Municipal
  • Capitulares inicia un nuevo curso político con el impulso de la base logística del Ejército de Tierra y con las ordenanzas y el presupuesto cerrados por el equipo de gobierno con Vox

Las claves del nuevo curso político en Córdoba

Margarita Robles, Juanma Moreno y José María Bellido firman el protocolo de la base Margarita Robles, Juanma Moreno y José María Bellido firman el protocolo de la base

Margarita Robles, Juanma Moreno y José María Bellido firman el protocolo de la base

Juan Ayala

Escrito por

· F. J. Cantador

Redactor

El nuevo curso empieza en Capitulares con un gran paso para la ciudad, el impulso definitivo a la base logística del Ejército de Tierra; ese impulso se le ha dado hace tan solo unos días con la firma del convenio y el protocolo general de actuación de la misma, que se levantará en el polígono de La Rinconada, a unos 20 kilómetros de la capital.  Se trata del gran proyecto de Córdoba para las próximas décadas, que por su potencialidad inaugura una nueva etapa en la ciudad y un nuevo ciclo económico para reindustrializar la ciudad y la provincia. Al fin y al cabo, un proyecto conseguido después de que todas las administraciones con representación en Córdoba fueran de la mano a presentarlo a Madrid. Es también, aunque no lo diga el PP, el gran proyecto, más bien macroproyecto que las hemerotecas reflejarán de este mandato municipal por lo que va a suponer también para la ciudad, con una inversión de 350 millones de euros y una creación de puestos de trabajo estimada directa en 1.600 empleos y muchos más indirectos. 

En el plano político, el curso comienza con las ordenanzas fiscales para 2022 cerradas por el equipo de gobierno -más concretamente por la parte del equipo de gobierno del PP- con Vox, unas ordenanzas fiscales que suponen una reducción del 1,5% en los impuestos y un 0,5% en las tasas; o lo que es lo mismo, una bajada de dos puntos con respecto a las de 2021. Para cerrar las ordenanzas fiscales con el PP, Vox puso una condición: la desaparición completa de las plusvalías mortis causa (las que se abonan al heredar). Pero este acuerdo va mucho más allá, ya que asegura que el grupo que lidera Paula Badanelli en Córdoba votará a favor de los presupuestos municipales, unas cuentas que el equipo de gobierno quiere tener aprobadas para principios del próximo año, como ha avanzado el edil de Hacienda, Salvador Fuentes. De este forma, el PP se asegura tener las cuentas listas cuanto antes y, aunque dirá que las negociará con todos los grupos de la oposición, no lo necesitará, aunque después pueda incluir alguna propuesta.

El equipo de gobierno comienza el nuevo curso municipal más cerca que nunca de Vox. El equipo de gobierno comienza el nuevo curso municipal más cerca que nunca de Vox.

El equipo de gobierno comienza el nuevo curso municipal más cerca que nunca de Vox. / Juan Ayala

La política viene y va. Vox empezó el mandato siendo la muleta en la que se apoyaba el equipo de gobierno para mantener la estabilidad y la mayoría suficiente, aunque era una muleta prestada. La abstención de Vox en el Pleno de investidura posibilitó que Bellido fuera alcalde y el apoyo de la formación verde también fue clave para que el equipo de gobierno sacara adelante las ordenanzas municipales de 2020 y las de 2021, plasmando las respectivas rúbricas en un documento oficial. Tras una época de ¿distanciamiento? el PP y Vox  vuelven ahora a estar más cerca que nunca, pero en política lo que un día es blanco al otro día puede ser negro. Y es que este acuerdo PP-Vox llega después de que el PSOE se borrara como palanca para la aprobación de los próximos presupuestos, algo que sí ocurrió en los de 2021.

El pasado mes de abril, con la aprobación de las cuentas municipales de este año atascadas por el no entendimiento entre Vox y el PP y la formación de Badanelli a miles de kilómetros -o no- de la de Bellido, Salvador Fuentes logró cerrar un acuerdo con el PSOE para sacar adelante las grandes cifras de esas cuentas con más de 60 millones de euros de inversiones, entre las que destacaban los 28 millones previstos para el convenio con el Ministerio de Defensa y el coste de las actuaciones urbanísticas para la implantación de la base logística del Ejército de Tierra en la ciudad. Los socialistas prestaron su abstención a PP y Cs, por lo que el Pleno pudo dar luz verde al expediente con holgura. Esta vez el PP se encontró en los presupuestos con el voto en contra de Vox por el apoyo socialista.

Ese acuerdo de mínimos por el que el PSOE se abstendría en la votación no solo tenía que ver con los presupuestos de 2021 afecta sino también con las inversiones que iban a acometer con los remanentes correspondientes a la liquidación de las cuentas del 2020, una cuantía que estaba cifrada en 13 millones de euros. Las enmiendas socialistas se vertebraban en tres bloques: medidas para la reactivación económica (incremento del gasto social en un 9%, planes de empleo, ayudas económicas para pymes y autónomos, plan para que Córdoba capte ferias y eventos, aparcamientos de Lepanto, 140.000 euros para mejora de colegios, plan de reactivación de la cultura); cumplimiento de los acuerdos de mociones aprobadas por unanimidad en el pleno (acuerdos para barriadas periféricas y el casco, o iniciativas para mayores, igualdad o juventud), y medidas para mejorar la gestión y la trasparencia municipales (incremento de personal y mayor información).

Foto para el recuerdo del pacto entre el equipo de gobierno y el PSOEpara los prespuestos del 2021. Foto para el recuerdo del pacto entre el equipo de gobierno y el PSOEpara los prespuestos del 2021.

Foto para el recuerdo del pacto entre el equipo de gobierno y el PSOEpara los prespuestos del 2021. / Juan Ayala

Pocos meses le ha durado al equipo de gobierno del PP y Cs esa aquiescencia de los socialistas, que se han considerado engañados. Hace solo unas semanas, la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Isabel Ambrosio, anunciaba que el PSOE se autodescartaba para negociar los presupuestos de 2022 porque "la cofianza se ha roto". La ex alcaldesa fue tajante al asegurar que "la confianza se ha roto, han demostrado que no son de fiar", sentenció Ambrosio, quien además avanzó que "mientras que no hagan autocrítica y no den explicaciones [en referencia al cogobierno], con el grupo socialista que no cuenten para empezar a trabajar un presupuesto para el año 2022". Además, aprovechó para detallar la baja ejecución presupuestaria, "en torno a un 27%" y desde su partido temen que "la mitad del presupuesto se quede en el banco".

En el plano socialista, además habrá que ver qué ocurre con la edil Carmen Campos -edil de la cuerda de Isabel Ambrosio-, quien se ha mostrado dispuesta a disputarle la secretaría provincial del partido al presidente de la Diputación y alcalde de Rute, Antonio Ruiz, quien, hasta ahora, había sido el único en manifestar su intención que optar al cargo. Aunque Campos es consciente de que “todavía no se ha abierto el plazo para presentar candidaturas” para dirigir el partido en la provincia, ha entendido que era el momento de dar “un paso al frente”, al considerar que “hay que decidir” cómo se hacen las cosas en la formación, si se hace “desde la continuidad o desde el cambio”, opinando que “tiene que haber una opción de cambio en la provincia de Córdoba”. “Tenemos que iniciar ese tiempo nuevo, tiempo de suma y de cambio para gobernar”, refirió. Es una incógnita saber cómo finalmente afectará al grupo municipal socialista la carrera hacía la secretaría general del PSOE de Córdoba, pero ese es algo que excederá de este curso político.

Y es que en política todo es posible y los divorcios y los amores inesperados están a la orden del día. También es cuestión de tiempo saber qué pasara con otras relaciones entre grupos políticos. Es cuestión de tiempo saber si IU y Podemos continuarán de la mano como han estado haciendo hasta ahora presentando, por ejemplo, mociones conjuntas en los plenos. Ambas formaciones decidieron ir por separado a las pasadas elecciones municipales quizás para captar cada uno por su lado el voto dividido de la izquierda y sumar, en vez de ir como única marca, la de Unidas Podemos. Pero poco a poco ambas formaciones han empezado a caminar juntas. El pasado curso, por ejemplo, registraron en la Ciudad de la Justicia una denuncia contra la presunta gestión irregular en el área de Infraestructuras del Ayuntamiento. Y se esperan más movimientos conjuntos hasta el fin del mandato. Una de las formaciones más activas en esto que se llama hacer oposición es precisamente IU, que sale poco más o menos a rueda de prensa diaria enfocando todas sus críticas contra el alcalde, José María Bellido. Esa es la política que llevan a cabo Pedro García y los suyos, una política con una clara intención del desgaste difícil de un líder, el alcalde, que parece cada vez más sólido.

Izquierda Unida y Podemos Córdoba haciendo oposición juntos. Izquierda Unida y Podemos Córdoba haciendo oposición juntos.

Izquierda Unida y Podemos Córdoba haciendo oposición juntos. / Juan Ayala

Está claro que la pandemia ha influido y mucho en la Administración Bellido, pero parece que ahora, con la pandemia en, quizás, sus horas más bajas desde que empezó a azotar a Córdoba, la gestión empezará a ir por otros derroteros, o al menos debería empezar a ir. Y es que, en lo que respecta a la gestión aún hay asignaturas pendientes en las que es necesario subir nota durante el curso político que ahora empieza y en el que todo no se debe circunscribir solo al logro de la base logística del Ejército de Tierra. Parece que Urbanismo ya avanza algo más cuando hasta ahora se ha avanzado más lentamente de lo que se debiera avanzar -se le ha acusado incluso a su responsable, Salvador Fuentes, por parte de la oposición de dar menos licencias que en el mandato anterior-, así como en Turismo. La gestión de Isabel Albás al frente del Instituto Municipal del Turismo (Imtur) y de la Delegación de Turismo del Ayuntamiento ha sido una de las más criticadas por el resto de grupos. Y es que en esta materia también se eternizan los problemas heredados o no. Es el caso de la reapertura del espectáculo nocturno del Alcázar o la de Trueque, 4 como verdadero Centro de Interpretación de los Patios Cordobeses. Otra área que parece que no acaba de despegar es Cultura, con dos ediles al frente en lo que va de mandato, Blanca Torrent y Marian Aguilar, y una política, como la de Turismo, también mermada por los efectos de la pandemia.

Luego están los lunares que todavía colean, como los casos  Torrejimeno y Timoteo. En el primero de ellos se ha  creó una comisión de investigación con la que la oposición municipal esperaba que se depuraran responsabilidades políticas por las actuaciones del edil de Ciudadanos al frente del Instituto Municipal de Deportes (Imdeco), Manuel Torrejimeno, que supusieron la renuncia a su cargo de la entonces gerente del organismo, María Luisa Gómez Calero. Una comisión que sigue sin avanzar y que por su mal funcionamiento ha hecho plantearse a Rafael Saco (Vox) dejar su presidencia. En el caso de la exedil de Servicios Sociales, Eva Timoteo, que dimitió tras conocerse que compaginaba su trabajo como procuradora mientras cobraba por su cargo en el Ayuntamiento sin tener aprobada la compatibilidad en régimen de dedicación exclusiva para ello, IU ha denunciado que aún no ha devuelto el dinero que recibió en el Ayuntamiento. Siguen abiertas pues ambas causas.

Queda por saber también si este nuevo curso político va a ser el de la resolución definitiva por fin de proyectos como el del Centro de Convenciones, Ferias y Exposiciones del Parque Joyero, una infraestructura que iba a ser la gran obra del exalcalde también del PP José Antonio Nieto y cuya ejecución se prolonga ya demasiado en el tiempo. No obstante, parece que ya sí que será una realidad y este proyecto, que nació gafado, estará terminado al menos antes de que finalice el presente mandato municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios