ciclos que se ofertan, tanto en colegios de la red pública, como en los centro de régimen concertado. Todos ellos han recibido clases de 11.889 docentes, 268 más que el curso 2016-2017. Estos son los datos oficiales de un curso marcado por varios aspectos. Uno de ellos, sin duda, el de la bajada de la natalidad. Se trata de una circunstancia que Córdoba viene arrastrando desde hace varios años y de la que, por fin, parece haberse dado cuenta la Delegación de Educación con la reducción de la oferta de plazas de Infantil. Así, para el próximo curso se han reducido en 300. Sin embargo, la realidad ha dejado en evidencia que 9.000 plazas -la oferta total- son demasiadas para la provincia de Córdoba, ya que tras el proceso de escolarización se han dejado sin cubrir más de 2.300 plazas. Se abren, por tanto, varias opciones. Una de ellas es, quizás, la más dolorosa para los centros educativos. A falta de datos concretos por parte de la Delegación de Educación, han sido los sindicatos los que han puesto la voz de alarma. Uno de ellos ha sido CSIF, que ha alertado de que en los últimos cincos años han desaparecido más de 115 aulas en Infantil y más de un centenar en Primaria. Con ello, nace la segunda opción: la reducción del número de estudiantes por aula. Se trata de una petición solicitada por todos los sindicatos del área de Educación e incluso por la Junta de Personal Docente No Universitaria, que representa a toda la plantilla de profesores de la provincia. Para demostrar esta tendencia, CSIF presentó la pasada semana una encuesta en la que participaron unos 400 profesores, de los que el 51% asegura que en sus centros se han perdido unidades en los últimos años, algo que para un 41% ha supuesto la reducción de la plantilla y un aumento de las ratios. Al respecto, la secretaria de enseñanza de UGT, Aurora Ramírez, sostiene que hay que reducir el número de alumnos por aula, sobre todo, en Infantil, además de en las unidades reservadas para los alumnos con necesidades educativas especiales. En UGT también han hecho un estudio acerca de la eliminación de unidades y, según Ramírez, en los últimos dos años se han perdido 68 aulas de Educación Infantil y Primaria.

En CCOO también comparten esta opinión y advierten del cierre de unidades y sus consecuencias. Su secretario general del sindicato provincial de enseñanza, Antonio Sánchez, reclama el descenso en el número de alumnos por aula y el aumento de los desdobles y apoyos, sobre todo, en Infantil.

Un fallo del Tribunal Constitucional ha avaldo los centros de educación diferenciada

La falta de trabajadores en el área del personal de administración y servicios es otra de las reivindicaciones que hacen los sindicatos, que coinciden en que la se trata de una situación que "afecta también a la calidad del servicio" que se presta en los colegios. Sánchez, por ejemplo, alerta de que "desde el comienzo de la crisis hay más de 60 vacantes sin cubrir", al tiempo que advierte de "la elevada" de parte de este personal.

Junto a estas carencias, los sindicatos de enseñanza también aluden a las obras de climatización. Hasta la fecha, la Consejería de Educación, a través de la Agencia Pública Andaluza de Educación, ha realizado 32 actuaciones en materia de climatización, que continuarán con el desarrollo de otras cuatro, que por su envergadura y características no se han podido ejecutar este curso. De esta forma se completará así la segunda fase del Programa de Climatización Sostenible y Rehabilitación Energética de los centros docentes públicos puesto en marcha el pasado verano. El presupuesto para llevar a cabo estas 36 actuaciones han sido 2,2 millones de euros. Sin embargo, estas obras de mejora no han sido suficientes para las organizaciones sindicales "y no se ha hecho nada de lo acordado", según UGT. Al tiempo, destacan el hecho de que al final del curso -en comparación con el año pasado- las temperaturas no han sido tan elevadas y no ha habido problemas.

Se acaba, además, un curso en el que el Tribunal Constitucional ha avalado los centros de educación diferenciada, con un fallo que en Córdoba ha beneficiado a los colegios Yucatal, Torrealba y Zalima, en los que reciben clases más de 700 alumnos. Una decisión que la Consejería de Educación ya aseguró que respeta, pero "no lo comparte por considerar que rompe el principio de igualdad que debe prevalecer en la enseñanza sostenida con fondos públicos".

Y también un periodo en el que se ha hecho un más que notable esfuerzo en la Formación Profesional (FP) y también la FP Dual, en la que el centro educativo y la empresa se corresponsabilizan de la formación del alumnado. Es más, para el próximo ejercicio lectivo la provincia contará con 104 títulos de FP al incorporarse a la oferta dos nuevas enseñanzas: el ciclo formativo de grado medio Actividades Ecuestre, en el instituto Galileo Galilei, y el ciclo formativo de grado superior de Acondicionamiento Físico, en los centros López Neyra y Luis Carrillo de Sotomayor, en Baena. Del total de títulos ofertados, 34 son de grado medio, 54 de grado superior y 16 de Formación Profesional Básica.

Desde hoy, que las aulas ya están vacías, comienza la cuenta para el curso 2018-2019. Un ejercicio en el que desde la Administración educativa se tendrá, al menos, que atender las peticiones realizadas durante estos últimos meses hechas por los sindicatos y también por las familias para que redunden en una educación de calidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios