Cafetería Libra Uno de esos rincones privilegiados de Córdoba

  • Esta cafetería se encuentra en una de las plazas más bonitas y cómodas del casco histórico

Gema Fadrique y Jonathan Abril, junto a su hija, a las puertas de la Cafetería Abril. Gema Fadrique y Jonathan Abril, junto a su hija, a las puertas de la Cafetería Abril.

Gema Fadrique y Jonathan Abril, junto a su hija, a las puertas de la Cafetería Abril. / Juan Ayala

Córdoba es una ciudad que se disfruta mucho a pie de calle. Y cuando llega el buen tiempo, ese encanto que tienen las múltiples plazas de la ciudad se multiplica sobremanera. Hay rincones verdaderamente cautivadores, muchos de ellos en el casco histórico y uno de ellos es la Plaza Vizconde de Miranda. Recogida del tráfico, a la sombra de los naranjos que adornan la plaza y con el tintineo del agua que emana de una bonita fuente, se encuentra la terraza de la Cafetería Libra, el negocio que dirigen Gema Fadrique y Jonathan Abril, que han sabido sacarle el máximo rendimiento a uno de esos rincones de la ciudad en los que se puede disfrutar de la verdadera calma.

La Cafetería Libra es un negocio muy consolidado en la Plaza Vizconde de Miranda. Antes de pasar a manos de Gema y Jonathan, fue el padre de esta cordobesa el encargado de consolidarlo durante muchos años. "La cafetería tiene mucho nombre aquí en el barrio y es gracias a mi padre", cuenta Gema Fadrique, que tomó el relevo de su progenitor cuando él se jubiló, iniciando una nueva etapa que va camino de cumplir ya los siete años.

Abierto desde las 9 de la mañana hasta el cierre –con un parón durante la época de verano de 16:00 a 20:00, en las horas de más calor–, la Cafetería Libra tiene uno de sus puntos fuertes a la hora del desayuno. Y es que, desde 1,90 euros, se puede disfrutar en su estupenda terraza o su amplio local interior de un sabroso desayuno de café y tostada, con variedad para gusto del cliente tanto en el tipo de pan (integral, de lino, de cereales...), como en el aderezo del mismo.

Además, Gema y Jonathan sirven también sabrosos aperitivos con cada consumición y disponen de una pequeña carta de bocadillos, pizzas y bocapizzas, para completar una oferta bastante atractiva para una cafetería que hace años que es uno de los negocios de referencia en su zona. Eso es gracias también a su clientela, que Gema apunta que "es sobre todo mucha gente conocida del barrio, que ya solía venir cuando mi padre tenía el negocio y que sigue con nosotros".

Imagen de la terraza de la Cafetería Libra. Imagen de la terraza de la Cafetería Libra.

Imagen de la terraza de la Cafetería Libra. / Juan Ayala

Además, Gema y Jonathan decidieron mantener en su día la vertiente de "bodeguilla" que su padre tenía en el negocio, una manera de aprovechar el amplio espacio del que disponen en su local y ofrecer así al cliente una buena variedad de productos básicos del día a día, como pan o leche, entre otros muchos, así como dulces y refrescos.

Pero la joya de la corona, como reconoce la propia Gema Fadrique, es la amplia y cómoda terraza con la que cuenta la Cafetería Libra. Aprovechando la sombra que ofrecen los edificios de alrededor y también las sombrillas que ellos mismos instalan, resulta un lugar espectacular para relajarse y tomar un refresco en las tardes noches de verano, cuando la temperatura es bastante más agradable que durante el día. En invierno, además, no deja de ser un sitio muy cómodo, porque la Cafetería Libra cuenta con una carpa para los días de lluvia. Comodidades que permiten al cliente disfrutar de uno de esos rincones singulares de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios