Cómete Cordoba

La rica simbiosis entre la cocina italiana y cordobesa

  • Taberna Tomate Rosso. Dirección: Plaza del Arzobispo Romero Mengíbar, número 1. Teléfono: 957 00 09 09

Adina Vesel, encargada de que las recetas italianas sepan tan bien en la taberna Tomate Rosso. Adina Vesel, encargada de que las recetas italianas sepan tan bien en la taberna Tomate Rosso.

Adina Vesel, encargada de que las recetas italianas sepan tan bien en la taberna Tomate Rosso. / reportaje gráfico: jordi vidal

La cocina italiana ha terminado por conquistar todos los rincones del mundo. Desde la pasta a las pizzas, pasando por la afición transalpina por los postres como el tiramisú. Son platos que han traspasado fronteras y que han permitido a italianos emigrantes abrir negocios de hostelería lejos de su tierra natal. Pero la taberna Tomate Rosso, ubicada en plaza del Arzobispo Romero Mengíbar, tiene un plus añadido, y es que no se trata de un restaurante italiano al uso. Lo que sus dueños, Mario Martínez y Adina Vesel, pretendían cuando la pusieron en marcha era conseguir una simbiosis entre la cocina italiana y la cordobesa y, atendiendo a la satisfacción de sus clientes, lo han logrado a la perfección.

"Este negocio era un proyecto común que teníamos pensado mi pareja y yo", cuenta Mario Martínez, que desde octubre del año pasado se embarcó junto a Adina Vesel en este negocio hostelero, sector en el que Mario ya tenía experiencia trabajando por cuenta ajena. La idea de mezclar la cocina de Córdoba con la italiana, patria natal de Adina, requirió del estudio de esta joven transalpina de las recetas cordobesas. "Adina aprendió la cocina de Córdoba y añadió las recetas que ella conoce de Italia", cuenta Mario sobre su pareja y jefa de cocina de esta taberna, en la que las pastas, las pizzas y todo lo que se elabora es casero, algo que se aprecia a simple vista en sus platos.

La pasta, las pizzas y los postres italianos se mezclan con lo mejor de la tradición local

La taberna Tomate Rosso ha conseguido conjugar a la perfección dos mundos gastronómicos muy distantes pero que permiten a las familias sentarse a comer en la misma mesa sin temor a que los gustos culinarios de unos choquen con los de otros. "Es verdad, vienen muchas familias con niños que suelen ser los que más tiran hacia la pasta o las pizzas, mientras que los padres quizás prefieren más la cocina tradicional de Córdoba", apunta Mario Martínez.

En la carta de esta taberna, como no podía ser de otra manera, no faltan clásicos cordobeses como los flamenquines, el salmorejo o las carnes de la tierra, ni tampoco las pizzas y pastas frescas, así como los postres italianos, auténtica especialidad de Adina Vesel, que prepara un tiramisú que hace las delicias de sus clientes, además de otras tartas deliciosas. Entre sus especialidades, Mario destaca también "las berenjenas a la parmesana o la lasaña".

Además de una variada muestra de las gastronomías italiana y cordobesa, la taberna Tomate Rosso sirve desayunos desde las 07:30, hora a la que abre sus puertas. Al mediodía, como buena taberna cordobesa, Mario y Adina sirven también deliciosos aperitivos con la consumición de sus clientes.

Para disfrutar de su buena cocina, el cliente puede hacerlo en la tranquilidad de su terraza, gracias a su ubicación en una plaza, o en su salón interior. Porque ya sea uno amante de la cocina italiana o incondicional de las recetas tradicionales cordobesas, en la taberna Tomate Rosso cualquier cliente encuentra acomodo a sus gustos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios