Cafetería Edyca Más de tres décadas de fiel entrega a su clientela

  • Los hermanos Alarcón, Fernando y Rafael, dirigen este negocio ubicado en Miguel de Unamuno, 20

  • La comida casera y las recetas tradicionales son su especialidad

Fernando y Rafael, los hermanos Alarcón, en la Cafetería Edyca.

Fernando y Rafael, los hermanos Alarcón, en la Cafetería Edyca. / Juan Ayala

La hostelería es un sector exigente como pocos y en el que el tiempo acaba poniendo a cada cual en su sitio. Muchos son los negocios que arrancan su andadura con ilusión e ideas siempre frescas para ofrecer, pero pocos, muy pocos, son los que logran perpetuarse durante años. Por eso, cuando un negocio hostelero supera las tres décadas de vida, siempre es síntoma de que ha sabido conectar con su clientela y ofrecer algo que le convierte en especial.

Esa conexión con el cliente se puede conseguir de muchas maneras, y la Cafetería Edyca ha sabido hacer que su clientela se sienta siempre como en casa, pasando a ser parte importante de la vida en el barrio en el que se ubica. Desde su local del número 20 de la Avenida Miguel de Unamuno, los hermanos Fernando y Rafael Alarcón cogieron hace años el testigo de sus padres, que en 1985 abrieron las puertas de este negocio, decididos a ofrecer a sus vecinos la oportunidad de sentirse como en casa estando fuera de ella. La receta, nunca mejor dicho, se basó en la comida tradicional y casera cordobesa, plena de sabor y libre de otros añadidos innecesarios. Y esa sigue siendo la esencia del negocio, con las lógicas innovaciones que acarrea el paso del tiempo.

Así lo entiende Fernando Alarcón, que no duda en señalar orgulloso que "seguimos siendo un bar familiar, de barrio, en el que ofrecemos tanto desayunos como comidas a nuestros clientes, que la mayoría nos conoce desde hace muchos años ya".

Imagen del salón interior de la Cafetería Edyca. Imagen del salón interior de la Cafetería Edyca.

Imagen del salón interior de la Cafetería Edyca. / Juan Ayala

Esa fórmula, aparentemente simple pero complicada de llevar a cabo, es la que ha permitido a la Cafetería Edyca superar ya los 30 años desde su apertura y gozar de tan buena salud actualmente. Abierta todos los días de la semana, con excepción de los domingos, la Cafetería Edyca sirve desayunos desde las 6:00, que destacan por su abundancia y su buen precio. La especialidad de la casa a primera hora de la mañana es el café con media tostada de jamón de pizquitos, un desayuno del que se puede disfrutar sólo por dos euros. Además, los clientes que conocen desde hace años el negocio suelen buscar el paté casero que sirven Fernando y Rafael, otro de esos pequeños secretos que les han permitido ganarse la confianza de su clientela.

Comida tradicional y con sabor

La cocina de la Cafetería Edyca guarda con celo las recetas más tradicionales de la cocina casera y cordobesa, aunque como cuenta Fernando Alarcón, "también intentamos ir añadiendo recetas nuevas". De esa forma, a especialidades de la casa como las croquetas caseras, la carne al jerez o los callos, ha añadido otras como el cachopo, un plato de origen asturiano que en Edyca han sabido versionar para convertirlo en uno de los preferidos entre sus clientes.

Con una carta variada, en la que todo el mundo puede encontrar platos a su gusto, y raciones abundantes y a buen precio, la Cafetería Edyca es también una buena opción para las habituales reuniones de Navidad, con amigos, familia o compañeros de trabajo. Para ese tipo de comidas, Fernando y Rafael Alarcón disponen de una terraza cómoda y cubierta contra las inclemencias del tiempo, así como un amplio salón interior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios